28/Enero/2023 P A CDMX: 13° EDOMEX: 8° PUE: 10° HID: 7° MOR: 17° QUER: 11° TLAX: 9° 6

Foto: Internet

La Iglesia Católica, entre la división y el abandono

Pedro Morales 2016-11-28 - 08:14:04

Con una Diócesis católica sin obispo, dividida y con una constante y creciente actividad de las sectas religiosas, que cada día recorren las calles y tocan las puertas para convencer a los católicos de Tlaxcala, las familias cambian de religión y abandonan el catolicismo.

La iglesia católica en Tlaxcala se encuentra en una severa crisis, tras la salida del ex obispo Francisco Moreno Barrón, quien fue nombrado arzobispo de Tijuana. A su salida se designó a un administrador interino, de origen colombiano.

Durante su permanencia por ocho años en Tlaxcala, Moreno Barrón trató de romper los esquemas que operaban desde 1954, cuando se fundó oficialmente la Diócesis de Tlaxcala.

En ese lapso de tiempo fueron removidos la totalidad de los párrocos de las más de 50 parroquias, situación que causó descontento generalizado, lo mismo que movió a los administradores en el interior de la Diócesis.

En el plano de la política, el ex Obispo se vio involucrado en cuestiones electorales, tuvo que enfrentar situaciones contra abusos de párrocos, entre ellos un caso de presunta pederastia.

Incluso organizó una marcha en contra del aborto que fue criticada por evidenciar y malinterpretar e ignorar las leyes del Estado, ya que en la entidad no es clara la legislación en la materia.

La división de fieles en Ayometla y un descontento generalizado de los feligreses por el aumento en el cobro de la celebración de misas, bautizos, casamientos y otros servicios religiosos fue constante.

Ya casi de salida, enfrentó una rebelión y salida de católicos para sumarse a una nueva iglesia que surge a partir de la presencia de un obispo colombiano en la zona de El Carmen Tequexquitla.

En San Pablo del Monte destruyeron una capilla, que era considerada como monumento histórico por el INAH y nadie se dio cuenta hasta que había desaparecido del paisaje urbano.

Los católicos tlaxcaltecas esperan el nombramiento de su nuevo Obispo, pero los meses pasan y no llegan noticias de El Vaticano, mientras aumenta la incertidumbre y el desánimo entre los católicos que eran mayoría en Tlaxcala.

Crece número de fieles de religiones evangélicas

La representante de la Iglesia Metodista en Tlaxcala, Carmen Castellanos, considera que el avance de las corrientes filosóficas alternas a la católica ya rivalizan en número de fieles o seguidores, a tal grado de ser del 50 al 50 por ciento.

Dentro del pueblo evangélico hay diferentes denominaciones como los protestantes, metodistas, bautistas, pentecosteses, mormones y Testigos de Jehová, La Luz del Mundo y recientemente el culto a la “Santa Muerte”.

El crecimiento de otras religiones en la entidad se debe al trabajo de unidad, a través de la sincronización de sus objetivos.

Pero sobre todo el acortamiento de las diferencias doctrinales que la comunidad cristiana evangélica ha llevado a cabo, así como su acercamiento principalmente en los hogares y atención a problemas sociales o personales mediante la orientación bíblica.

Cada iglesia está registrada ante la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y en la medida que las misiones crecen éstas alcanzan un estatus oficial y en Tlaxcala hoy por hoy se tiene presencia en los 60 municipios.

En tanto, el Pastor Joel Hermenegildo Alejo, ex presidente de la Alianza Estatal de Pastores, lamentó que “pese a la labor social que hacemos con la comunidad”, el respaldo que recibimos por parte de las autoridades aún es bajo”.

Los eventos públicos se tienen que costear con recursos propios, aunque para permisos a actividades “nunca nos han cerrado las puertas”.

Calculó que en el estado existen alrededor de 600 iglesias de metodistas, bautistas y pentecosteses, así como otras tantas de los Testigos de Jehová, mientras que en Tlaxcala capital es donde considera que existe una mayor cantidad de feligreses.

Aumenta el culto a la Santa Muerte

Víctor Sánchez Zarate, guardián de la Santa Muerte, informó que en Tlaxcala, cada vez son más los devotos de la “Niña Blanca”.

Por su parte, Miguel Sánchez González, primer guardián, manifestó que la decisión de poner al público el altar de la Santa Muerte, es en agradecimiento personal y de su familia.

Pero también a petición de los devotos que muchos se iban a otros estados a venerar a la “flaquita”, como le dicen de cariño, para darle gracias por los milagros que ha concedido a cada uno de nosotros.

“Nosotros antes que nada somos católicos, creemos en Dios, en los Santos, en las Iglesias e Imágenes,  no estamos peleados con ninguna iglesia.

”Lo que hacemos es venerar a la Niña Blanca, por todo y cada uno de los milagros que nos ha concedido”, aclaró.

Rosario N., quien tiene un negocio de verduras en el mercado 12 de Mayo de Apizaco, asegura que en su vida le ha ido bien, tanto en su economía como en su vida íntima al lado de su esposo e hijos. Incluso, cuenta con negocios estables y amistades duraderas.

De acuerdo con autoridades de Apizaco, 90 por ciento de las familias dependen del comercio establecido e informal, de ahí que en los altares predomina San Martín Caballero, el patrono de los comerciantes.

Sin embargo, gana terreno la figura descarnada de la Santa Muerte.

De hecho hay un altar en Apizaco, "los días uno y tres de cada mes, muchas personas se reúnen para orar, ha ganado muchos adeptos, aunque todavía no es reconocida por la iglesia en México", dice.

Asegura que ha recibido bendiciones de "la Santa Muerte" con las acciones que hace en forma constante, tales como misas y flores.

"Aquí tenemos un altar, muchas personas vienen y le dejan un regalo como una muestra de agradecimiento por los favores que reciben" aseguró.

En los mercados "Guadalupe" y "12 de Mayo", así como en establecimientos de la céntrica ciudad existen comercios de estas características con permiso de la Dirección de Industria y Comercio.

En las tiendas se venden bultos y efigies de la muerte, y las hay desde cinco centímetros hasta del tamaño de una persona, con precios que van de los 20 pesos hasta los tres mil pesos cada una.

Carlos García Montesinos afirma que un sector de la población tiene una incorrecta concepción de lo que es la "Santísima Muerte", aunque admite que "hay personas que la utilizan para hacer el mal”.

Cuando tenemos la vida, es Santa, y cuando ya no la tenemos, la muerte también es Santa; cada día incrementa su devoción hacia ella, hace muchos años no creían, pero poco a poco la vienen siguiendo"

En ese mismo negocio ofrecen escapularios y rosarios de la religión católica, veladoras de diferentes santos y bálsamos variados que utilizan las religiones en Apizaco, cuenta con licencia de funcionamiento y permiso para trabajar.

En algunas detenciones policiacas, la figura de la Santa Muerte sale a relucir entre pertenencias de gente relacionada con el tráfico de estupefacientes, quienes entre sus códigos personales y de organización aparece esta enigmática figura con su guadaña.

Cohetones de la felicidad

Al conocerse la salida de Tlaxcala del ex obispo Francisco Moreno Barrón, feligreses del municipio de Ayometla y de otras parroquias en conflicto echaron cohetones al aire para festejar el anuncio, ya que fueron quienes sintieron la “mano de hierro aterciopelada” del prelado.

Durante el mes de abril, estalló un conflicto entre grupos de fieles a favor y en contra del entonces párroco René Hernández Juárez, lo que incluso generó episodios de violencia entre vecinos y un fallido intento de reapertura en julio.

Entonces, la Diócesis se vio obligada a nombrar otro párroco y crear la Vicaría Territorial de San Marcos Evangelista para atender a las comunidades de Ayometla, Ayometitla y San Marcos Contla.

No fue sino hasta que ya con los ánimos sociales aparentemente en calma, se reabrió la iglesia y fue posible celebrar tres misas, por lo que Moreno Barrón hizo un llamado a esas tres comunidades a poner su mejor empeño en construir la unidad y los servicios pastorales se otorgue con normalidad y en paz.


Noticias relacionadas