28/Enero/2023 P A CDMX: 13° EDOMEX: 8° PUE: 10° HID: 7° MOR: 17° QUER: 11° TLAX: 9° 6

Foto: Cortesía

Carmen Tequexquitla, la cuna del huachicol

Pedro Morales 2017-01-16 - 08:30:52

Los municipios de Tlaxcala donde existe mayor ordeña de ductos de gasolina o diesel son Nativitas, Calpulalpan y Nanacamilpa, de las zonas sur y poniente, aunque el combustible se traslada al extremo oriente en Huamantla, Cuapiaxtla o Terrenate para su venta clandestina

Entrar por carretera al municipio de El Carmen Tequexquitla, significa entrar en zona de verdad caliente, es la tierra de origen del huachicol, le llaman “La Cuna del huachicol”.

En esta región desde hace tres décadas se practica el huachicol, actividad que se extendió muy rápido en territorio poblano, se puede comprobar que algo no marcha bien en este lugar, curiosamente hay cruces y mausoleos fuera del panteón municipal.

El trazó dejó fuera al menos cuatro tumbas y 17 cruces de difuntos, que no han sido trasladadas al interior del panteón desde hace años. Pero transitar por las calles grises y polvorientas puede guardar peligros en verdad mortales.

Siempre hay vigilantes, en cuanto ingresa gente o autos que parecen sospechosos, de inmediato lo siguen a todos lados, sin decir nada, ellos le llaman “campana” y en ese punto es mejor no mostrar miedo, pero tampoco buscarle “tres pies al gato”.

En este lugar no se ha detenido la venta ilegal de combustible, que se oferta en el cruce carretero hacia Puebla, Libres, Oriental o con rumbo a Perote, hay bandas bien organizadas de Guachicoleros que por las noches se dedican a esta oferta de combustible.

La falta de empleo en la región ha mantenido por años activa a la banda de los huachicoles, que se dedican a bajar de tractocamiones la carga que lleven, existen bodegas que la autoridad no ve, pero que la mayoría de la población ubica con facilidad.

Incluso las hay subterráneas, para que no sean detectadas por aire, todos saben en donde están, se cuidan y a veces sacan la merca en el enorme tianguis de los sábados o domingos donde se vende de todo, mucho es nuevo.

Se trata de bandas organizadas que por generaciones se han dedicado al huachicol, palabra totonaca que quiere decir tianguis, es decir que en este lugar se consigue de todo, desde aparatos electrodomésticos, hasta artículos de belleza, tocador y de abarrotes o de construcción.

Las huellas del huachicol

Es curioso observar que por la mañana El Carmen es un pueblo como cualquier otro, salvo que la mayoría de los jóvenes, presentan un aspecto como si trabajaran en un taller, pero están demasiado sucios en su apariencia, son las huellas del huachicol.

Además de que también siguen operando  los “tickeros” que es gente especializada y altamente tecnificada que ofrece a los camioneros comprobantes de cualquier autopista que se requiera.

Se falsifican por muy sofisticados que estos sean, así se gana la vida la gente de la región, porque no hay empleos.

Otro secreto a voces y que nadie quiere comentar es el tema de los secuestros, sin embargo en el trienio anterior se dieron tres o cuatro, con el resultado de que uno de los secuestrados fue asesinado.

Lugareños comentaron que el caso de los muertos fuera del panteón, se debe a que el trazo para la construcción de la barda del panteón municipal, se hizo de la forma en que hoy se encuentra.

Indicaron que no es problema de la actual administración municipal, eso data de hace veinte años, se ha buscado la manera para solucionar el problema y que los muertos sean ingresados al interior del camposanto, pero no se ha logrado nada.

Funcionarios municipales revelaron que no es cierto lo de la venta ilegal de combustible, porque eso se quitó desde hace más de seis años, lo mismo que la presencia de las bandas de “tickeros”, que aseguran ya no trabajan por la región, desde su óptica todo funciona a las mil maravillas.

Sin embargo,  vecinos de este lugar denunciaron solicitando guardar el anonimato por temor, que los funcionarios municipales son unos mentirosos, que hay muchos problemas que no se han solucionado.

Y es tradición que el huachicol mayor ocupe el cargo de presidente municipal, para tener la fiesta en paz y tener todo bajo control, para que nadie sea molestado y que la policía del municipio se ocupe de hacer lo suyo… es decir nada.

Inseguridad creciente

Integrantes del grupo de la Red Ciudadana de Vigilancia Ambiental de Tequexquitla, indicaron que la inseguridad es creciente, por eso urge la generación de empleos para los jóvenes.

Falta apoyo para los ciudadanos de la tercera edad, ya que Tequexquitla es considerada como la frontera oriente de Tlaxcala, es la puerta de entrada a la entidad, pero enfrenta muchos y serios problemas en todos los sentidos.

Es curioso que la carretera cruza el pueblo de lado a lado, tanto en la entrada como en la salida hay todo tipo de negocios, tienditas, restaurantes, fondas, talacherías que de día cierran, pero que de noche se transforman en centros de distribución de todo.

Cuapiaxtla es territorio huachicol

Sin duda alguna, quienes roban combustible a Petróleos Mexicanos ya representan un importante ingreso para el crimen organizado, en esta zona oriente de Tlaxcala, el tráfico de mercancías es inimaginable.

José N. dice que es estudiante y que aquí solo hay de dos sopas, la primera es irse a trabajar en el yeso, el plafón y esas cosas o dedicarse a “lo otro” actividad menos noble pero mejor remunerada.

Luego explica que eso que llama “lo otro es ser huachico,” término popular en los municipios de Cuapiaxtla y El Carmen Tequexquitla, para denominar a quienes distribuyen las mercancías robadas por las mafias.

Estos lugares son estratégicos, su ubicación obliga a los camioneros a pasar con su valiosa carga que traen desde el puerto de Veracruz o en su defecto otro tipo de mercancía que se traslada de la Ciudad de México al sureste, de todas formas la carga es variada y valiosa.

“Aquí nos llega de todo, juguete, motos, ropa, alcohol, productos de tienda, harinas, fertilizantes, dime que ocupas y alguna vez lo vendí” señala bebiendo su caguama con cierto aire de encabronamiento e impaciencia.

“Ellos son quienes nos dan de comer, mi apá se dedicó toda su vida a trabajar el yeso, como chalán pero lo hacia chungón, ganaba cuando había trabajo hasta dos mil pesos a la semana, pero igual no alcanzaba somos ocho hermanos” refiere emocionado de que alguien decidiera escuchar su historia.

Su relato tiene mucho de realidad, mientras que en El Carmen Tequexquitla la población logra subsistir con el oficio de yeseros; siendo contratados por empresas multinacionales para la colocación de plafón o insumos eléctricos, la gran mayoría se ve tentado a salir adelante vendiendo desde la escuela artículos robados de toda variedad.

“Ponte que en el yeso como mi amigo Fidel te saques seis mil quinientos semanales, el muy pendejo se amarró a una vieja; pero una buena carga así bien repartida te deja fregado 10 varos”, o sea diez mil pesos.

Salta a la vista el desarrollo de algunos vecinos, casas de tres pisos, frentes de azulejo, autos del año y en contraste una extrema pobreza.

En una tienda, se recuerda el día que todo el pueblo estrenó motoneta.

“Aquí es muy fácil saber que traigan un camión, los Guachicoles traen buenas ofertas, una vez andaban vendiendo motonetas marca Italika en tres mil pesos, todo el pueblo estrenó motoneta; otra vez se bajaron un camión de Mattel, pinches escuintles andaban con Acuaman, Spiderman, las morras con Barbie y las Bratz , pura marca de juguetes”

A veces, cuando se roban alcohol o la ropa, niños sin zapatos andan con sus Oggi o Levis,  aquí caen botellas chingonas de etiqueta azul, edición limitada a 50 o 70 pesos, todo el pueblo chupa fino , por eso los chavos dejan la escuela, es dinero fácil, dinero rápido.


Noticias relacionadas