28/Enero/2023 P A CDMX: 11° EDOMEX: 6° PUE: 10° HID: 7° MOR: 16° QUER: 11° TLAX: 9° 6

Foto: Internet

Atrapados en territorio nacional buscan arraigarse en Tlaxcala

Pedro Morales 2017-02-07 - 08:05:34

Crece la preocupación por la construcción del muro en la frontera norte de México, pero el temor no se compara con las amenazas de muerte de la delincuencia organizada que se las tiene jurada a los migrantes centroamericanos en su país de origen, de tal forma que estarán atrapados en territorio nacional.

Una dura realidad ya se vive en suelo tlaxcalteca, desde el endurecimiento de la vigilancia migratoria en la frontera con los Estados Unidos; pero con la llegada de Donald Trump y sus declaraciones se teme el arraigo de migrantes centroamericanos.

Por Tlaxcala cada día aumenta el miedo y el flujo de migrantes centroamericanos que van de regreso a lomo del tren “La Bestia”, sin haber alcanzado el anhelado “Sueño Americano”.

Crece el temor por la construcción del muro, pero el terror no se compara con las amenazas de muerte de la delincuencia organizada que se las tiene jurada a los migrantes centroamericanos en su país de origen y quedan atrapados en territorio nacional.

Activistas a favor de los migrantes en Tlaxcala de “Un Mundo, Una Nación”, revelan que la otra cara de la moneda en el tema migrante que ya se vive en Tlaxcala, donde se vislumbra una crisis humanitaria mundial que se complicará este 2017.

Consideraron que es necesario modificar el modelo económico y policiaco, para establecer políticas de inclusión y refugio, pues “México se convierte en un país de destino y Tlaxcala no es la excepción”.

Migración, una realidad tlaxcalteca

Elías Dávila Espinoza y Sergio Luna, integrantes de la organización Un Mundo una Nación, exhortaron a las autoridades estatales y municipales próximas “a ver a la migración como una realidad y a reconocer delitos graves cometidos contra centroamericanos”.

El presbítero Dávila Espinoza informó que en cinco años 27 mil personas han sido recibidas en el albergue “La Sagrada Familia” y la mayoría son de origen hondureño, salvadoreño, guatemalteco y nicaragüense, el año pasado fueron más de cinco mil y durante enero de 2017, ya sumaron 316.

Vienen en su mayoría de honduras, luego son salvadoreños y cada vez menos guatemaltecos y uno que otro haitiano, ya que ellos toman las rutas carreteras para evitar viajar en “La Bestia”.

Pese a este número, “las autoridades estatales y municipales desconocen la magnitud del fenómeno, así como el impacto, o tal vez no quieren reconocer, que es similar al de la trata, parece una “política constante el negarlo”, expresó.

El investigador de la Facultad Latinoamericana de las Ciencias Sociales (Flacso México), Rodolfo Casillas, refirió sobre las condiciones de discriminación y violencia hacia este sector,

Refiere que entre 2007 y 2106, se perpetraron en esta entidad 2 mil 452 secuestros contra esas personas carentes de documentación, las cuales fueron rescatadas por la Policía Federal.

Dichas estadísticas fueron elaboradas con base en información del Observatorio Nacional Ciudadano, Análisis Integral del Secuestro, 2014, México.

Sergio Luna apuntó que esto es parte del contexto adverso en el Estado, pero lamentó que las autoridades se muestren herméticas y no atiendan el fenómeno.

“Ya entre 2012 y 2013 se reportaba el reclutamiento forzado de migrantes por parte de grupos del crimen organizado, documentado por organizaciones civiles, como Ideas, con la cual hemos trabajado algunos temas”.

Destacó que tampoco se debe dejar de lado que Puebla y Tlaxcala son un corredor de trata de personas, sobre todo de mujeres, por lo que estudios realizados en la materia reconocen que en algún momento pudieran cruzarse ambos fenómenos, por lo que deben ser monitoreados.

El activista retomó el diagnóstico efectuado por la Comisión Estatal de Derechos Humanos  (CEDH) sobre población migrante que sufre discriminación y abusos por parte de servidores públicos de los tres niveles de gobierno.  “Esto no ha cambiado”.

Hizo notar que niños y niñas migrantes son estigmatizados y enfrentan una alta vulnerabilidad. Agregó que los operativos del INM han aumentado en Apizaco, al igual que el uso excesivo de la fuerza en su contra.

Sin contar que en la llamada ruta de la muerte del migrante a bordo de “La Bestia”, las agresiones son el pan de cada día, porque a cualquier hora los asaltan, los violan y los matan.

En la región de Apizaco se suman las agresiones con armas de fuego a manos de  los garroteros o vigilantes de Ferrosur, quienes sostienen una lucha encarnizada con bandas de asaltantes que operan en la zona de Huamantla.

Aumenta flujo de migrantes al Sureste; van de regreso

Hambre, sed, frío, lluvia, sol, asaltos, extorsiones, secuestros, asesinatos es a lo que cada indocumentado centroamericano se expone en su tránsito por territorio mexicano, convirtiéndolos en un sector altamente vulnerable.

No solo están expuestos ante la delincuencia común que los despoja de sus pertenecías, también enfrentan al crimen organizado y muchas veces ante las propias autoridades de migración y policía.

Pero eso no es lo peor, tras enfrentar una serie de sufrimientos, ahora cientos o miles vienen de regreso, no pudieron pasar del otro lado, otros se desanimaron, la mayoría han sido deportados y van de regreso sin ilusiones, ni dinero.

Ya no hay sueño americano.

Miles de historias quedaron guardadas entre los rieles, en los vagones del ferrocarril, pero el viaje de ida a la frontera norte estaba cargado de ilusiones, de un mejor porvenir.

Vienen sin haber cumplido su meta, con hambre, sin dinero y a enfrentar un futuro incierto en Guatemala, El Salvador, Honduras o Haití, son cientos, miles los que vienen de regreso.

Invaden las calles de Apizaco, piden dinero desesperadamente y más si van de regreso, afirma Epifanio Santos, originario de Coroneo e integrante del grupo de ayuda a migrantes llamado “Migrantes de Coroneo”, dijo que actualmente vivir en los Estados Unidos se ha convertido en una pesadilla.

“Se acabó el sueño americano con la llgada de Trump, para muchos de los indocumentados, ahora hay amenazas de cárceles y de extradición”.

Contó que se han organizado movilizaciones de estudiantes, migrantes y asociaciones a favor de los latinos.

“Muchos de los migrantes no participan directamente en las marchas por temor a ser deportados, otros sólo llegaron aquí para estar encerrados, sin poder salir porque tienen miedo de que los regresen y no poder recuperar ni siquiera el dinero que gastaron para su viaje a los Estados Unidos”.

En Apizaco, un grupo de seis guatemaltecos y tres salvadoreños, esperan en el albergue de “La Sagrada Familia” el arribo del tren “La Bestia”, van de regreso, porque el frío de este domingo los obligó a bajarse, también el hambre.

Miguel de 45 años, también guatemalteco dice no tener miedo a que le pase algo en su regreso por México, necesita trabajar para ganar dinero y mandarlo a su esposa y cuatro hijos y pagar la renta de su casa.

No obstante, narró que de ida en Chiapas, en el poblado de Arriaga, lo asaltaron y golpearon, pero eso fue lo menos, su compañero de viaje fue secuestrado y no volvió a saber de él.

Venía con otro compañero pero a él lo secuestraron, de ahí no supe más de él, reitera.

Recién habíamos llegado del tren, estábamos comiendo y ahí nos encerraron, yo corrí pero él no tuvo la misma suerte, se lo llevaron cuatro personas, se bajaron de una camioneta con pistola diciendo “no te muevas, ya sabes quienes somos” y se lo llevaron, eso fue en Tierra Blanca”, narra.

Dijo que denunció los hechos pero le pedían quedarse “yo no puedo, tengo que seguir de regreso a Guatemala, en México me ha tratado mal la policía, salgo a la calle y enseguida me está deteniendo”.

 “Me tiran al suelo, no quiero quedarme aquí”, dijo el migrante quien espera juntar dinero para continuar su camino de regreso, allá por el sureste, por donde sale el sol.


Noticias relacionadas