28/Enero/2023 P A CDMX: 11° EDOMEX: 6° PUE: 10° HID: 7° MOR: 16° QUER: 11° TLAX: 9° 6

Foto: Cortesía

Alternancia, una forma de conservar el poder

Pedro Morales 2017-02-20 - 07:16:17

En Tlaxcala, el Partido Revolucionario Institucional no ha dejado el poder, sus militantes y dirigencias solo han cambiado de camiseta a conveniencia, pero en realidad nunca soltaron el poder desde hace más de 70 años.

Tlaxcala conforma en los albores de un nuevo milenio un tapete multicolor, donde históricamente han prevalecido los colores del Revolucionario Institucional, al grado de que la entidad es considerada también “Cuna de los Chapulines de la Política”.

Luego de probar las mieles del poder, los panistas y neo panistas no se conforman con ver de lejos las mieles del poder, por las dudas pregonan ser una “oposición responsable y sumisa”.

De esta forma perdieron alcaldías como la de la capital del Estado o Calpulalpan, solo conservan la de Apizaco, entre las más importantes y de alguna manera dominan el Congreso.

Tras la elección del año pasado, los grupos azules se radicalizaron y por un lado se encuentran las llamadas “Criollas” en las personas de las exdiputadas federales, Aurora Aguilar Rodríguez y Leonor Romero Sevilla.

Otro grupo es el de los morenovallistas integrado por ex diputados locales y alcaldes que no han logrado domar a “La Potra Bronca” de Adriana Dávila, quien luego de la quemada al proclamar un triunfo imaginario, quiere otra vez la postulación a la gubernatura.

Le apoyan los integrantes de la actual dirigencia encabezados por Carlos Carreón Mejía y su sequito de aduladores, de donde salieron grupos como el del expanista Sergio González Hernández o del exalcalde Adolfo Escobar Jardinez.

Estos grupos están a la caza de las senadurías o diputaciones federales, pero solo miran  a través del cristal de los liderazgos estatales que suben y bajan para “chapulinear” las candidaturas como es el caso de la ex perredista y diputada federal Minerva Hernández.

Pero también miran con preocupación el activismo del diputado federal Juan Coral Mier, quien ya inició su campaña por los municipios bajo el pretexto de juntar firmas para según él hacer que baje el precio de la gasolina.

De esta forma el daño que les hizo el poder a los panistas tlaxcaltecas los mantiene convenientemente en una constante lucha por las candidaturas, que curiosamente las gana de todas todas la “La Potra Bronca” de Adriana Dávila.

No se aprecia crecimiento en las filas panistas, la división es más que vidente y desde que perdieron la gubernatura a manos del ganadero Mariano González, cada vez más se acercan al precipicio de la indiferencia en las urnas.

Se levanta el zombie de Morena

Desde los tiempos en que gobernó el también conocido como “Güerito de Rancho”, Alfonso Sánchez Anaya, es claro que Andrés Manuel López Obrador tiene la creencia de que Tlaxcala es su parcela y coto de poder.

En parte le asiste la razón, ya que en Tlaxcala le propino una contundente derrota al otrora candidato priista y ahora presidente de la república, Enrique Peña Nieto, fácil se lo llevó al dos por uno.

Lo que “”El Peje” no sabe o no le han dicho, es que los electores tlaxcaltecas son muy especiales a la hora de acudir a las urnas, de tal forma que en una elección estatal se volcán a las urnas para elegir a sus autoridades más cercanas.

Pero al llegar los comicios federales, la situación es diferente y a veces dejan que gane quien quiera, por eso es que la ambición de ser candidata o candidato a una senaduría o diputación federal se ven fáciles en Tlaxcala.

Como en la entidad tlaxcalteca no hay mucha tela partidista de donde cortar, ya que los llamados partidos de oposición en su mayoría están integrados por berrinchudos priistas, quienes al no ser tomados en cuenta forman sus partidos y los convierten en negocio familiar.

Ese es el caso por ejemplo de su actual senadora Martha Palafox Gutiérrez, quien ha metido a toda su prole al partido, hasta las hueras le juegan a favor de MORENA, por eso se salió del PRI, “no quieren a mis hijos”, reprocha.

Se fue a Las filas del PT, solo para arrebatarles a los militantes la candidatura, y si bien hizo campaña, se colgó del triunfo de AMLO, al igual que Lorena Cuéllar en el PRD, para llegar al senado.

Además de que MORENA en Tlaxcala no solo aglutina los desechos de AMLO, como su hermano y uno de sus hijos, sino que también en gran medida de perredistas resentidos que también se sienten mesías.

El efecto gasolinazo causó sus efectos en a decrépita clase política de Tlaxcala, revivió a un José Antonio Álvarez Lima, quien gustoso lleva su pandereta a las filas de AMLO, antes lo hizo Sánchez Anaya y sus cada vez más escasos seguidores.

Otra suma lógica es la de la también expriista Lorena Cuéllar, quien pretende llegar otra vez a la candidatura al gobierno del estado, una vez que se ha dado cuenta muy tarde que el PRD ya no era garantía de triunfo, ni con sus “liderazgos nacionales”.

El PRD boca abajo

Para el Partido de la Revolución Democrática (PRD), al igual que sus pares panistas, el poder los enfermó de gravedad, se acostumbraron a vivir del presupuesto y no encuentran la hora de regresar al poder.

Es tal su desesperación por regresar que incluso en la pasada elección estuvieron a punto de consolidar una alianza con el PAN, pero al final las candidatas al gobierno no se pusieron de acuerdo.

La lucha interna de las tribus ha sido feroz, todos contra todos y nada para nadie, han logrado magros resultados con sus pleitos internos, al grado que luego de las elecciones del año pasado se fueron hasta el cuarto lugar como fuerza política.

Su alianza con la expriista Lorena Cuéllar les salió muy cara, ahora su líder estatal Manuel Cambrón Soria afirma que la salida de su ex candidata, que ni siquiera es militante del PRD, “sería conveniente y hasta sana”.

La lucha intestina entre las tribus y la falta de una verdadera defensa a favor de las clases desprotegidas en el PRD, han propiciado la salida de diversos militantes, sostuvo el diputado federal, Edilberto Algredo Jaramillo, tras oficializar su inclusión en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Acusó que la actual dirigencia estatal del sol azteca ha desdeñado a sus activos y cuadros, pues “a mí tiene meses que no me han buscado, me tienen olvidado y así no se puede trabajar”.

Dijo que “sin querer hablar mal del PRD, al que le debo mucho, pero quienes lo dirigen se han alejado de esos ideales, se han preocupado por pelear espacios, por heredar a sus hijos y familiares las candidaturas y eso en un partido no se puede tolerar y mucho menos en uno que se dice democrático”.

Ahora en la reconfiguración interna del PRD, después del proceso electoral pasado, el diputado local Juan Calyecac Cortero, expresidente estatal de este instituto, Hugo Mexicano Salvador y el exdiputado federal, Humberto Vega Vázquez, presentaron una nueva corriente interna denominada Nueva Izquierda–Social Demócratas.

Este nuevo grupo al interior del “sol azteca” será encabezado por Hugo Mexicano Salvador, quien aseguró que su intención es crear un verdadero sistema democrático al interior del partido.

Prometió acabar con las decisiones centralistas que prevalecen en todos los institutos políticos, incluyendo el suyo, y que buscan impulsar una serie de reformas como la revocación de mandato y la segunda vuelta electoral.

Este nuevo grupo se suma los 10 ya existentes al interior del instituto político y permitirá fortalecer la fuerza del PRD que tiene como características principales la pluralidad y la diversidad.

“Ya hay 11 grupos al interior del partido, todos con diferente fuerza, aquí todos convivimos”, expresó el dirigente estatal del PRD, Juan Manuel Cambrón Soria.

Añadió que “a diferencia de otros partidos políticos en la entidad que son autoritarios o verticales, el PRD tiene diferente representación, pero todos con una visión en común que es defender los principios de la línea de izquierda”.

La chiquillada a la espera de migajas

El Partido Alianza Ciudadana (PAC) tras superar una purga interna y la expulsión de su dirigente, se dedica a afianzar posiciones, con apoyo de académicos de la talla de Héctor y Serafín Ortiz.

Se ha posicionado poco a poco y tiene su carta fuerte en la actuación del exgobernador Héctor Ortiz en la LXII Legislatura y su hermano Serafín renunció a la candidatura a gobernador, por considerar que no era el momento y que era una “Elección de Estado”.

El Partido del Trabajo (PT), también se ha dividido luego de que el  coordinador de la Comisión Ejecutiva Estatal), Juan José Piedras Romero, muriera  en un accidente automovilístico.

La senadora que obtuvo la curul bajo esas siglas, la ex priista Martha Palafox se ha marchado directamente a MORENA, y ha demostrado que solamente utilizó a este partido para acceder a las dietas.

Esta dimisión le abrió las puertas a Silvano Garay Ulloa, es delegado nacional quien vio que en Tlaxcala en el PT había puros “pichones” y además de ser diputado local pluri, ahora que se le acabo el cargo, se ha apoderado del partido para colocar a su gente y obtener él mismo una candidatura a senador o diputado federal.

El Partido Socialista (PS), sigue en manos de la exsenadora y exluchadora social, Rosalía Peredo Aguijar, quien ya le agarró el paso al manejo y manipulación de candidaturas menores.

En cada elección ta sea federal o estatal, sus huestes salen a los municipios para ofrecer experiencia y membrete a quien quiera participar y gastarse dinero en las campañas políticas que los hace brillar, aunque no ganen.

En tanto en el Partido Nueva Alianza (Panal), que supuestamente cuenta con el apoyo del gremio magisterial, que en Tlaxcala significa la presencia de más de quince mil maestros, sus dirigentes se despacharon con la cuchara grande.

De ahí salieron dos diputados locales, actualmente pasan lista los martes y jueves en la LXII Legislatura local, lo que han criticado los profesores que J. Carmen Corona Pérez, ex líder estatal magisterial reciba dietas, al igual que su hija que también es diputada local de nombre Sandra Corona Padilla.

En cuanto hace al parido del Movimiento Ciudadana (MC), aún no se repone luego de que militantes de cinco municipios inconformes contra el dirigente y ex diputada local, Refugio Rivas Corona, le reclamaron por la baja que hizo de sus candidatos a alcaldías y presidencias de comunidad

Dijeron estar decepcionados ya que después de haber hecho precampañas, campañas, pinta de bardas, impresión de playeras y demás propaganda impresa, como volantes y folletos, la dirigencia estatal les dio a conocer que no se encontraban con registro, división que aún no supera dicho instituto político.

Por su parte, el Partido Encuentro Social (PES), aún no se repone de la traición que le jugo su ex candidato a la gubernatura, el priista Federico Barbosa Gutiérrez, quien denunció irregularidades por parte de la dirigencia estatal y nacional del PES.

La más reciente acción del PS y sus dirigentes fue una minúscula manifestación en contra de las medidas adoptadas por el presidente de los Estados Unidos, pero con muy escasa respuesta de sus militantes.


Noticias relacionadas