29/Mayo/2022 P A CDMX: 18° EDOMEX: 15° PUE: 10° HID: 7° MOR: 23° QUER: 11° TLAX: 9° 0

Foto: Cortesía

Camarillas, la tentación por controlar el gobierno

Fernando Pérez Corona 2017-02-27 - 07:41:31

El morenovallismo es el último grupo en el poder, liderado por Rafael Moreno Valle, que trata de emular a la familia Ávila Camacho de Teziutlán, que hizo gobernadores a Maximino y Rafael, además de encumbrar en la Presidencia de la República a Manuel entre 1940 y 1946. Antes Manuel Bartlett, Melquiades Morales Flores y Mario Marín tuvieron esa aspiración, pero se quedaron en el intento.

Siempre que llega un nuevo gobernador, empieza a hablarse de una nueva corriente política en el poder, aunque actualmente parece que es la continuación de la anterior, pese a que hay diferencia en las formas.

De esta manera, escuchamos de los bartlistas, los melquiadistas, los marinistas y recientemente de los morenovallistas, como consecuencia de que forman parte del gabinete de los mandatarios en turno, en estos casos Manuel Bartlett, Melquiades Morales Flores, Mario Marín y Rafael Moreno Valle, quienes han sido padrinos políticos de docenas de personas, algunas de ellas con brillo fugaz.

La presencia de estos grupos no sólo se nota en el poder ejecutivo, sino también en los otros dos poderes: legislativo y judicial, pues el interés es tener todo el control de la entidad, por lo que cada vez es más notorio que estos personajes evidencien que su compromiso no está signado con las instituciones, sino con su líder máximo.

Por lo anterior, en el sexenio anterior hubo más de 50 cambios en el gabinete. Sólo Víctor Carrancá Bourget estuvo toda la gestión en la Fiscalía General del Estado (FGE, antes Procuraduría); en cambio, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) tuvo diez titulares diferentes.

Las modificaciones en el gobierno estatal prácticamente se tradujeron en movimientos políticos realizados con base en los intereses de la cabeza de grupo, ni siquiera de los partidos, por lo que Mario Rincón González, Luis Maldonado Venegas, Roberto Juan Moya Clemente,  José Cabalán Macari Álvaro, Luis Banck Serrato y Salvador Escobedo Zoletto, fueron las piezas que más se movieron en este tablero, que incluyó boletos para formar parte del Congreso local y la Cámara de Diputados.

Por lo anterior, el actual presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la LIX Legislatura, Jorge Aguilar Chedraui, pasó por la Secretaría de Salud.

Su compañero de fracción parlamentaria, Pablo Rodríguez Regordosa, estuvo en la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico (Secotrade).

En este sentido, cabe destacar el caso de Patricia Leal, actualmente senadora, tras ser la suplente de Javier Lozano, quien aceptó la jefatura de la Oficina del actual gobernador. Fue diputada local y antes secretaría de la Contraloría, dependencia en la cual también estuvo Eukid Castañón Herrera, quien es diputado federal y ha sido legislador local.

Néstor Gordillo es otro diputado federal, pero en su historial está la Secretaría de Desarrollo Social (SDS), en la cual también han pasado Luis Banck Serrato y José Germán Jiménez García, quienes son alcalde de Puebla y diputado local, respectivamente.

Julio Lorenzini Rangel ocupa una curul en San Lázaro y antes estuvo al frente de la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT), la cual ocupó el actual diputado local Mario Rincón.

Enroque, la herramienta para conservar el poder

Otro legislador federal es Luis Maldonado Venegas, pues empezó en la Secretaría de Educación Pública (SEP) y brincó a la Secretaría General de Gobierno (SGG); una mención aparte merecen los hermanos Trauwitz Echeguren, Ángel y Roberto. El primero empezó el sexenio en este cargo y el segundo tomó el relevo, sin que haya otro cambio, hasta el momento.

Por si esto fuera poco, 13 funcionarios de la administración estatal anterior continuaron en la gestión de José Antonio Gali Fayad, quien empezó en el gabinete morenovallista como secretario de Infraestructura, después asumió la Presidencia Municipal de Puebla y ahora ocupa la primera magistratura local.

Gali Fayad no ha perdido la oportunidad de destacar los logros de Moreno Valle, como una forma implícita de admitir que el mismo grupo continúa en el poder, por lo que si hubiera alguna duda Diódoro Carrasco Altamirano sigue en la Secretaría General de Gobierno; Patricia Vázquez del Mercado continúa en la Secretaría de Educación Pública; Roberto Trauwitz Echeguren se mantiene la Secretaría de Turismo (ahora Cultura y Turismo); Gerardo Islas no ha dejado la Secretaría de Desarrollo Social, y Rodrigo Riestra Piña tampoco se ha movido de la Secretaría de Desarrollo Rural.

Otros que siguen en sus cargos son  Gustavo Gaytán Alcaraz, en el Soapap, y Jorge Benito Cruz Bermúdez, en el Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (CAPCEE); además, Marcelo Almaguer fue designado en la Coordinación de Agenda Digital y Comunicaciones, después que ocupó un cargo similar en 2015; José Villagrana Robles, quien era subsecretario de Administración, fue nombrado secretario de la Contraloría, y Martha Vélez Xaxalpa, quien ocupaba la Subsecretaría de Obra Pública y Comunicaciones, fue designada secretaria de Infraestructura, Movilidad y Transportes.

Jesús Morales Rodríguez era coordinador de Protección Civil y ahora es secretario de Seguridad Pública. Fernando Morales Martínez era subsecretario de Desarrollo Político y Participación Ciudadana de la SGG y ahora ocupa la Coordinación de Vinculación Institucional y Participación Ciudadana. Roberto Rivero Trewartha era secretario de Salud y ahora ocupa la Dirección en Carreteras de Cuota Puebla.

Con miras muy altas

La conformación de este grupo en el poder, liderado por Rafael Moreno Valle, trata de emular a la familia Ávila Camacho de Teziutlán, que hizo gobernadores a Maximino y Rafael, además de encumbrar en la Presidencia de la República a Manuel entre 1940 y 1946.

Maximino formó parte del gabinete de su hermano y construyó un grupo político que gobernó Puebla, donde impuso gobernadores, alcaldes y diputados; además de impulsar a Gustavo Díaz Ordaz (Presidencia de la República, 1964-1970), quien hizo gobernador a Rafael Moreno Valle de 1969 a 1972 y éste a su vez apadrinó a Melquiades Morales Flores, quien más tarde sería gobernador y designaría a otro Rafael Moreno Valle como secretario de Finanzas y Administración, para que años después llegara a Casa Puebla.

El segundo caso de esta envergadura, podría ser el que lideraba Guillermo Jiménez Morales y que era conocido como el "HuachiPower", pues llevó a su cabeza a la gubernatura y después a la Secretaría de Pesca; incluso, impuso a uno de los suyos: Mariano Piña Olaya, también al principal puesto der la entidad poblana.

Otros casos regionales

Quizá con estos ejemplos, hay otros políticos que quieren hacer su historia, aunque su proyecto queda acotado al territorio donde nacieron, como en Ahuazotepec, donde Benjamín Silva Cuevas ha sido seis veces presidente municipal —dos como interino y cuatro como constitucional—.

También es posible tomar en cuenta a Izúcar de Matamoros, donde Juan Manuel Vega Rayet y Filiberto Guevara hacen una dupla desde hace varios años. Ambos ya fueron alcaldes, diputados locales y federales. Y nadie llega a la Presidencia Municipal sin su venia, salvo en los recientes comicios, cuando perdió su gallo Alberto Sánchez.

En el libro de Enrique Krauze intitulado "La Presidencia Imperial", refiere que César Garizurieta, el Tlacuache, acuñó una de las frases más célebres del diccionario político mexicano: "Vivir fuera del presupuesto es vivir en el error"... Nada más oportuno, para concluir.


Noticias relacionadas