31/Octubre/2020 P A CDMX: 21° EDOMEX: 18° PUE: 10° HID: 7° MOR: 25° QUER: 11° TLAX: 9° 6

Foto: Cortesía

Trata, prostitución y feminicidios, la otra leyenda negra de Tlaxcala

Pedro Morales 2017-05-22 - 07:25:02

A cuatro meses y medio de la actual administración, el combate a la trata de personas en Tlaxcala es “pura simulación”, asegura el instituto Fray Julián Garcés, ya que en lugar de combatirse y erradicarse este problema, ahora se ha extendido a 40 municipios de Tlaxcala

Primero fueron negadas, luego reconocidas y ahora aceptadas como una dolorosa realidad que flagela a los tlaxcaltecas; sin embargo, en los primeros cien días de este nuevo gobierno ganan terreno la trata, prostitución y feminicidios en Tlaxcala.

El problema de la trata en Tlaxcala fue negado en su momento del ex gobernador Héctor Ortiz ex panista y ahora diputado local, quien minimizó el problema que ha crecido exponencialmente en el territorio tlaxcalteca.

Durante el sexenio del priista, Mariano González Zarur la trata y prostitución fueron reconocidas y se hicieron tibios intentos por combatir la prostitución mediante la clausura de antros y el recibimiento de reconocimientos.

Pero a final de cuentas esta modalidad de crimen organizado logró sobrevivir a los embates de la ley y el gobierno y ahora ante la falta de acción y suspendidos los operativos, ya proliferan los antros en los municipios más grandes de Tlaxcala.

A cuatro meses y medio de la actual administración, “el combate a la trata de personas es pura simulación”, según lo asegura el instituto Fray Julián Garcés, ya que, en lugar de combatirse y erradicarse este problema, ahora se ha extendido en 40 municipios de Tlaxcala.

El poder económico, de las armas, del terror, el sometimiento, el sufrimiento y la imposibilidad para algunas mujeres por salirse de las garras de los lenones, hacen de la trata de personas la otra “leyenda negra de Tlaxcala”.  

En lo que va del año se han registrado siete homicidios en diferentes municipios de Tlaxcala, pero la autoridad no da a conocer resultados contundentes y solamente se dice en la Procuraduría General de Justicia del Estado que se trabaja en la integración de las carpetas de investigación.

De esas siete muertes violentas de mujeres, ninguna ha sido declarada como feminicidio, en Apizaco y municipios aledaños hay terror, incluso se menciona de un asesino serial, pero todo es negado por la autoridad municipal y estatal.

De estos siete casos, uno ha sido aclarado y que ocurrió en Apizaco, en las inmediaciones de la estación del ferrocarril, donde una mujer fue muerta violentamente a manos de su pareja sentimental, pero no hay avances en los otros seis casos.

Complicidad a todos los niveles

Cabe destacar que al cambio en las presidencias municipales y del gobernador, ha sido propicio para la construcción de moteles y la proliferación de antros, muchas de las veces disfrazados de loncherías y otros negocios.

Es evidente que la complicidad de las autoridades municipales, estatales y federales propicia el crecimiento de la trata de personas que en Tlaxcala se convierte en prostitución y explotación de miles de mujeres, dentro y fuera del territorio estatal.

Es claro que los padrotes han extendido sus actividades en municipios en donde no había presencia de esta actividad, esto se puede constatar por las ostentosas residencias que construyen con símbolos de su actividad.

Residencias de ensueño, como de cuentos de hadas o pasteles de quinceañera proliferan ya no solamente por los municipios de la región sur del estado, sino que en barrios y colonias de los 60 municipios son evidentemente notorias.

Características propias de estas mega residencias son las famosas construcciones en forma de corona sobre las azoteas, donde también abren sus alas águilas de piedra que en tres posiciones, abajo, en medio y arriba son el símbolo de la jerarquía del tratante.

Además de los colores chillantes, algunas columnas muestran la ostentosidad de residencias que sirven para deslumbrar a las mujeres que son reclutadas cada día en Tlaxcala, Puebla, Hidalgo o Veracruz para engrosar las filas de la trata y la prostitución.

Mientras en Tlaxcala, sobre todo en las principales ciudades como Apizaco, Tlaxcala, Chiautempan, Huamantla o Zacatelco cada vez es más notoria la presencia de sexo servidoras.

Lo mismo que en las carreteras México-Veracruz, Vía Corta Chiautempan desde Apizaco hasta los límites estatales, con mayor presencia de mujeres a la altura de Tenancingo y Teolocholco.

También en otras carreteras como el libramiento de Apizaco, y comienza la incursión en la carretera Tlaxco-Zacatlán, lo mismo que en el oriente de la entidad en los límites de Tequexquitla, Cuapiaxtla y Zitlaltepec.

En esta zona el atractivo es la nueva planta AUDI, que significa movimiento de dinero y de la trata y prostitución que se ejerce disimuladamente o de manera abierta y a plena luz del día.

Tolerancia sospechosa de los nuevos alcaldes

Se suma a esta situación la tolerancia sospechosa de los nuevos alcaldes que permiten el funcionamiento de antros donde se ejerce la prostitución, principalmente los fines de semana.

Cabe decir que en Tlaxcala hay antros que han sobrevivido a sexenios y trienios, lo que indica sin duda que autoridades estatales y municipales tienen fuertes ligas con los padrotes y tratantes.

Esta actividad cuenta con la complicidad de medios de comunicación escritos, que en su sección de anuncias permiten la contratación de publicidad de salones de masaje, gimnasios y hasta baños públicos donde se ejerce encubiertamente la prostitución.

Incluso el ejercicio de la prostitución ha sido detectado hasta en la feria anual de Tlaxcala, como quedó evidenciado por la pelea de dos sexo servidoras que delante de los parroquianos se pelearon por la preferencia de un cliente en la pulquería “El Triunfo de las Palmas”, en el corazón del recinto ferial.

Lo último es la promoción a través de las redes sociales, donde las sexoservidoras ofrecen sus servicios, las direcciones y hasta publican imágenes y diferentes tarifas para atraer a la clientela.

El modus operandi de los lenones

Un estudio sobre la trata de personas en Tlaxcala, realizado por Centro “Fray Julián Garcés” Derechos Humanos y Desarrollo Local, A.C., ubica que los tratantes varones se van a lugares más alejados, Veracruz, Chiapas o Centroamérica a traer mujeres.

Se hacen amigos de algún indígena cuya hija cumpla con los estándares que se están buscando, lo emborrachan y compran a la muchacha, por 15 mil o 20 mil pesos.

Es un secreto a voces, en Tlaxcala la información sobre la red de “lenones” y su modus operandi, circula libremente, éstos delincuentes son conocidos.

La mayoría de las personas conoce los municipios donde se ubican o donde son mayoría, pueden describir la forma en que se mueven los grupos delictivos y hasta los lugares donde están ubicadas las casas de seguridad.

Conocen los mecanismos de reclutamiento, que van desde el matrimonio hasta el secuestro, la violación y las amenazas.

Otro documento de valor lo constituye el “Diagnóstico de la explotación sexual comercial infantil en el Estado de Tlaxcala”, elaborado por la División de Estudios de Posgrado del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), a petición del Sistema Estatal DIF.

A partir de estudios de caso y 110 entrevistas con víctimas, profesores, taxistas y dueños de bares, el diagnóstico reconstruye las formas y modalidades del fenómeno en la entidad y documenta la existencia de la explotación sexual comercial infantil.

Llama la atención que en el estudio, al momento de establecer el perfil de las víctimas, las edades de mayor vulnerabilidad se encuentran en el grupo etario de 14 a 17 años, seguido de la explotación de niños menores de 13 años; esta última situación, advierten los autores, se da de manera focalizada y afecta, tanto a niñas como a niños”.

La investigación para el DIF fue complementada con el diagnóstico “La Merced: Pobreza, Vulnerabilidad y Comercio Sexual”, elaborado por la Asociación para el Desarrollo Integral A.C., que da cuenta de una encuesta con sexoservidoras de la zona de La Merced en la ciudad de México, lo que permitió obtener los testimonios que confirmaron la existencia de las redes de trata en el estado de Tlaxcala y su modus operandi.

El 54% de las mujeres entrevistadas dijeron, haberse iniciado en el sexo servicio entre los 15 y 21 años mediante engaños o amenazas de su pareja, y 32 % dijo ser originaria de los estados de Tlaxcala y Puebla.

El equipo investigador midió también el nivel de percepción institucional sobre el tema de la trata de mujeres. Para ello, reunió a 35 participantes de 27 instituciones, entre médicos, abogados, trabajadores sociales, maestros, antropólogos, sociólogos y sacerdotes.


Noticias relacionadas