07/Marzo/2021 P A CDMX: 26° EDOMEX: 25° PUE: 10° HID: 7° MOR: 28° QUER: 11° TLAX: 9° 0

Foto: Cortesía

La Sagrada Familia estuvo en el poder gracias a la imposición

Laura Arreazola 2017-06-26 - 07:18:12

Una cofradía de panistas con orígenes en la ultraconservadora organización secreta “El Yunque”, que hizo del nepotismo, su estilo de gobierno, encabezados por el entonces mandatario Marco Antonio Adame.

La llamada Sagrada Familia, tuvo el control de Morelos y el blanquiazul, en al menos dos décadas, por medio de la práctica del dedazo, hasta el triunfo de Juan Carlos Martínez Terrazas, quien les arrebató la batuta del PAN. 

Esta organización, fue una “familia” que hizo de la administración estatal un territorio propio, donde cumplían sus fines divino-religiosos, al mismo tiempo de disfrutar el poder. 

Una cofradía de panistas con orígenes en la ultraconservadora organización secreta “El Yunque”, que hizo del nepotismo, su estilo de gobierno, encabezados por el entonces mandatario Marco Antonio Adame.

En los 90, eran 5 o 6 los albiazules que llegaban a las filas de su partido con un solo objetivo, hacer carrera y escalar hacia los mejores puestos en el ámbito político, la oscura organización del Yunque. 

Con la llegada de Sergio Estrada Cajigal a la presidencia municipal de Cuernavaca, se logró que por primera vez en la historia de Morelos otro partido diferente al PRI ganara la capital del estado, factor que dio paso a un pequeño grupo de militantes de Acción Nacional que se habrían de enquistar en el poder y el control absoluto.

Fueron 32 panistas de dicha asociación los que se repartieron al estado, los principales puestos de una administración que habría de ser considerada hasta la fecha como la más negativa y perversa. Teniendo bajo su control la gubernatura, la dirigencia estatal del PAN y hasta la fracción parlamentaria en el Congreso local.

Al nombrar diputado local, Jairo Barillas en suplencia de Marco Antonio Xicoténcatl Reinoso, comenzaron sus excesos y abusos de poder. 

Las familias al poder

Marco Antonio Adame Castillo era un hombre sin ninguna relevancia pública hasta que en 1997 ingresó al PAN y se convirtió en diputado federal. La rapidez de su carrera política se debe a su jerarquía dentro del Yunque. 

Adame Castillo como gobernador de Morelos, colocó hermanos, primos, cuñadas y los otros líderes yunquistas quienes a su vez, fijaron a los suyos.
Integrante de una familia de 10 hermanos, Adame colocó a dos de ellos como funcionarios públicos: Humberto Adame, fue gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal y Edgar Adame, quien trabajó como asesor jurídico en Xochitepec. 

A su vez, José Luis del Valle Adame, primo del gobernador contrajo matrimonio con Martha Patricia Franco, quien fue diputada local panista. 

Los Alemán Olvera ocuparon posiciones clave en la administración estatal: Margarita Alemán Olvera incursionó en la política antes que su cuñado, el gobernador Adame, primero como regidora del Ayuntamiento y luego como diputada plurinominal. 

El mandatario Sergio Estrada Cajigal la nombró secretaria de la Contraloría, luego volvió a ser diputada local y finalmente diputada federal en la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión. 

De igual manera, Claudia Alemán Olvera fue designada directora del Departamento de Bomberos y directora general de Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública de Cuernavaca en dos gobiernos consecutivos del PAN y a la fecha, sigue en la corporación policiaca.  

Una cadena que no tiene fin

José Raúl Hernández Ávila, más allá de ser munícipe, era dirigente estatal de La Sagrada Familia, una especie de etapa superior del Yunque, que tenía como principales personajes a los gobernadores de Jalisco, Guanajuato, Querétaro y Morelos.

Sergio Álvarez Mata, en 2000 fue diputado local plurinominal y no concluyó porque lo mandaron de diputado federal, cargo que tampoco terminó en 2006, ya que buscó una senaduría.

Tras recuperar su lugar en el Senado, recomendó a su familia en la administración pública, Blanca Olivia Enríquez Vázquez, su esposa, quien fue secretaria de Desarrollo Humano y Social del Ayuntamiento de Cuernavaca. Mientras que Fernando Álvarez Mata, su hermano, de la nada apareció como subsecretario de gobierno del mismo Cabildo y tuvo otro cargo en la administración de Adame con relación a la seguridad privada. 

A su vez, Lorena Trejo Chaparro, cuñada de Álvarez Mata, de un día a otro se hizo jefa del Departamento de Recursos Financieros del Hospital del Niño Morelense y comisaria pública del organismo descentralizado Fesol. Asimismo, Myrna Delia Álvarez Uriarte, sobrina de Álvarez Mata, fue subsecretaria de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Gobierno estatal. 

En tanto, Germán Castañón Galaviz, alguna vez regidor, fue subsecretario de gobierno y secretario con Sergio Estrada Cajigal, el exgobernador que renunció al panismo, pues dijo que se había sentido agraviado por La Sagrada Familia. “Durante un tiempo callé y dejé que este grupo decidiera cargos y espacios para sus esposas, familiares y amigos, pero ante la andanada de descalificaciones en mi contra tengo que hablar”, sostuvo Estrada Cajigal. 

El último de este grupo fue Luis Miguel Ramírez Romero, quien fuera diputado local y diputado federal.

Pierde el control del PAN

Blanquiazules se revelaron a este grupo de poder que mantenía el control del PAN desde hace 23 años y decidieron darle la confianza a una nueva clase política dirigida por Martínez Terrazas.

Aquellos personajes que aparecen como figuras cerradas del panismo histórico y de sus espacios, quedaron fuera. 

Dicho partido político en Morelos ejerció el poder estatal durante dos sexenios. Nunca supieron ganarse la confianza ciudadana ya en el mandato. Luego de que La Sagrada Familia perdiera el control, varios albiazules llamaron a la unidad del Acción Nacional, con la finalidad de construir un partido fuerte rumbo a 2018.


Noticias relacionadas