06/Diciembre/2022 P A CDMX: 16° EDOMEX: 10° PUE: 10° HID: 7° MOR: 20° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Cortesía

Legal o ilegal, la marihuana siempre presente en Tlaxcala

Pedro Morales 2017-07-17 - 07:16:56

Hasta mediados del siglo pasado, en Tlaxcala el pulque, el tequila y la mariguana eran de consumo diario de las clases marginadas, pero ahora conseguir pulque de buena calidad es muy difícil y es considerada una bebida de lujo. Ni se diga del tequila, que ahora mismo es una bebida degustada y buscada a nivel nacional e internacional, donde se ha puesto de moda y el caso de la marihuana, no causa inquietud su legalización o no.

En Tlaxcala, la despenalización en el uso de la marihuana con fines terapéuticos es un asunto de segunda importancia, ya que desde tiempos inmemoriales forma parte de la herbolaria medicinal local.

Hasta mediados del siglo pasado, el pulque, el tequila y la mariguana eran de consumo diario de las clases marginadas, pero ahora conseguir pulque de buena calidad es muy difícil y es considerada una bebida de lujo.

Ni se diga del tequila, que ahora mismo es una bebida degustada y buscada a nivel nacional e internacional, donde se ha puesto de moda y el caso de la marihuana, no causa inquietud su legalización o no.

El tema de moda para el caso de la marihuana es en torno al debate sobre la despenalización desde que en noviembre, en un fallo inédito, la Suprema Corte autorizara a cuatro personas cultivar y consumir la hierba con fines recreativos.

 “Le tengo mucha fe, de verdad”, dice una mujer del municipio de Cuapiaxtla, mientras unta sus piernas con un alcohol en el que maceró marihuana, remedio casero herencia de las abuelas que sobrevive en Tlaxcala burlando la prohibición, aunque se debate la despenalización de la hierba.

Esta moderna abuela de 65 años, de figura estilizada resultado de su afición al baile, con tres hijos y tres nietos, relata bajo anonimato que desde niña conoció la marihuana en alcohol pues en su casa la utilizaban para distintos dolores.

“Cuando estoy muy cansada me lo unto (el alcohol) en las piernas, los pies, en el cuerpo, es buenísima. Me puede faltar la sal, pero la marihuana con alcohol no. Mi abuela siempre acostumbraba usarla”, relata.

La tradición la sigue con hijos y nietos. Por ejemplo, coloca un algodón empapado en alcohol en el ombligo de los pequeños para bajar la temperatura o se los unta en pecho y espalda cuando tienen congestionadas las vías respiratorias.

No se olvida la batalla legal y una campaña mediática para despenalizar su uso, los padres de Grace, niña de ocho años con un grave tipo de epilepsia, consiguieron autorización para importar un medicamento a base de cannabis.

Pero lo cierto es que desde hace décadas muchos hogares mexicanos tienen, oculto en el armario, un misterioso frasco considerado el “remedio mágico” de las abuelas: ramitas y semillas de marihuana son macerados en alcohol que pueden durar meses o años. Basta rellenar el líquido a medida que se consume.

La marihuana macerada en alcohol es el uso tradicional para los reumas, dolores articulares y musculares. Es una medicina de abolengo, heredada de generación en generación y los jóvenes saben que sus abuelas o sus madres la usan.

En otras formas, como seca o en pasta, se usa en tés para aliviar náuseas, relajar e inducir el sueño; además de fumada para combatir la náusea, principalmente en pacientes enfermos de cáncer.

38% de los tlaxcaltecas a favor de la legalización

Al presentar el diagnóstico “La percepción ciudadana sobre el consumo de drogas en el estado de Tlaxcala”, el ex ombudsman Francisco Mixcóatl Antonio señaló que los resultados muestran que existe apertura en la sociedad para discutir el tema.

Mientras 50 por ciento de la población tlaxcalteca rechaza la legalización del uso de marihuana, 38 por ciento lo aprueba, aunque el 12 por ciento restante “no sabe qué es lo más conveniente”.  

Además, siete por ciento de personas que consumen otras drogas diferentes al alcohol y al tabaco, menciona que fuma esta hierba, así lo revela una encuesta aplicada por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Sin embargo, apuntó que también refleja “que hay mucho desconocimiento” al respecto, pero reiteró que “ya es momento de entrar al debate”. De igual manera, ratificó su postura de respetar las expresiones de la población tlaxcalteca.

El estudio concluye que hay una percepción errónea en la mayoría de la sociedad, pues cree que una droga es “aquella sustancia, planta o medicamento que hace daño y que sólo se consigue de forma ilícita”, entre ellas la marihuana, la cocaína, la heroína, el crack y el éxtasis.

De la totalidad, 44 por ciento respondió que consume tabaco/cigarro y de éste, 7 por ciento lo hace en exceso. Asimismo, evidencia que 63 por ciento ingiere alcohol y de éste, 4 por ciento lo bebe en abundancia.

Del universo encuestado, 40 por ciento expresó que su primer consumo de alcohol fue cuando tenía menos de 18 años de edad y 32 por ciento fumó tabaco o cigarro antes de cumplir la mayoría de edad.

En el caso de  las personas que respondieron que consumen otra droga diferente a las dos anteriores, representan  9 por ciento de entrevistados y de este universo, 7 por ciento admitió que fuma marihuana. El tres restante mencionó a la cocaína, heroína, crack, éxtasis, solventes y anfetaminas.

Paralelamente la CEDHT detectó, a través de este diagnóstico, que 24 de cada 100 tlaxcaltecas conoce “poco” o “no conoce” respecto de los daños por consumo de drogas y sus consecuencias. Situación que esta institución calificó de preocupante.

El estudio revela que 43 por ciento de encuestados no conoce ningún centro o institución que brinde servicios para prevenir, tratar, rehabilitar o atender a la población en riesgo o a los consumidores, de ahí que es importante reforzar la difusión de información adecuada.

Asimismo, la encuesta manifiesta que 51 por ciento del universo que incluye este estudio, conoce que la marihuana provoca un daño y dependencia; 29 por ciento contestó que no se generan estos efectos y el resto los desconoce.

El diagnóstico indica que cuatro de cada 10 ciudadanos desconocen los  usos de esta droga y 43 por ciento sí los conoce. En el tema de los principales problemas sociales que causa la marihuana, seis de cada 10 respondieron que afecta la salud.

Mientras que cinco de cada 10 anotaron que el perjuicio es en la familia y cuatro de cada 10 consideraron que es de tipo social, pero tres de cada 10 señalaron que en la economía. Sólo dos de cada 10 dijeron que es de carácter legal y laboral.

Sin embargo, 27 por ciento percibió que el consumo de alcohol, tabaco y marihuana es igual y que produce los mismos efectos. En tanto, 58 por ciento de los encuestados mencionó que los efectos y daños son diferentes.

Otro 22 por ciento expresó que no cuenta con el apoyo de su familia en caso de presentar una adicción; además, un porcentaje similar dijo que no conversa respecto de este tema con los miembros de su hogar.

El PRD busca elevar la cantidad de droga para consumo personal

El PRD en Tlaxcala iniciará con la campaña de recepción de firmas para impulsar a nivel nacional una propuesta de reforma a la Ley General de Salud que eleve a 30 gramos la dosis máxima de portación de mariguana y a 1 gramo la de cocaína.

Kengi Salazar Murakami, Comisionado Nacional de Jóvenes, a nivel nacional, informó que se prevé reunir 192 mil firmas ciudadanas para apoyar la iniciativa que será presentada por el PRD en el Congreso de la Unión.

En Tlaxcala, dijo, se buscará recabar un total de 3 mil 300 firmas, por lo que en cada municipio se espera captar 50 rúbricas, principalmente de jóvenes.

Se espera que las firmas sean reunidas en un periodo máximo de tres meses para que posteriormente se presente la iniciativa a nivel nacional.

Agregó que incrementar los niveles de posesión legal de mariguana y cocaína para enfermos con diferentes padecimientos, permitirá incluso, combatir a las redes de la delincuencia organizada y disminuir los índices de violencia en todo el país.

 “Lo que estamos pidiendo es que se regule un problema público que lo que ha traído es la prisión de más de 190 mil personas por posesión de dosis pequeñas y consumo de mariguana; para que no sean detenidos jóvenes que son criminalizados por el tema”, explicó.

Señaló que actualmente en la Ley General de Salud se incluye una tabla de orientación de dosis máximas de consumo personal, que más allá de combatir a la delincuencia, han motivado la criminalización de los consumidores.

Por ejemplo, dijo, “en el mercado la cocaína se vende por gramo, mientras que la legislación sólo considera legal la posesión de medio gramo”.

Sostuvo que el fortalecimiento de la Ley General de Salud podría no significar una herramienta eficaz para combatir la delincuencia organizada, pues para ello, apuntó, tendrían que fortalecerse las instituciones del Estado encargadas de la procuración de Justicia.

Concluyó que solo el 2 por ciento de las personas en México consume mariguana, “no queremos legalizar el consumo de droga sino tratar que se reconozca como un problema de salud y a la par combatir el crimen y el narcomenudeo”.