06/Diciembre/2022 P A CDMX: 16° EDOMEX: 10° PUE: 10° HID: 7° MOR: 20° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Cortesía

Políticos tlaxcaltecas se alistan para el Carnaval Político del Hueso 2018

Pedro Morales 2017-07-24 - 07:15:24

Los suspirantes han desplegado una nueva estrategia rumbo al 2018 llamada Operación Molera, que consiste en asistir a donde hay gente. Lo mismo se les puede ver en los moles de las fiestas patronales, que en bodas, quince años, bautizos, primeras comuniones, sin faltar los moles cumpleañeros y  por supuesto, a las ferias de pueblo.

De cara al proceso electoral del 2018, en Tlaxcala serán electos tres senadores, tres diputados federales y 25 diputados locales; algunos de ellos con posibilidad de reelección y aspirantes para buscar inscribirse en la lista de candidatos para el relevo de la LXII Legislatura.

Son tiempos en que los nuevos políticos y políticas de siempre reviven, allá van por los campos, ciudades y pueblos, para buscar el voto, organizar reuniones con los líderes naturales para hacer sus alianzas.

Abrazan a las viejitas, regalan despensas, tinacos, inauguran obras que no hicieron, se toman fotos con los hombres y jóvenes, a los niños los abrazan y se toman selfies al estilo Peña Nieto con quien se les acerque.

Es un verdadero trepadero de mapaches donde se vale de todo, desde cobertura de medios de comunicación paleros, que festejan sus ocurrencias y las publican, y en Tlaxcala se puede constatar en medios electrónicos, impresos o digitales que ya los actos anticipados de campaña están a todo lo que dan.

Todo a nombre de la democracia con la mano que cobran escondida, porque la verdad ni les interesa el trabajo, la seguridad, la educación o el bienestar de las familias, salvo que sea el de las suyas.

Cinco exgobernadores tras el hueso perdido

Para este 2018, cinco exgobernadores de Tlaxcala que una vez concluida su gestión, se niegan a brindar la posibilidad para que las nuevas generaciones de políticos tengan su oportunidad.

Contrario a las formas o como lo dice el refrán popular el que ya bailó que se siente, en Tlaxcala a sus exgobernadores ya no les importa hasta bajarse de categoría como senador o diputado federal.

Rumbo a la elección del año que entra, sufren amnesia y se les olvida que durante dos décadas han sido incapaces de sacar a Tlaxcala del rezago ancestral en que la clase política tiene secuestrados a los tlaxcaltecas.

Basta comparar el empuje y avance que tienen otras entidades que conforman la Megalópolis, para constatar que la incredulidad en las promesas de estos y otros políticos es más que justificada.

Beatriz Elena Paredes Rangel “La Doña”. Primera mujer que hasta el momento ha gobernado a Tlaxcala no concluyó su sexenio, ya que fue enviada por Carlos Salinas de Gortari como embajadora de México en Cuba.

Luego ha sufrido dolorosas derrotas al querer presidir a su partido, pretendió gobernar al entonces Distrito Federal, fracasó y como premio de consolación fue enviada por Peña Nieto como embajadora de México en Brasil.

José Antonio Álvarez Lima “Pepe Toño”.

Para sus cuates, incursiona como columnista y escribe su “Heterodoxia”, trinchera desde donde aborda diversos temas desde su óptica de exgobernador.

Vive de sus regalías de negocios que tiene en el sureste de México, se habla de que es propietario de medios de comunicación electrónicos y en su mega mansión de Atlhuetzía ya prepara su estrategia para regresar a una curul.

Alfonso Sánchez Anaya, “El Güerito de Rancho”.

Primero se salió del PRI para alcanzar la gubernatura bajo el amparo del PRD, partido en el que le amarraron las manos y que luego abandonó.

Se gana la vida con los dividendos que le deja su rancho “Toltecapa” en el municipio de Tlaxco, donde aprovecha la denominación de Pueblo Mágico para ofrecer al visitante emociones campiranas.

En el ocaso de su actividad política también le dio por ser columnista, aún arrastra su cobija de izquierdoso, pero ya ni su gente más cercana se la cree, sobre todo luego de que salió de pleito con Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que su salida de Morena “ni le beneficia, ni le preocupa, sino todo lo contrario”.

Héctor Israel Ortiz Ortiz “Líder H100”.

También se salió del PRI para ganar la gubernatura bajo el amparo del Partido Acción Nacional, luego también abandono las filas panistas para fundar al Partido Alianza Ciudadana (PAC) con registro local.

El expanista se mantiene vigente en el mundo de la academia universitaria, incluso ha fundado escuelas como la Libre de Derecho y los llamados colegios españoles.

Ha sido el primero en bajar de nivel, actualmente es diputado local en la LXII legislatura de Tlaxcala desde donde ha convocado a los alumnos de cualquier institución para que con promedio de 9 se repartan en becas sus dietas legislativas.

Mariano González Zarur, “El Criador de Reses Bravas”.

Recién acaba de concluir su mandato y tiene medio año de haberse bajado de la silla de gobernador, juró abandonar la actividad política, pero todo parece indicar que ha recapacitado.

Dejó encumbrados a sus herederos con la mesa puesta para una carrera política en ascenso, por un lado su hija Mariana González Foullón ya ha dejado de aparecer en los círculos políticos a su salida del DIF estatal.

Su hermano Mariano González Aguirre tiene un gris desempeño en la LXII legislatura local, por lo que su progenitor decidió salir a placearse para mostrar su intención de regresar a la política electora, pero no la hace en Tlaxcala, sino en el vecino estado de Puebla.

Las doctoras honoris causa

No es coincidencia que dos senadoras y una diputada local hayan recibido en el primer semestre del año sendos nombramientos como Doctoras Honoris Causa, aunque no hayan sido alumnas destacadas o que ni siquiera pisaron un aula universitaria.

Recientemente la senadora del PT, al que renunció como los hizo del PRI y ahora “apoya” a Morena, Martha Palafox Gutiérrez recibió el Doctorado Honoris Causa de parte del gremio jurídico

También la neo morenista salió del PRI, del PRD, Lorena Cuéllar Cisneros recibió el Doctorado “Honoris Causa” de la Universidad Ejecutiva. Fue entregado como resultado del trabajo social que ha realizado por más de 25 años en favor de los sectores más desprotegidos del estado de Tlaxcala.

Proliferan los diputados moleros

Los diputados federales han desplegado una nueva estrategia rumbo al 2018 llamada “Operación Molera”, que consiste en asistir a donde hay gente.

Lo mismo se les puede ver en los moles de las fiestas patronales, que en bodas, quince años, bautizos, primeras comuniones, sin faltar los moles cumpleañeros, lo mismo que en las ferias de pueblo.

Es tal su necesidad de notoriedad que hasta apadrinan imaginariamente a sus aduladores, todo con tal de salir mencionados en alguna columna o comentario en los medios locales.

Sin quitar el dedo del renglón, los representantes populares del PRI como Anabel Alvarado Varela se encuentra de permiso y en funciones como secretaria del Gobierno de Marco Mena, pero con la mira puesta en el Senado.

Ya nada se sabe de las actividades del diputado federal Ricardo García Portilla y mucho menos de su par, Rosalinda Muñoz Sánchez, quienes también se preparan para dar la batalla por el Senado.

Muy movido se nota al panista Juan Corral Mier, encabeza las apariciones en los medios locales y su actividad va desde conseguir “polvo de tierra” para obras que apadrinar a los alumnos que salen de las escuelas.

Más abajo parecen los líderes estatales del PRI, PAN y PRD, Florentino Domínguez Ordoñez, Carlos Carreón Mejía y Manuel Cambrón Soria quienes esperan por inercia ser incluidos en los listados de Aspirantes.

Mientras que en Morena todos están quietos y en espera del mensaje que traiga el heredero de Andrés Manuel López Obrador, Gonzalo López Beltrán quien es el indicado para decir “lo que diga el dedito” de su papá en las candidaturas.

A ras de suelo se ubican a algunos de los diputados locales que buscan la reelección, entre ellos el perredista Alberto Amaro Corona, quien declaración tras declaración quiere limpiar su nombre de hechos de sangre entre comerciantes de Texmelucan.

Le hace competencia el panista Juan Carlos Sánchez García, quien dice que es gente de Carlos Slim, la “doctora” del PRD Floria María Hernández, el ex líder de la Sección 55 del SNTE, J. Carmen Corona Pérez quien descubrió que las cuotas en las escuelas son además de impositivas, un abuso.

La diputada panista, Dulce Mastranzo se oferta como una de las diputadas con mayor participación en la actual legislatura, cumpliendo así como los ciudadanos que le otorgaron el voto en su distrito y fomentado una mayor certeza en el marco jurídico de Tlaxcala se sustenta en las leyes basadas en la Constitución Política del Estado.

Y así se repiten las aspiraciones de reelección como en el caso de la diputada Sandra Corona Padilla, presidenta de la Comisión de Juventud y Deporte, quien sigue los consejos de su padre el también diputado J. Carmen Corona Pérez.

Se apuntan los menistas

A escasos siete meses de haber asumido sus cargos en las secretarías de Fomento Agropecuario, Turismo y Educación, sus titulares hacen hasta lo imposible por hacerse notar.

José Luis Ramírez Conde en la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa), se promueve lo mismo que con la entrega de fertilizantes o paquetes de animales de corral que son entregados a las familias en las comunidades.

El petista, Roberto Núñez Baleón a toda costa trata de llamar la atención, dice que ya llegan las parvadas de turistas a Tlaxcala, lo malo es que hay una mala política en materia turística.

Destaca la campaña que ha desplegado el titular de la Secretaría de Educación Pública del Estado, Manuel Camacho Higareda quien realiza una intensa campaña imaginaria al recorrer escuelas.

De esta forma la clase política despierta al llamado a las urnas, sobre todo políticas y políticos que van por una curul en el Senado, al Congreso de la Unión o al Congreso local con la mira de que “vivir fuera del erario, es vivir en el error.

Pero sobre todo, para integrar a esa gran camada que cobra vida en cada proceso electoral, en este caso los danzantes no llevan máscara ya que en Tlaxcala todos participan en este carnaval político del hueso 2018.