06/Diciembre/2022 P A CDMX: 13° EDOMEX: 9° PUE: 10° HID: 7° MOR: 19° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Cortesía

El empoderamiento de la mujer avanza a paso lento

Pedro Morales 2017-09-11 - 07:02:41

En las votaciones de 2016 fueron electos 11 hombres diputados y 4 mujeres por mayoría relativa y por representación proporcional existen 10 hombres y tres mujeres. En presidencias municipales 54 hombres son alcaldes y solo 6 son mujeres. 229 son regidores y 120 regidoras.

La presidenta del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE), Elizabeth Piedras Martínez, aseguró que la paridad de género ha sido un logro significativo en la política tlaxcalteca.

Recordó que de pasar a cuotas compensatorias que temporalmente cubrían la participación de la mujer en la política, ahora se ha establecido como una norma el que las mujeres ocupen candidaturas al 50 por ciento.

Pero dependiendo la alternancia de género que se implementa es la fórmula que se postula, puede ir mujer a la cabeza y hombre en el segundo puesto o viceversa.

El objetivo es hacer efectivo que las mujeres puedan participar y competir en igualdad de elecciones y con ello acceder a los cargos públicos que se ostentan en el país.

Piedras Martínez reconoció que en Tlaxcala, aún falta mucho por trabajar en la materia, pues aún no se alcanza la paridad de género en los diversos puestos de elección popular que se tienen.

Prueba de ello, es el resultado de las elecciones que se tuvieron en el 2016 en Tlaxcala, donde los cómputos arrojaron que existen 11 hombres diputados y 4 mujeres por mayoría relativa y por representación proporcional existen 10 hombres y tres mujeres.

En el caso de las presidencias municipales, se muestran resultados que no benefician la participación femenina pues 54 hombres son presidentes municipales y solo 6 son mujeres de lo que se desprende que 229 regidores sean hombres y 120 mujeres.

Mientras que de 450  presidencias de comunidad, solamente 53 son ocupadas por mujeres que enfrentaron férrea oposición al interior de sus partidos, para lograr la candidatura.

Para la consejera presidenta del ITE, Elizabeth Piedras Martínez, existen retos que se deben de enfrentar para mejorar la cuestión de paridad de género entre los que destacan por ejemplo, el desarrollo de liderazgos efectivos en los partidos políticos.

Además de sensibilizar a la sociedad y apoyar a los liderazgos femeninos, también campañas electorales en las que se apoye realmente y efectivamente la participación de la candidata.

Consideró que urge erradicar la violencia política de género y tipificarla como un delito, llevar a cabo una correcta fiscalización de recursos otorgados a los partidos políticos para la capacitación de la mujer en la vida política.

Detalló que es importante lograr congresos paritarios a través de la representación relativa, así como la reelección y lo que es más importante, plasmar en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, la paridad de género.

Un moderno matriarcado que relega a los hombres

El horizonte que plantea el sistema jurídico electoral en Tlaxcala, se muestra alejado de la verdadera realidad de lo que pasa en materia político-electoral, donde se vive una especie de moderno matriarcado que relega a los hombres.

En ese escenario, las mujeres han sido tratadas aterciopeladamente, sin embargo en el terreno de los hechos poco a poco se han apoderado con rudeza de la arena electoral, al grado de que en estos momentos son las mujeres quienes ostentan los cargos más elevados de elección popular para representar a Tlaxcala.

Se recuerda el ejemplo de Natalia Teniza Portillo que en su natal Santa Apolonia Teacalco fue una política, campesina, luchadora social y partera tlaxcalteca quien destacó durante los años 60 y 70 del siglo XX por su labor desinteresada en el reparto de tierras para los campesinos más necesitados de la región sur poniente del estado de Tlaxcala.

Fue diputada local por el Partido Comunista Mexicano de 1980 a 1983 y se le reconoce en su pueblo natal como partera que trajo al mundo a varios de sus paisanos además de haber gestionado una secundaria general.

También un bachillerato agrícola y una escuela normal rural para su pueblo que en ese entonces era una localidad del municipio de Nativitas, aunque después de su muerte se convertiría en municipio a partir de 1995.

Como homenaje póstumo a su memoria y labor incansable el 7 de mayo de 2015 su nombre fue inscrito con letras de oro en el Congreso del estado de Tlaxcala tras años de espera por parte de familiares y con ciudadanos que esperaron mucho tiempo para ver realizado este reconocimiento.

Tuvo dos pupilas, Rosalía Peredo Aguilar y Beatriz Paredes Rangel, a quienes inculcó con el ejemplo la lucha social que significaba la toma de tierras y que fue arma política para acceder a una candidatura y al poder.

Luego Beatriz Paredes fue gobernadora del estado de Tlaxcala de 1987 a 1992 y presidenta del Partido Revolucionario Institucional y embajadora de México en Cuba y Brasil.?

Fue diputada local y coordinadora del Congreso de Tlaxcala de 1975 a 1978.

En el poder legislativo federal de México fue diputada federal en la LI, LIII y LVIII Legislaturas, senadora en la LVII Legislatura.

Ha presidido también el Congreso de la Unión, la Cámara de Diputados y el Senado de la República de México.

Fue subsecretaria en la Secretaría de Gobernación en tres ocasiones. También fue subsecretaria de la Reforma Agraria.

Fue presidenta del Parlamento Latinoamericano (PARLATINO), instancia donde concurren legisladores de los congresos de todos los países de habla hispana de América Latina y el Caribe y es miembro del International Dialogue y del International Women’s Forum.

Sus logros políticos en los momentos más álgidos de la política, donde surge fuerte la izquierda con el PRD, fueron motivo de inspiración para seguir su ejemplo y destacadas mujeres de la política en Tlaxcala han seguido sus pasos.

Desde alcaldías, regidurías y hasta presidencias en sociedades civiles, se han encumbrado poco a poco y han logrado lo que muchos hombres no han alcanzado y es permanecer en el poder.

Ahora mismo estas mujeres ya se activaron para acceder a una senaduría o a diputación federal, sin que importe la ideología o el partido político ya que para ellas “el fin justifica los medios”.

Destacan los nombres de las senadoras Lorena Cuéllar Cisneros (MORENA), Adriana Dávila Fernández (PAN), Martha Palafox Gutiérrez (MORENA) que solamente en el caso de la panista, las otras dos han brincado de partido en partido.

La lista se agranda en el caso de las diputadas federales, que a toda costa quieren subir al Senado como en el caso de Minerva Hernández Ramos (PAN), las priistas Anabel Alvarado Varela y actual secretaria de gobierno, además de Rosalinda Muñoz Sánchez.

Pero también hay aspirantes que ya probaron las mieles de un cargo de elección popular como las panistas Aurora Aguilar Rodríguez o Leonor Romero Sevilla y la Socialista Rosalía Peredo Aguilar.

La base de la pirámide se amplía con las diputadas locales que quieren llegar al Congreso de la Unión, las alcaldesas que quieren ser diputadas locales, las síndicas y regidoras que también quieren ser alcaldesas o presidentas de comunidad.

Lo cierto es que en este nuevo milenio, la mujer tlaxcalteca ya domina los cargos de elección popular y se enfrenta con crecientes posibilidades de lograr que Tlaxcala sea gobernada por segunda ocasión por una mujer.

Logros con poco esfuerzo

Con la postulación de mujeres, el PRI es el que alcanzó el mayor número de alcaldías con tres, pues fue mayoría en los municipios de Tlaxcala con Anabel Ávalos Zempoalteca, en Tlaxco con Gardenia Hernández Rodríguez y en Emiliano Zapata con Evelia Huerta González.

Le siguen el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con dos triunfos obtenidos en Texoloc con Maribel Cervantes Hernández, y en Acuamanala con María Catalina Hernández, pero en conjunto con el Partido del Trabajo (PT).

A su vez Acción Nacional alcanzó una victoria con Martha Palafox Hernández en el municipio de Axocomanitla.

El número de mujeres que gobernarán sus respectivos municipios se incrementó con relación al periodo 2015-2016, el cual concluyó en diciembre, pues al frente de los municipios sólo estuvieron dos mujeres.

El triunfo de mujeres no se incrementó en las elecciones más recientes, pese a las reformas legales que hubo en los ámbitos federal y local para motivar su participación.

Incluso, pese a que los partidos políticos fueron emplazados a sustituir candidaturas de hombres por mujeres.