28/Noviembre/2022 P A CDMX: 22° EDOMEX: 17° PUE: 10° HID: 7° MOR: 25° QUER: 11° TLAX: 9° 5 y 6

Foto: Cortesía

Tras sismos, aflora oportunismo político disfrazado de caridad

Pedro Morales 2017-10-09 - 06:54:15

En Tlaxcala para quienes tienen aspiraciones a un cargo de elección popular en la elección del 2018 no dudaron en arreciar sus campañas, bajo la simulación de tender la mano a nuestros hermanos en desgracia de estados como Puebla, Morelos Guerrero, Chiapas y la propia Ciudad de México.

Los efectos de los sismos de septiembre, pasado tuvieron repercusión hasta en la actividad política electoral de Tlaxcala, ni tardos, ni perezosos, algunos de los aspirantes a una senaduría, diputación federal o local no dudaron en mostrar un “altruismo” y “desprendimiento” que llevaban muy oculto en su actividad proselitista.

Ya sea entregando donativos, organizando colectas y hasta dando banderazos de salida, políticas y políticos con afanes protagónicos, no dudaron en contratar publicidad para aparecer en los medios de comunicación.

Algunos más comenzaron la integración de fundaciones y organizaciones supuestamente —sin fines de lucro—, para ayudar a quienes lamentablemente salieron damnificados por los terremotos.

Con todo cinismo no dudaron en mostrarse, pese a que en Tlaxcala afortunadamente solo se registraron afectaciones en templos de la religión católica y en edificios escolares.

Sin embrago, para quienes tienen aspiraciones a un cargo de elección popular en esta elección del 2018, no dudaron en arreciar sus campañas, bajo la simulación de tender la mano a nuestros hermanos en desgracia de estados como Puebla, Morelos Guerrero, Chiapas y la propia Ciudad de México.

No conformes con mostrarse tal y cual son de falsos, abrazando a los viejitos, besando a los niños a ras de piso, o las selfies con los jóvenes algunos de los políticos tlaxcaltecas ya no dudaron en aprovechar el momento.

Las mismas caras, las mismas posturas falsas de ternura, sonrisas fingidas y rostros alterados por el photoshop, son ya pan de cada día en los 60 municipios que conforman el territorio de Tlaxcala.

Sobre todo en lugares estratégicos ya se inició una precampaña en donde los espectaculares, autorizados o no, dan cuenta por primera vez del informe de la o el diputado.

En su desesperación algunos y algunas con cargos de elección popular ya comenzaron a informar de su inactividad, de esos millones y millones que gracias a su “gestión” fueron enviados a Tlaxcala, como si el gobierno federal obedeciera a sus caprichos.

Y así, hombres y mujeres otra vez caminan por los pueblos, las comunidades, en los barrios y colonias para  darse otra vez baños de pueblo, para saludar y abrazar a la gente con un cariño que nunca han mostrado en el terreno de la verdad.

“La promesa es la misma, que ahora si les vamos a cumplir”

Ya aflora en Tlaxcala oportunismo político disfrazado de caridad. Otra vez comienzan sus reuniones con las familias, la promesa es la misma, que ahora si les vamos a cumplir, suman a su desgastado mensaje muchos abrazos, sonrisas y por supuesto van soltando ya lo que ellos llaman “apoyos”.

Que no son otra cosa más que una inversión para lo que viene, todo lo tienen calculado, por eso se han mantenido en el poder, las y los diputados federales durante su gestión, saben que deben guardar para el “cochinito” de la campaña que viene.

Hay que invertirle, porque ya los tlaxcaltecas no se convencen tan fácilmente, porque ahora los votos solo se ganan con dinero o regalos y quien no entiende esto es un pobre político.

Ahora ya no hay espacio para los políticos pobres, otra vez en Tlaxcala se ha puesto en marcha la maquinaria de la simulación, el fin justifica los medios y comienzan a aparecer los líderes naturales como hongos.

De tal forma que en Tlaxcala ahora se estila que la o el aspirante de pasar por ejemplo de una diputación federal a la senaduría, debe mostrar que tiene voluntad, pero sobre todo recurso para lograrlo.

Es una inversión que se va a recuperar a corto plazo, por eso los chapulines de la política se encuentran desde las presidencias de comunidad para saltar a la presidencia municipal.

De ahí y para “hacer carrera”, de la presidencia municipal se brinca a una diputación local, de ahí a una federal, de ahí al senado y así hasta lograr el sueño dorado que sacará de pobres a sus generaciones que vienen, la gubernatura.

Pero para lograr esa meta hay que invertir mucho, aunque hay casos en los que solo los deben de poner donde hay oportunidades, lo demás viene solo y los compromisos y la corrupción también.

Pero la actividad política de partidos y sus dividendos, desde el manejo de las prerrogativas, hasta el manejo dispendioso del dinero para las campañas, ya es una fuerte inversión.

Pero las mieles del poder vienen aparejadas con el dinero, dietas y negocios y tráfico de influencias sirven para darle la vuelta a la inversión política, por eso el chapulineo, para no dejar que gente extraña llegue al poder.

El fin justifica los medios, el político actual pasa sobre de quien sea, incluso desde sus convicciones y principios, ya no hay izquierdas o derechas, todos le van al centro de las conveniencias para ganar en este nuevo juego.

Es por eso que el priista se vuelve perredista o panista, morenista o lo que le pongan enfrente, por eso además del chapulineo, son camaleónicos, su piel y convicciones cambian de tono según la circunstancia o conveniencia.

Es la política para acceder al poder, es la democracia que ha suplido a los  largos discursos de los políticos de la vieja guardia, a esos fideles eternos, o a los que gobernaron con saliva y pulque, ahora la realidad es otra, la que estamos viviendo de ambición del poder por el poder.

Los tiradores a los puestos de elección popular en Tlaxcala

No se debe perder de vista que el pasado martes 5 de agosto, en las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE), donde los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) firmaron un documento que da forma de manera oficial a la conformación de un Frente Amplio Democrático, que contienda contra Morena y el PRI en las elecciones del 2018.

Lo anterior puso a todo mundo de cabeza y muchos de los puristas se espantaron al ver que “el agua y el aceite, se unían”, para derrotar al Revolucionario Institucional en el proceso electoral que ya está en marcha.

Muchos entraron en pánico al ver caer sus castillos de estrategia, se vinieron por los suelos, porque este frente opositor, representa que hay más de un tirador a la candidatura que se les escurre de las manos, ya que quieren mostrar disciplina.

La clave para el 2018 en Tlaxcala, es ganarle al virtual candidato de Morena Andrés Manuel López Obrador, personaje que resultará clave para que ese partido logre posiciones  en el Senado y en las diputaciones federales y locales que estarán en juego.

Hay que destacar que en este tipo de elecciones intermedias, los y las electoras de Tlaxcala tienen un comportamiento diferente y no responden en las urnas, es una elección con pocos votos, pese a que está en juego la presidencia de la República.

Las mediciones para evaluar a los aspirantes a los diferentes cargos de elección popular que estarán en disputa en julio del 2018 han arrancado, por lo que se empiezan a configurar los escenarios y a conocer los nombres de los políticos tlaxcaltecas que tienen posibilidades reales de ver sus nombres en las boletas.

Entre los priistas mejor posicionados se ubica a la alcaldesa de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, quien aunque ya se auto descartó para contender por el Senado de la República y cualquier otro cargo, es la militante del tricolor que goza de mayor respaldo entre el electorado. La entrega de 170 mil pantallas digitales la respaldan.

Le sigue la ex diputada federal y actual titular de la Secretaría de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, quien desde finales de marzo cuando asumió su nueva responsabilidad inició una abierta promoción para tratar de conseguir la nominación de su partido para llegar a la Cámara Alta.

Se les suman la gris diputada federal Rosalinda Muñoz Sánchez, los hijos del ex gobernador de Tlaxcala, el diputado local Mariano González Aguirre y la delegada de la Sedesol, Mariana González Foullón, y al final con un porcentaje muy bajo se encuentra el diputado federal Ricardo García Portilla.

En el caso de PAN, llama la atención que sea el ex alcalde de Tlaxcala, Adolfo Escobar Jardínez el que encabece las preferencias, pese a que su actuación como edil se encuentra muy cuestionada al grado que es investigada con lupa por parte de entes encargados de fiscalizar los recursos públicos.

En la segunda posición se ubica la ex perredista y hoy panista, Minerva Hernández Ramos, quien usando su cargo de diputada federal se ha dedicado a promocionarse al entregar apoyos a los alcaldes para que realicen obras públicas.

También aparecen los nombres del diputado federal Juan Corral Mier, la ex legisladora Aurora Aguilar Rodríguez, quien tiene ya varios meses en campaña y el ex diputado local Ángelo Gutiérrez Hernández.

En el PRD, se mencionan los nombres del ex diputado local Santiago Sesín Maldonado, el actual legislador y presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización, Alberto Amaro Corona –quien tiene nueve meses en campaña permanente-, así como el líder estatal del sol azteca, Juan Manuel Cambrón Soria y el alcalde de Zacatelco Tomás Orea Albarrán.

En el caso de Morena, al único que se midió fue al ex gobernador de Tlaxcala, José Antonio Álvarez Lima, pues el estudio no incorporó otros nombres de probables aspirantes al Senado de la República.

Entre los que se mencionan y de otros partidos como el Partido Alianza Ciudadana (PAC) con Serafín Ortiz Ortiz, buscarán formar parte de los 128 senadores, 500 diputados federales y 25 diputados locales.

Sin embargo hay diputados locales que quieren dar el salto como en el caso de Juan Carlos Sánchez García, del Partido Acción Nacional (PAN), quien desde su campaña y de iniciar su periodo en la legislatura local, constantemente utiliza las redes sociales.

Otro caso es el de la hija de Don Emilio Sánchez Piedras, Guadalupe Sánchez Santiago, ex priísta, y a quien le gusta le llamen “La Pintita”, seguida del gris Ignacio Ramírez Sánchez del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Otros legisladores del partido tricolor que podrían pedir licencia al cargo y que dicen que “ya les toca”, son Arnulfo Arévalo Lara y Enrique Padilla Sánchez.

Está el caso en la filas del PRD de la señora quema banderas en Amaxac, Floria María Hernández, quien ha manifestado su interés por contender a una senaduría, el expresarse abiertamente a favor del partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).

Se anotan también Lorena Cuéllar Cisneros y el ex diputado local Baldemar Alejandro Cortés Meneses como aspirantes a diputados federales, lo mismo que Eréndira Jiménez Montiel y otro tránsfuga del PRI, Joel Molina Ramírez.

Aparece también la también ex legisladora Ana Lilia Rivera Rivera para el Senado.

Caso especial es el de Alberto Amaro Corona, que es otro legislador del sol azteca de quien ya se menciona que buscaría su retorno a los reflectores de la política nacional.

Fue presidente municipal, diputado local del 2002 al 2004 y diputado federal en la LX legislatura, se recuerda que a inicios del 2016, Amaro Corona fue señalado por las autoridades poblanas por homicidio calificado.

Fue puesto en libertad y declarada su inocencia. Incluso, recientemente se dejó entrevistar por una revista que en sus portadas pone a quienes considera que son líderes en la entidad y, bajo ese pretexto, la portada de la desconocida revista con la fotografía del político de Papalotla está en espectaculares de diversas carreteras del sur de la entidad.

En el listado de aspirantes a candidatos independientes a diputados locales aparecen  en el Distrito II: Armando Flores; en el Distrito VI Félix Díaz; para el Distrito VIII Ángel Cocoletzi.

En el Distrito XI Marco Morales; mientras que Oscar A. Tecuapacho buscaría la representatividad en el distrito XII; Julián Gómez Haría lo propio en el Distrito XIII y Gustavo Otero en el Distrito XV.

Al menos la mitad de los 25 diputados que integran la LXII legislatura de Tlaxcala ya dieron a conocer sus intenciones para los próximos procesos electorales federal y local del 2018, buscan ser legislador federal, senador o reelegirse en el cargo.

Al ser su periodo legislativo de un año y ocho meses, por única ocasión, el proceso electoral de renovación de los 25 diputados será en el 2018, empatadas con las federales.

Para la renovación del Senado y la cámara de diputados, se estima que media decena de legisladores locales pedirán licencia al cargo.

Cochinero legislativo

Impulsados más por sus ambiciones políticas que por su altruismo, diputados locales al interior del Congreso local, que la mayoría estuvo de acuerdo en ofrecer hasta dos quincenas de su salario para donarlas a los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre.

Pero a medida que transcurre el tiempo, solo alrededor de 20 de 25 congresistas han ratificado su disposición para entregar solo una quincena, pero existen al menos cinco que, bajo el argumento de que han apoyado con la entrega de víveres, ahora se niegan a entregar su quincena, por lo que en caso de confirmarse la donación, solo se recaudarían alrededor de 600 mil pesos,  30 mil por cada diputado.

Es la hora en que los diputados no se ponen de acuerdo a qué institución se hará la transferencia económica, por lo que la donación podría rezagarse aún más.

Incluso trascendió que los cuatro diputados panistas ya prevén que su quincena la entregarán directamente a la dirigencia estatal de su partido, quien se hará cargo de decidir cómo  y a quien la entregarán.

Tras el terremoto del 19 de septiembre, fueron los diputados del PAN y PRD, Juan Carlos Sánchez García y Alberto Amaro Corona, respectivamente, quienes ofrecieron desde tribuna donar hasta dos quincenas, pero bastaron seis días para que se retractaran.

El pasado domingo 1 de octubre, trascendió que los dos legisladores del PANAL y la diputada independiente, Jazmín del Razo Pérez, así como a otros nueve congresistas, simplemente se echaron  para atrás.

El presidente del Comité de Administración del Poder Legislativo, el panista Juan Carlos Sánchez García, confirmó que al menos 50 por ciento de los 25 diputados habían mostrado su descontento por desprenderse de una parte de su sueldo, para entregarla a los damnificados.