16/Agosto/2022 P A CDMX: 14° EDOMEX: 12° PUE: 10° HID: 7° MOR: 16° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Cortesía

Un frente no tan ciudadano y con fracturas tempranas

Pedro Morales 2017-11-13 - 08:02:35

Para convertir en una aplanadora electoral al FCM en la entidad, el de la Revolución Democrática invitó a las fuerzas políticas, excepto al Revolucionario Institucional, a conformar un frente amplio opositor para enfrentar el proceso electoral 2017-2018.

Con algo que ganar y nada que perder, a nueve meses de celebrarse las elecciones federales de 2018, los dirigentes del PAN, Carlos Carreón Mejía, del PRD, Juan Manuel Cambrón Soria, y de MC, Refugio Rivas Corona, entregaron a los consejeros del ITE una carta intención para la creación del “Frente Ciudadano por México” (FCM) en Tlaxcala.

En estos primeros días de noviembre, los dirigentes ubican a esta coalición como “la mejor posicionada”, incluso, superando a Morena y al propio PRI. De este FCM, quienes sacarían una mayor raja política serían el sol azteca y Movimiento Ciudadano, algo que al blanquiazul le conviene, porque le permitirá llevar mano en la toma de decisiones, sin embargo, el fiel de la balanza serían los dos primeros partidos.

Este nuevo frente comenzó a gestarse desde 2010; en ese entonces, fracasó el primer intento de alianza electoral, cuando la perredista Minerva Hernández Ramos decidió declinar a favor de la candidata por Acción Nacional a la gubernatura, Adriana Dávila Fernández, quien al final de ese proceso fue derrotada por el priista Mariano González Zarur.

En 2016, hubo intentos para conformar una coalición entre azules y amarillos, los cuales nunca prosperaron, porque ni la panista Adriana Dávila, ni la entonces perredista Lorena Cuéllar Cisneros cedieron en sus posiciones, lo que al final ayudó nuevamente al tricolor a retener el gobierno de Tlaxcala con Marco Antonio Mena Rodríguez.

Un frente no tan ciudadano

La carta de intención –entregada a fines de octubre, al árbitro electoral para hacer realidad ese Frente Ciudadano por México entre el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano– representa un avance, pero en los próximos 30 días se comprobará si logran los acuerdos necesarios para concretarlo o si simplemente, se trató de una ilusión más que no tuvo un final feliz.

Por el momento y hasta donde se sabe, no existe ningún esquema de reparto de posiciones aprobado, ni tampoco se habla de los nombres de los posibles aspirantes, es decir, cuando en breve se pongan sobre la mesa las candidaturas empezarán las diferencias.

El PRD y el PAN asumen que son competitivos en 7 distritos locales, en 2 distritos federales y en la elección para el Senado; sin embargo, aunque sus encuestas y proyecciones indiquen eso, la realidad es que la tendencia puede cambiar una vez que el PRI defina a sus candidatos y que Andrés Manuel López Obrador aparezca en campaña como aspirante de Morena a la presidencia de México.

Llama la atención que en el FCM, no hay un líder que represente los intereses de las y los ciudadanos y evite que se convierte en un simple slogan que pretende la concesión de cuotas de poder para sus participantes.

En tanto, los candidatos a un puesto de elección popular, muy en particular una senaduría o una diputación federal, son muchos; todos quieren, todos alegan y dicen tener amplias posibilidades de triunfo, sin embargo, muchos de ellos habrán de quedarse en la banca, y eso no les gustará ni a ellos, ni a sus seguidores.

El sueño de juntar a 8 partidos

Para convertir en una aplanadora electoral al FCM en la entidad, el de la Revolución Democrática invitó a las fuerzas políticas, excepto al Revolucionario Institucional, a conformar un frente amplio opositor para enfrentar el proceso electoral 2017-2018.

El presidente del sol azteca en Tlaxcala, Manuel Cambrón Soria, mencionó que la mayoría de las tribus y sectores de su partido están a favor de conformar con los albiazules y las fuerzas políticas que se sumen, dicho frente opositor, para impedir que el tricolor permanezca en la titularidad del Ejecutivo federal.

“Estamos convencidos de que hay dos proyectos: la continuidad o conformar una gran fuerza opositora. No es coalición de carácter electoral, sino de gobierno. Porque vemos que los gobiernos asumen el cargo debilitados, con falta de legitimación, con falta de consistencia, porque quien gana una elección lo hace con 28 por ciento y la mayoría lo rechaza y eso genera crisis de credibilidad en las instituciones”, apuntó.

Subrayó que la alianza que pretenden formar con la mayoría de las fuerzas políticas es para participar en todas las elecciones que estarán en disputa en 2018, es decir, para diputados locales, diputados federales, senadores y presidente de la República.

El líder local de los amarillos sostuvo que al inicio de noviembre y una vez presentada la carta de intención ante el ITE, iniciarán con las mesas de trabajo, las cuales les permitan concretar la alianza electoral, misma que servirá para marcar la agenda parlamentaria para la siguiente legislatura.

En tanto, el legislador perredista, Alberto Amaro, consideró que “no existe otra alternativa para derrocar al partido en el gobierno que sumar la voluntad de toda la fuerza opositora para cambiar el rumbo y sentido de gobierno en el país”, declaró.

Fracturas tempranas

La contienda por las candidaturas –en el caso del PAN– la encabezan el diputado federal “más flojo del país” porque no ha presentado ninguna iniciativa, Juan Corral Mier, la exdiputada federal plurinominal, Aurora Aguilar Rodríguez, la exdiputada federal del PRI y neopanista, Guadalupe Sánchez Santiago y la exsenadora del PRD y también neopanista, Minerva Hernández Ramos.

Por el PRD, se apuntan el diputado local, Alberto Amaro Corona, quien se ha posicionado por la cada vez más lejana intención de castigar a los exalcaldes corruptos y el gris exdiputado local y expanista, Santiago Sesin Maldonado, quien tampoco ha ganado elección alguna.

Para las diputaciones federales, el distrito más disputado a pesar de la complejidad de enfrentar a Lorena Cuéllar es el tercero, en donde Juan Carlos Sánchez García “El Saga” por el PAN, Miguel Ángel Covarrubias, del PRD y Edilberto Algredo Jaramillo, del MC, se disputan la candidatura.

Cartas marcadas

Carlos Carreón Mejía, al abrir su baraja para este juego político, sostuvo que el PAN tiene una votación dura, la cual ha mantenido de 90 mil y 110 mil votos: “Y eso te hace un partido fuerte. Creo que los panistas votarían por los candidatos del PRD y los del PRD por los panistas, si vamos por una coalición que sea para beneficio de Tlaxcala”, adelantó.

En el tema del Senado, refirió: “Tenemos varios perfiles que están buscando como Minerva, Aurora Aguilar y Guadalupe Sánchez Santiago, también está Adolfo Escobar y el diputado federal Juan Corral Mier”.

En los distritos, como en el 01, además del empresario radiofónico Humberto Macías Romero, el exalcalde de Huamantla, Alejandro Aguilar, Delfino Suárez (del PS); en el 02 Miguel Ángel Polvo, Dulce María Mastranzo, en el 03 están Juan Carlos Sánchez “El Saga” y Vicente Hernández Roldán, lo que indica que “hay cartas altas para jugar y son cartas muy competitivas”.

Sin embargo, todo estará sujeto al método que el Frente Ciudadano por México apruebe a nivel nacional y con la participación de fuerzas locales en las entidades federativas, como el Partido Alianza Ciudadana (PAC) en Tlaxcala, posibilidad que todavía no está cerrada, mencionó.

Cambrón Soria, puntualizó que aquellos militantes que ya están haciendo trabajo político para fortalecer una aspiración electoral están en su derecho de hacerlo, aunque tendrán que someterse eventualmente a las reglas que apruebe el FCM.