16/Agosto/2022 P A CDMX: 14° EDOMEX: 12° PUE: 10° HID: 7° MOR: 20° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Cortesía

Amargo 2018 para las familias tlaxcaltecas; aumentan costos

Pedro Morales 2018-01-22 - 08:38:30

Fue a partir del Día de Reyes que en el estado, como en todo el país, entró en vigor el alza de precios de alimentos de la canasta básica. El huevo se encareció desde las fiestas decembrinas, y se vende ahora entre 30 y 35 pesos, comentan los distribuidores de Apizaco. 

La paz y aparente tranquilidad económica que vivieron las familias tlaxcaltecas, al fin de 2017, se convirtió en amargo despertar en los primeros minutos de enero de 2018, luego de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado anunciara el aumento de 50 centavos a la tarifa del pasaje urbano y suburbano.

Dicha situación y el alza en el precio de la gasolina fueron el banderazo de salida para una escalada de costos generalizada. Así comenzó la pesadilla en Tlaxcala, con la socialización del importe del nuevo costo en la tarifa de la parada mínima “regular”, que a partir del 27 de diciembre sube de 6.50 pesos a 7.0 pesos y la de “primera” a 8.0 pesos.

Dicho costo se acordó después de haber realizado el estudio técnico correspondiente, y que se tomó en cuenta el hecho de que el último aumento se dio en 2013, gasto que representó para los concesionarios la modernización de sus unidades en 2014, así como el incremento del precio del combustible.

El documento que abroga el acuerdo del 10 de diciembre de 2013, incluye tres puntos en específico, siendo el tercero que destaca que las disposiciones en relación a los descuentos otorgados a “personas con discapacidad y estudiantes continuarán vigentes”.

Prepárense, lo peor está a la vuelta de la esquina

Fue a partir del Día de Reyes que en Tlaxcala, como en todo el país, entró en vigor el aumento de los precios de alimentos de la canasta básica. El huevo se encareció desde las fiestas decembrinas, y se vende ahora entre 30 y 35 pesos, comentan los distribuidores de Apizaco.

Los repartidores explicaron que en la Ciudad de México, el kilogramo de huevo blanco alcanzó 32 pesos y el de cáscara roja 34, en su venta al menudeo durante la primera semana de 2018. Sostuvieron que esto ocasiona gastos adicionales y perjudica a las familias de bajos ingresos.

El valor de la tortilla se encareció entre 15 y 25 por ciento. Los productores de Tlaxcala y Veracruz precisaron que estas alzas son la antesala del aumento del resto de la canasta básica y de artículos de consumo generalizado, que a principio de cada año aplican las grandes empresas que surten al comercio minorista.

Organizaciones de defensa del consumidor alertan también de incrementos en el pan, refrescos, lácteos y embutidos. Lo anterior, se afirma, responde al alza de los costos de las gasolinas, el diésel y gas doméstico, este último ha triplicado su valor en menos de seis meses.

Se espera que al ritmo creciente de la inflación, el dólar se cotiza a más de 19 pesos mexicanos, otros renglones sigan por el camino de aumentar su valor comercial, incluso en los grandes almacenes donde se afirma “se vende a menor costo”.

De igual manera, la carne se elevó hasta 126 pesos y se detalla a no menos de 86 pesos, ya sea de res o puerco, en el caso del pollo la maciza subió entre 60 y 70 pesos , lo mismo que el pescado que elevó su precio casi al doble.

Reporta Inegi inflación de 7.47% en la entidad

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), publicado por el Inegi, el estado cerró 2017 con una inflación anual acumulada de 7.47 por ciento, cifra que está 0.7 puntos porcentuales por encima del promedio nacional con mayor pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores.

El Inegi informó que al finalizar el pasado año, el país tuvo una inflación de 6.77 por ciento y en el último mes, el ajuste de los precios fue de 0.59 puntos porcentuales, lo cual ocasionó el incremento a los costos de varios productos y servicios, provocando un desajuste en los bolsillos de los mexicanos.

En el caso de la ciudad de Tlaxcala, el ajuste de precios en diciembre fue de 0.74 por ciento, cifra que está también por encima del promedio nacional que fue de 0.59 puntos porcentuales.

Las ciudades con mayor pérdida del poder adquisitivo anual fueron Cuernavaca, Morelos y Cortazar. Guanajuato con una inflación anual de 8.52 por ciento; Guadalajara, Jalisco, 8.47 por ciento; Jacona, Michoacán, 8.46 por ciento; Torreón, Coahuila 8.28 por ciento; mientras que Tlaxcala se colocó en el lugar 10 con una inflación de 7.47 por ciento.

En tanto, las localidades con mayor aumento de costos, en diciembre de 2017, fueron Veracruz, con una variación por arriba de la nacional de 0.97 por ciento; Córdova, Veracruz, 0.94 por ciento; Mérida, Yucatán, 0.90 por ciento; Torreón, Coahuila 0.82 por ciento; Morelia, Michoacán, 0.82 por ciento; Aguascalientes, Aguascalientes 0.81 por ciento y Puebla, Puebla con 0.81 por ciento; mientras que la entidad se colocó en el lugar 11 sobre el incremento de precios.

Se eleva el presupuesto; inflación lo rebasa 5.8%

De acuerdo con datos manejados por los diputados federales del PAN, la federación realizó un aumento en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), otorgando a Tlaxcala un total de 18 mil 941.5 millones de pesos, siendo 785 millones de pesos más con respecto al año pasado.

Aunque el ascenso representa alrededor de 90 por ciento de lo que destinó la entidad para el rubro de obras públicas en 2017, significa un crecimiento de 4.2 por ciento con respecto al pasado año, sin embargo, considerando la inflación media que se tuvo hasta septiembre, la cifra quedaría desfasada, ya que de acuerdo con datos del Worldwide Inflation Data, México acumuló una tasa de crecimiento inflacionario del 5.8 por ciento.

En términos prácticos, el presupuesto por lo menos debería haber aumentado conforme al crecimiento de la tasa inflacionaria, ya que para este año los productos cuestan 5.8 por ciento más que el año pasado y el aumento sólo fue de 4.2 por ciento.

El rubro para el cual se destinaron más recursos es el educativo, donde se ejercerán 6 mil 166.2 millones de pesos; seguido del sector salud, al cual designaron mil 624.6 millones de pesos; en tanto que para carreteras serán mil 281.2 millones de pesos; así como mil 101.1 millones de pesos para obras de infraestructura y 92.7 millones de pesos para el campo.

Según los diputados panistas, el Ejecutivo federal pretendía reducciones en algunos sectores, sin embargo, con base en la negociación lograrían que los decrementos se aumentaran en aumentos, para que Tlaxcala recibiera más recursos de la federación.

Pobreza, la otra cara de Tlaxcala

Para los tlaxcaltecas, en el gobierno se mantienen los mismos vicios, la misma ineficiencia y como diría la sabia abuela es ni más ni menos “la misma gata, pero revolcada”, desde arriba hasta abajo, en una prolongación del poder.

Como muestra tenemos que en ciudades, pueblos y colonias de los 60 municipios que integran la geografía de Tlaxcala, la pobreza y en algunos casos la pobreza extrema asoma su rostro de implacable necesidad por la carestía de la vida.

Pese a las declaraciones del gobernador Marco Mena, en el sentido de que por dos meses consecutivos el estado encabezó las mediciones nacionales en la generación de empleos, esta “bonanza” no llega a las mesas de miles de familias.

No se informa de los miles de empleos que se han perdido, por ejemplo con el cierre de empresas como Rohm and Haas, Procter and Gamble, Nestlé o Sandak en Calpulalpan, por citar algunas.

Se abren tiendas departamentales, pero los sueldos son bajos, AUDI es un espejismo que no da empleo a nuestra gente de los pueblos, se requiere de una preparación que no hay.

Lamentablemente, los programas sociales en Tlaxcala se manejan clientelarmente y con tintes políticos en esta temporada electoral, sobre todo para la presidencial que viene y por si esto no bastara, es la hora en que no se conocen las estrategias del Plan Estatal de Desarrollo.

Lo más grave de la situación es que Tlaxcala ha dejado de ser zona agrícola, la tierra se ha atomizado, ya los ejidos han desaparecido y ni siquiera hay la esperanza de alimentarse de los productos del campo.