06/Diciembre/2022 P A CDMX: 16° EDOMEX: 10° PUE: 10° HID: 7° MOR: 20° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Cortesía

En Tlaxcala, una alternativa para la salud visual de la Megalópolis

Pedro Morales 2018-03-20 - 14:30:15

La clínica de la Fundación para la Asistencia Privada “Conde de Valenciana”, ha registrado una gran respuesta por parte de la población tlaxcalteca, pero también de los estados que integran la Megalópolis como son los del Estado de México Puebla, Hidalgo y Veracruz, ya que por su ubicación ha permitido atender a los pacientes que anteriormente no tenían la oportunidad de cuidar su salud visual con especialistas.

Desde la creación de las instituciones procuradoras de salud, la población con padecimientos oculares del Estado de México, Puebla Hidalgo, Veracruz y Tlaxcala, deberían esperar meses y hasta pasar años, sin la posibilidad de recibir la consulta de un especialista.

Sin la existencia de una clínica u hospital especializado estaba lejos la esperanza de ser canalizados por medio del IMSS, Issste o Seguro Popular a la Ciudad de México, para realizar varios y costosos viajes para los tratamientos.

Miles se quedaron sin la oportunidad de siquiera hacer un intento por detener la ceguera y otros padecimientos como cataratas que es cuando el cristalino se nubla; trastornos del nervio óptico, incluyendo glaucoma.

Enfermedades de la retina: problemas con la capa de nervios en la parte posterior del ojo;  degeneración macular, enfermedad que destruye el enfoque central de la visión.

Lo grave de la situación era que hace un par de años el problema no había estallado, pero a medida que envejece la población tlaxcalteca, la mayoría de los habitantes mayores de 50 años presentan algún padecimiento que merma su visión.

Por otro lado, las consultas en los hospitales de la Ciudad de México quedaban fuera de los presupuestos de las familias, quienes con angustia veían como sus seres queridos se limitaban cada vez más por la falta de agudeza visual.

De esta forma en el sector salud a través del Seguro Popular se detecta que el problema era muy grave y simplemente las jornadas de operación de cataratas  resultaron insuficientes para tratar a tanta gente en los municipios.

El 50% de la población adulta tiene alguna discapacidad visual

La Fundación “Conde de Valenciana realiza en Tlaxcala un estudio epidemiológico que reafirma que 50 por ciento de la población adulta presenta alguna discapacidad visual.

De esta forma la administración de Mariano González Zarur logró contacto con la Fundación “Conde de Valenciana”, la que se interesó en ayudar a la población de Tlaxcala y la Megalópolis.

Fue así como en el mes de agosto de 2015, se colocó la primera piedra de la clínica de oftalmología “Fundación Conde de Valenciana” en la Ciudad de la Salud, la cual atiende a pacientes de escasos recursos, principalmente

Está ubicada en la localidad de San Matías Tepetomatitlán, en el municipio de San Pablo Apetatitlán,  y beneficia a miles de tlaxcaltecas en situación vulnerable, pues podrán acceder a un centro de alta especialidad, donde además de brindar consultas a precios accesibles, tendrán acceso a cirugías con equipo de la mejor tecnología.

El proyecto no se limitó a la atención médica, pues también se efectúan trabajos de investigación en esta rama de la medicina, al igual que se prevé, a mediano plazo, fincar una fábrica de lentes intraoculares, lo que representará para el estado ser la sede de un desarrollo tecnológico de gran importancia para el país.

Cabe destacar que la Ciudad de la Salud ubica en un solo lugar  los distintos servicios médicos y algunos de especialidad como es el caso del Hospital de la Mujer, el Hospital Infantil, el ITAES, la Unidad Básica de Rehabilitación, la Unidad para la Detección de Cáncer de Mama y la Clínica del Dolor.

Esta clínica de oftalmología cuenta con seis consultorios, tres quirófanos de cirugía –uno de ellos de tecnología láser–, así como un área de recuperación, sala de espera y servicios básicos.

Esta unidad médica cumple con la normatividad establecida por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y tiene la posibilidad de atender a pacientes de estados vecinos como Puebla, Hidalgo, Veracruz y México.

La institución cuenta con capacidad para brindar más de 20 mil consultas al año y realizar mil 500 cirugías. Esta clínica, de diseño funcional y moderno, posee una superficie de mil 800 metros cuadrados.

Se proyecta que dará servicio a un millón 300 mil tlaxcaltecas, y al ser concluida cuenta en sus instalaciones con dos quirófanos para cirugías ambulatorias, seis consultorios médicos, sala de urgencias, óptica y farmacia.

Para ello se requirió una inversión inicial de 61 millones de pesos y la construcción está diseñada de tal forma que sea posible una futura ampliación acorde a la demanda de los servicios.

En esta institución, los tlaxcaltecas podrán atenderse una variedad de padecimientos de retina, órbita ocular, estrabismo, glaucoma, cataratas, entre otros padecimientos.

La catarata diabética, la principal afectación

Ana Paola López, directora de la clínica de la Fundación para la Asistencia Privada “Conde de Valenciana”, refiere que desde que inició sus operaciones esta clínica de especialidad oftalmológica, ha tenido una gran respuesta por parte de la población Tlaxcalteca.

Pero también de los estados que integran la Megalópolis como son los de Puebla, Hidalgo, Estado de México y Veracruz, ya que por su ubicación ha permitido atender a los pacientes que anteriormente no tenían la oportunidad de atender su salud visual con especialistas.

Además de la necesidad de este tipo de instalaciones en el Altiplano Mexicano, se ha tomado en cuenta la ubicación geográfica de Tlaxcala, que se encuentra en un punto estratégico y con excelentes vías de comunicación.

Por lo que las distancias ya no son una barrera para quienes requieren de este tipo de servicios que por otro lado en la Ciudad de México se encuentran muy saturados por la elevada demanda de los pacientes con alguna discapacidad visual.

Informó que se han realizado cerca de mil cirugías de cataratas, de retina y glaucoma ya que se cuenta con el convenio del Seguro Popular para cirugía de cataratas, cuyo padecimiento es elevado entre la población de ambos sexos en la región central del país.

Estimó que la mayor parte de las cirugías que se han realizado son por catarata diabética, que es un padecimiento que está asociado principalmente a la edad y en esta clínica es el grueso de la población atendida, por catarata.

Le sigue la retinopatía diabética, los desprendimientos de la retina a causa del glaucoma, que en la mayoría de los casos no son atendidos por temor y hasta antes de la apertura de esta clínica por falta de especialistas.

Ana Paola López asegura que se ha realizado una intensa labor de difusión, como en el caso de los convenios con las 60 presidencias municipales de Tlaxcala, pero también con el sector salud.

Recomendó que hombres y mujeres que rebasen los cincuenta años o antes, deben realizarse una revisión de su salud visual por lo menos una vez al año, como medida para detectar cualquier situación.

Sobre todo por el creciente número de pacientes con diabetes, ya que la alimentación y hasta factores genéticos la disparan, lo mismo que la obesidad y al tratarse de una enfermedad crónico degenerativa, uno de sus efectos lo acusa nuestra capacidad visual.

En cuanto a la población joven la especialista refirió que los jóvenes tlaxcaltecas acusan padecimientos como dimetropía, es decir que necesitan lentes, o algún tipo de conjuntivitis por alergia o bacterial.

Pero al igual que la población adulta, niños, jóvenes y adultos en edad productiva, se recomienda acudir a revisión una vez al año y un lugar ideal para esta cultura de la visión es acudir a esta clínica.

Indicó que en este lugar brindan sus servicios especialistas altamente calificados en su rama, en la óptica, retinología ya que también se cuenta con equipo de alta tecnología.

Destacó que por ejemplo se brinda la corrección con aplicación de láser, para cauterizar los derrames internos que causa el glaucoma que a veces son inoperables, pero que puede causar desprendimiento de la retina o pérdida de la visión.

Dijo que debido a los buenos resultados que dan a los pacientes, una de las mejores propagandas y la que ha resultado ser la más efectiva, es la recomendación de quienes han sido operados o que han recibido algún tratamiento que los ha dejado convencidos.

En cuanto hace a la atención que se brinda a nivel regional dijo que en esta clínica se tienen las puertas abiertas para todo aquel ciudadano que requiera la atención, basta con solicitar su cita para consulta.

Atender puntualmente las recomendaciones, cuidar de manera adecuada sus ojos, ya que la vista es uno de los sentidos más valiosos con los que cuenta el ser humano y que en esta clínica se ayuda a mantenerla a salvo.

Falta cultura para la salud visual

Regina Gallardo especialista en refracción y lentes de contacto de la clínica, afirma que la población en general de Tlaxcala carece de una cultura de salud visual y en poco más de un año y cuatro meses acuden pacientes con padecimientos específicos.

Destaca la retinopatía diabética que genera diversos problemas en la cuestión visual, pero también se hacen presentes otros padecimientos como astigmatismo o hipermetropía que es un problema para los estudiantes.

La especialista considera que a causa de la falta de agudeza visual, la calidad del aprendizaje se ve disminuida, “porque desde niñitos habemos gente que necesitamos lentes, pero al carecer de una cultura de salud visual y no nos damos cuenta hasta que el daño ya es significativo”.

Es por eso que los servicios que ofrece esta clínica de oftalmología integral, para la atención de padecimientos de la retina y causados por la glaucoma se atienden con excelentes resultados al devolver calidad visual a los pacientes.

Se realizan cirugías de cataratas, lo que la gente llama popularmente la “carnosidad”, cirugías de glaucoma que se atienden con tecnología de punta, ya que esta clínica está a la vanguardia.

Destacó que el instituto cuenta con más sedes en el interior del país, en la Ciudad de México hay tres, una más en el estado de Guerrero, la unidad de Tlaxcala que lleva desde su inauguración un año y cuatro meses aproximadamente.

Hizo notar que se atienden pacientes que vienen del estado de Hidalgo, del Estado de México, de Puebla, pero también llegan pacientes de Chiapas, de Tabasco y por ejemplo uno de los pacientes es mexicano, pero reside en Canadá.

Pero por los resultados que ha obtenido, prefiere viajar hasta Tlaxcala para atenderse, pues afirma que la atención que ha recibido en Tlaxcala no envidia para nada a las clínicas de alta especialización que hay en Canadá.

Los milagros si existen

La sala de espera de esta clínica diariamente se ve colmada de pacientes, el tiempo de espera es de alrededor de quince minutos, desde el protocolo de valoración, hasta la exploración y la aplicación del tratamiento de que se trate.

Los pacientes a su llegada reciben un par de gotas para dilatar la pupila, es ahí cuando inician los tratamientos que como en el caso de Rosa María Muñoz Arenas del municipio de Zacatelco, dijo que llegó muy espantada.

Tengo 60 años de edad, y al principio de mi catarata veía todo borroso, pero llegó el momento en que ya solo veía el bulto o como una sombra a las personas, afirma que por recomendación llegó a esta clínica, pero que llegó con miedo.

Tras su valoración fue operada de su catarata, y salió con la vista recuperada, resultado que la animó a operarse su otro ojo que ya presentaba el mismo problema.

Y efectivamente como lo refieren las especialistas, los pacientes son adultos mayores en su mayoría, como en el caso de José Emilio Dávila del municipio de Xaltocan a quien se le desprendió una retina.

Llego y le realizaron su valoración, ya no se podía operar y la solución a su padecimiento fue la aplicación de láser, aunque fueron dos sesiones el mal se detuvo, se pararon los microscópicos derrames y salvó la visión de su ojo derecho.

María de Guadalupe Gómez Carreño fue operada de sus dos ojos, le fueron colocados dos lentes intraoculares que le devolvieron milagrosamente la vista, afirma con lágrimas en los ojos que se fue la oscuridad y que volvió a ver.

Consideró que lo que le pasó es un milagro, pero también que son los avances de la ciencia que con una operación y dos lentes diminutos que ni se ven, volvió a ver el rostro de sus hijos y nietos.

Recomienda a los adultos mayores que no tengan miedo, que vengan si ya no ven bien, si les cuesta distinguir las letras, a las personas de lejos o sin una sombra negra no los deja ver, es el momento de venir a esta clínica oftalmológica del “Conde de Valenciana”, porque en este lugar les pueden devolver la felicidad de volver a ver.