16/Junio/2019 P A CDMX: 21° EDOMEX: 22° PUE: 19° HID: 23° MOR: 23° QUER: 24° TLAX: 19° 0

Foto: Cortesía

La Megalópolis en máxima alerta por escasez de agua

Sergio Ramírez 2018-03-26 - 13:11:23

La capital y su zona metropolitana sólo son capaces de generar agua suficiente para unos siete millones de habitantes, pero actualmente la población supera los 20 millones: Agustín Felipe Breña Puyol, investigador del Departamento de Ingeniería de Procesos Hidráulicos de la UAM.

Gota a gota el agua se agota y los ciudadanos no entienden la urgencia de cuidar el vital líquido, y en poco tiempo la Ciudad de México, su zona metropolitana y varios estados que conforman la Megalópolis podrían sufrir una grave escasez de agua potable que provocaría un racionamiento al día de sólo 50 litros por familia.

Especialistas de las universidades Autónoma Metropolitana (UAM) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) advirtieron lo anterior, sin descartar que la capital del país estaría en riesgo de vivir una situación similar a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde solamente hay reservas de agua hasta junio de este año.

Actualmente, los mantos acuíferos de la ciudad padecen una sobre explotación que supera el 100 por ciento. Sin embargo, de los pozos sólo se obtiene 70 por ciento del agua necesaria para abastecer a la ciudad. El resto del agua necesaria para satisfacer la demanda se debe obtener de cuencas vecinas por medio de los sistemas Cutzamala y Lerma.

La capital y su zona metropolitana sólo son capaces de generar agua suficiente para unos siete millones de habitantes, pero actualmente la población supera los 20 millones, señaló Agustín Felipe Breña Puyol, investigador del Departamento de Ingeniería de Procesos Hidráulicos de la UAM.

"La Ciudad de México y su zona conurbada tienen un futuro incierto en materia de agua, yo considero que tarde o temprano va a pasar alguna catástrofe o un problema muy grave. Eso va a llegar a medidas drásticas como racionalizar", alertó el especialista.

Por ello, urgió a las autoridades a implementar medidas como la construcción masiva de pozos de infiltración y la cosecha de agua que permitan revertir la problemática a mediano plazo. Esto, subrayó, evitaría una crisis como la ocurrida en Ciudad del Cabo, donde sus habitantes se están quedando sin líquido y el Gobierno implementó el racionamiento de 25 litros por vivienda.

En la capital mexicana existen alrededor de 13 mil kilómetros de tuberías en condiciones desfavorables, algunas con fugas e infraestructura obsoleta, por lo que es urgente comenzar diversas acciones como la creación de redes de captación de agua pluvial en la zona poniente, es decir, en delegaciones como Tlalpan, Magdalena Contreras, Álvaro Obregón, Cuajimalpa y Miguel Hidalgo que es donde llueve más.

"Lo que nosotros proponemos es una sobreexplotación inteligente, es decir, si nosotros sobre explotamos en el poniente, en Miguel Hidalgo, en otras delegaciones, el efecto es menor porque su geología es distinta. Tenemos que hacerlo en Miguel Hidalgo, en Tlalpan, en todas las sierras, debemos empezar a construir pozos que regresen el agua a los acuíferos, tenemos que utilizar nuevas fuentes de abasto: la cosecha de agua”, afirmó Luis Eduardo Pérez Ortiz Cancino, director de Protección Civil de Iztapalapa y especialista del Centro Nacional de Desastres.

Cambio climático y sus consecuencias

El daño ambiental y el cambio climático ponen en riesgo la sostenibilidad de planeta, provocando crisis relacionadas con el agua en todo el mundo: sequías, inundaciones y su contaminación, empeoran con la degradación de la vegetación, el suelo, los ríos y lagos.

En el marco del Día Mundial del Agua, que se celebró el pasado 22 de marzo, el investigador Luis Zambrano, del Instituto de Biología de la UNAM, señaló que la capital podría quedarse sin agua y tener una crisis muy fuerte porque "no entendemos que la Ciudad de México es una cuenca y el agua es finita y extraemos más de la que se filtra".

Las soluciones basadas en la naturaleza son acciones para proteger, gestionar de forma sostenible y restaurar ecosistemas naturales o modificados que abordan los desafíos sociales de manera efectiva y adaptativa, brindando bienestar humano y beneficios a la biodiversidad.

Según la investigadora Lucía Almeida de la Facultad de Ciencias de la UNAM son procesos muy largos que aseguran disponibilidad hídrica.

Restaurar bosques, pastizales y humedales naturales, reconectar los ríos con las llanuras de inundación, crear zonas de vegetación a lo largo de los cursos de agua, son algunas de las soluciones basadas en la naturaleza que ayudan a la gestión de la disponibilidad y calidad del agua.

El manejo del territorio en la Ciudad de México debe enfocarse a aumentar las zonas de infiltración, a mejorar las zonas de inundación, trabajar las zonas donde el agua corre de manera superficial, restaurar los ríos, proteger las zonas de recarga y los humedales para mejorar la resiliencia de la Ciudad de México en términos hídricos.

Capitalinos gastan 300 litros de agua al día

Datos de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, los capitalinos gasta en promedio 300 litros de agua al día, cantidad equivalente a 15 garrafones y que representa el doble de lo que consumen habitantes de otras grandes ciudades como París, Londres o Nueva York, donde no emplean más de 150 litros diarios para sus actividades cotidianas.

 El informe de la dependencia que dirige Tanya Müller García estableció que por cada mil litros que usan los capitalinos en sus hogares deben desembolsar entre 2.70 y 12.30 pesos, considerándose la tarifa más baja y la más alta de las cuatro que cobra el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex).

 Para quien tiene la tarifa popular apenas es casi un peso diario por dicho consumo y cuatro pesos para quien tiene la tarifa más alta en su domicilio. Mientras, por una botella de agua para beber suele pagarse entre 10 y 12 pesos por un litro, así como 40 pesos por un garrafón de 20 litros, es decir, dos pesos por litro.

Trece de 16 delegaciones de la CDMX con problemas de agua

Cuatro de diez capitalinos que viven en colonias marginadas de la Ciudad de México, carecen de agua potable, resignándose a recibirla a través de tandeo cada ocho días y condicionada a simpatizar al partido político que gobierna la delegación.

Organizaciones sociales, comités vecinales y diputados locales acusaron que las autoridades centrales y delegacionales ponen "oídos sordos" a las demandas ciudadanas sobre el avance silencioso de la falta de agua en 13 de las 16 demarcaciones porque los intereses políticos y económicos pesan más que las necesidades de los colonos.

Señalaron que en Iztapalapa, Álvaro Obregón, Gustavo A. Madero, Iztacalco y Coyoacán, todas gobernadas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), las autoridades delegacionales trafican con el agua, ya que solo son beneficiados los colonos que simpatizan con esa fuerza política, y a quienes tienen color diferente "les encajan el diente" vendiéndoles tambos con 200 litros a 30 pesos cada uno.

Pobladores de Santa María Aztahuacán explicaron que las autoridades delegacionales de Iztapalapa donde gobierna Dione Anguiano, venden la pipa con agua hasta en más de mil pesos, por no simpatizar con la perredista el trato es de desdén, no preferencial.

Vecinos denunciaron que los grandes complejos comerciales que se construyen en las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán, Azcapotzalco, GAM y Álvaro Obregón, absorben la mayor parte del vital líquido dejando a los habitantes sin el servicio.

El Frente Ciudadano Salvemos a la Ciudad, Frente Vecinal de Azcapotzalco, Colonos de Santa Úrsula Coapa, Coyoacán y Colonos de Santa María Aztahuacán, afirmaron que las autoridades delegacionales y el Sacmex conocen a fondo el problema de escasez del vital líquido, pero se hacen los omisos sin considerar que  cada día que pasa crece la inconformidad social.

La falta de agua en zonas marginadas de la capital de la República, provocó la primera queja sobre violación a los derechos humanos. Los colonos de Santa Úrsula Coapa, delegación Coyoacán, la presentaron el año pasado contra la administración de Miguel Ángel Mancera Espinosa, por negarles el servicio de agua potable.

La queja se encuentra asentada en la Comisión de Derechos Humanos de la CdMx, pero el Gobierno capitalino a través de la Tesorería y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, se ha negado a darle cumplimiento.

Asambleístas reconocieron que el desorden inmobiliario provoca la concentración de agua para los grandes complejos comerciales y habitacionales.

Las legisladoras del PAN en la ALDF, Margarita Martínez y Wendy González, presidentas de las comisiones de Desarrollo e Infraestructura Urbana y de Gestión Integral del Agua, respectivamente, revelaron que los actos de corrupción, omisiones en el cambio del uso de suelo, han provocado un alarmante crecimiento desordenado en cuando menos 15 delegaciones a excepción de Milpa Alta.

Explicaron que la mayoría de los complejos comerciales y habitacionales que se construyen no cumplen con las normas establecidas ni las medidas autorizadas por lo laxo de la ley.

Por ello, reconocieron que al endurecer las leyes en la materia no habrá ninguna oportunidad de amparo de los inmobiliarios que pasen por alto las autorizaciones de las secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) y de Medio Ambiente (Sedema), la PAOT y de las delegaciones.

Las diputadas panistas admitieron que la CdMx enfrenta una severa crisis por la falta de agua, pero reconocieron que existen formas de solucionar el abasto para todos los capitalinos, lo único que hace falta, dijeron, es voluntad política de las autoridades.

En menos de 20 años, crisis por el agua en la Ciudad de México

Para Ignacio García de Presno, socio líder de asesoría en infraestructura de KPMG en el país, la Ciudad de México y el Estado de México tienen problemas en el suministro de agua porque ha crecido su consumo, pero no ha aumentado el volumen de lo que se obtiene de mantos freáticos y del sistema Cutzamala (que permite transportar este recurso desde Michoacán, pasando por el Edomex, hasta la Zona Metropolitana del Valle de México).

De acuerdo con el Consejo Consultivo del Agua, la zona centro–norte del país concentra 27% de la población, genera el 79% del Producto Interno Bruto (PIB) y  solo hay 32% de agua renovable.

En la zona sur, donde está el 68% del agua del país, se encuentra únicamente el 23% de la población y se genera el 21% del PIB, indicó la organización civil del país dedicada a temas de dicho recurso.

El agua para uso doméstico, que se ocupa para beber, servicios públicos, establecimientos comerciales y viviendas, concentra el 10% del agua dulce en México, mientras que en el mundo el promedio es de 8%, según el portal Agua.org.mx y el Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental.

“Cada vez hay mayor edificación vertical, expansión de la ciudad hacia zonas que antes no estaban tan pobladas y partes altas del Valle de México, lo que siempre dificulta el suministro de agua en la ciudad. Entonces sí ha bajado la presión (de agua) en horas pico y también se ha complicado el drenaje”, comentó el especialista.

De enero a abril de 2017 había 66 mil 300 unidades en el Registro Único de Vivienda (RUV) del país, 35.6 por ciento menos que en el mismo periodo de 2016.

Sin embargo, las casas que se registraron en 2017 tienen un mayor tamaño, al observarse que 48% tiene una superficie de construcción mayor a 60 metros cuadrados, en comparación con 40.9% de 2016.

“El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), los municipios de las zonas conurbadas, las juntas municipales de agua y los sistemas de agua potable y alcantarillado son los que tienen que certificar que pueden dotar agua, sin embargo, cada vez hay más demanda de agua y la suficiencia de la fuente de abastecimiento no crece o cambia y se tiene que reducir la presión en el suministro en zonas donde se distribuye sin problema, para repartirla entre más habitantes de áreas cercanas”, dijo Ignacio García.

El crecimiento poblacional agudiza la escasez del agua

Claudet Rojas, directora general de SuperGreen Solutions en México, una firma que da asesoría, proveeduría en soluciones de energía y cuidado del agua, señaló que zonas como Iztapalapa son conocidas por no contar con acceso suficiente a un recurso tan necesario como el agua, así como Santa Fe, que tiene edificaciones muy grandes y problemas de suministro.

“La Benito Juárez es conocida por consumir muchas pipas, pues no hay suministro suficiente para cubrir todas las edificaciones que hay. En esa delegación, de 2014 al 2015 hubo un incremento del 5 por ciento de la población y esto es por tantas viviendas y lugares para comer”, agregó Rojas.

La directiva recordó que en aproximadamente 10 o 20 años se estima una crisis por escasez de agua en la Ciudad de México, que se ha convertido en uno de los focos rojos a nivel internacional.

De igual manera, Cuajimalpa se suma a la problemática, agregó García de Presno.

Información de Agua.org.mx señala que en 1955 el consumo del líquido vital por habitante era de 40 litros al día, mientras que en 2012 fue de 280 litros.

Algunas ciudades como Monterrey podrían ser víctimas del mismo mal que aqueja a la Ciudad de México, ante el crecimiento poblacional.

"El tema principal es que en México tenemos sobrepoblación, por lo que no nos damos abasto. Entonces todas las ciudades que tienen características similares son un foco rojo, como en Monterrey, Querétaro y Guadalajara”, comentó Rojas.

De acuerdo con lo previsto por el Consejo Nacional de Población (Conapo), entre 2012 y 2030 la población del país aumentará en 20.4 millones de habitantes. Hasta 2015, se registraron más de 119 millones de habitantes en México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).