06/Diciembre/2022 P A CDMX: 16° EDOMEX: 10° PUE: 10° HID: 7° MOR: 20° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Pedro Morales

Tuvieron que pasar ocho años para utilizar la Plaza del Bicentenario en Tlaxcala

Pedro Morales 2018-07-23 - 17:59:44

Se acabó un elefante blanco, nunca antes una obra inconclusa había tardado más de ocho años sin avance alguno.

Finalmente este lunes el gobierno de Tlaxcala rescatará el inmueble de la Plaza Bicentenario para instalar el Centro de Investigación Tecnológica y de Innovación del Estado de Tlaxcala (Citlax) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para que funcione en beneficio de los tlaxcaltecas y brinde la posibilidad de formar capital humano capaz y competitivo, afirmó el gobernador Marco Mena, al celebrar la firma del contrato de comodato de este espacio.

Tuvieron que pasar ocho años desde ese final del 2010-2011, cuando algo jamás visto pasó en Tlaxcala, nunca antes una obra inconclusa había tardado más de ocho años sin avance alguno, es evidente el deterioro que significa otro gasto millonario, sobre todo para el equipamiento.

Este gigante de acero, concreto y vidrio que es la  Plaza del Bicentenario, agonizaba, sin siquiera haber sido estrenado, maleza y abandono son los mismos desde hace ocho años.

Mientras la pobreza, el desempleo y el hambre campean en Tlaxcala.

Se invirtieron más de 400 millones de pesos, en una obra faraónica, que no servía para nada.

Cuánta razón tuvieron alumnos y padres de familia de la escuela “Manuel  Lardizábal y Uribe“, quienes defendieron con todo una propiedad de los tlaxcaltecas, los terrenos e instalaciones de su escuela.

Pero nada valió, pudo más la fuerza del Estado, se impuso la sin razón, el capricho y ahora los equipos se pudren en la Secoduvi, donde por cierto no hay forma de obtener información.

Durante un recorrido por el interior de la enorme de la Plaza del Bicentenario, un enorme cristal, muy costoso yace hecho añicos, la soledad es inmensa. El equipo de aire acondicionado luce en total abandono y destruido.

Los componentes electrónicos han sido saqueados, la rapiña también afectó a los dos elevadores de un piso, sus puertas semi abiertas muestran su interior abierto por los saqueadores.

Al centro existen los restos de fogatas, esta macro plaza se ha convertido en refugio de malvivientes.

Maleza, destrucción, enormes rieles de acero, el cemento de pésima calidad se desmorona, apenas se adivina el escenario, que decían daría de vueltas, subiría y bajaría, en un alarde de tecnología.


 


HIOO no la pudo acabar

Durante años la UAT y el gobierno del estado, se enfrascaron en una guerra jurídica y mediática sobre dicha obra que se construyó en el gobierno de Héctor Ortiz y cuya inversión superó los 400 millones de pesos.

De acuerdo con la última sentencia del Juicio de Amparo 510/2012, el segundo promovido sobre este tema la justicia de la unión ampara y protege a la UAT en contra de los actos reclamados de la autoridad responsable.

Existe el antecedente de que la Secretaría de la Función Pública (SFP) estatal detectó irregularidades en la construcción de la Plaza Bicentenario de Tlaxcala, como son obra pagada no ejecutada.

Adjudicación de obras por “invitación” y la falta de planos de diversas instalaciones básicas del edificio.

El titular de la dependencia Hugo René Temoltzin Carreto, señaló que entre otras anomalías en la obra, en la cual se invirtieron 334 millones 62 mil 975 pesos, “sin contar el IVA”, se encuentra “obra pagada no ejecutada” por un total de 118 millones 320 mil 840 pesos.

Además de estudios y proyectos no ejecutados en su totalidad, y múltiples observaciones administrativas en la obra construida en la pasada administración estatal encabezada por Héctor Ortiz.

Entre estas últimas, el funcionario dijo que para el desarrollo del proyecto ejecutivo, sólo se entregaron 90 planos que son parte del proyecto arquitectónico, estructural y cimentación.

Faltan los proyectos de albañilería, instalaciones hidráulicas, sanitarias y eléctricas, mecánica teatral, iluminación, acústico, acabados, aire acondicionado y prefabricados.

También los proyectos de carpintería, herrería y planos de detalles constructivos, entre otros.

Detalló que las empresas con presunta responsabilidad por obra no ejecutada, entre levantamiento físico y contrato, son Empresarios Unidos de la Construcción S.A de C.V; Aljuco Edificación y Diseño S.A. de C.V y Teletec de México, S.A. de C.V., por diversos montos.

Para la construcción de la obra Plaza Bicentenario, la cual debió haberse inaugurado el 15 de septiembre de 2010,  a la postre quedó inconclusa, “existen contratos asignados a través de invitación a cuando menos tres personas, debiendo ser por licitación pública”.
 
Indicó que también hubo deficiencias en la ejecución de la obra, como concreto insuficiente, ya que el material no penetró en varias zonas de los cuerpos formados por muros armados, por falta de vibrado y faltó recubrimiento para la protección del acero de refuerzos, entre otras irregularidades.

En la construcción de la obra, denominada Gran Plaza Cultural de Tlaxcala y/o Macro Plaza de las Artes de Tlaxcala y/o Plaza del Bicentenario, la Auditoria Técnica Financiera señala que los servidores públicos responsables son “quienes se desempeñaron en la Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi), del 1 de enero del año 2007 al 14 de enero de 2011, teniendo relación laboral o responsabilidad en la obra pública”.

La auditoría mostró que la Secoduvi no dio cumplimiento a las disposiciones normativas, contractuales, legales y técnicas aplicables a la obra.

Teniendo como resultado una obra de mala calidad, que no cumple en su totalidad con los principios de economía, seguridad, durabilidad estética y de satisfacción social”, destacó.

El ahora diputado local por el Partido Alianza Ciudadana (PAC) y ex gobernador de Tlaxcala por el PAN, Héctor Israel Ortiz Ortiz, consideró que la recuperación de la Plaza Bicentenario por parte del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez,  podría generar una expectativa favorable hacia su gobierno.

Dijo que al aprovechar una obra que tuvo un costo de 400 millones de pesos y que fue frenada por el anterior gobernador Mariano González Zarur, edificio  sin concluir que fue clausurado en 2011.

El propósito con es que no siga deteriorándose y sirva a la ciudadanía al tiempo que celebró la decisión del ahora gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez quien antes de asumir el cargo mencionó que buscaría recuperar ese inmueble.

Leí la declaración de Marco Antonio Mena  y yo espero que el actuar del gobierno sea consecuente con esas declaraciones, yo como dije tengo la esperanza de que la visión de la nueva gobernanza le permita actuar en consecuencia de las declaraciones que usted comenta que yo leí y que en efecto por tratarse de inversiones públicas de dinero del pueblo no es posible que estén abandonadas las obras”, comentó.

Refirió que a la obra que reflejaba la expresión del arte mudéjar, le faltaba el 10 por ciento para ser concluida, sin embargo fue frenada por el entonces gobernador Mariano González Zarur, con lo que dejó de aprovecharse un espacio de 10 mil metros cuadrados, con un teatro con capacidad de mil 500 personas, así como un estacionamiento subterráneo para 300 automóviles.

El exgobernador desechó las supuestas deficiencias estructurales del edificio que localizó el gobierno anterior, al mencionar de 2011 a la fecha se han registrado varios temblores y “no le ha pasado nada, ahí está, tuvimos la precaución de que fuera bien construido y ahí está la prueba, sigue firme y de pie”, concluyó.

Se acabó un elefante blanco 

Pero este lunes se acabó un elefante blanco, el Gobernador Mena enfatizó que el Citlax es un proyecto que busca darle utilidad a la inversión de casi 400 millones de pesos que representa la Plaza Bicentenario -que era una inversión pública sin uso y abandonada-, mediante su correcto funcionamiento de acuerdo con lo que Tlaxcala busca ser en la región.

El propósito de rescatar estas instalaciones, que se encontraban abandonadas, es no solamente invertir dinero para que se pueda utilizar; lo que queremos es consolidar el capital humano de Tlaxcala y vincularlo a las áreas productivas que tienen más potencial, como la industria automotriz, química y textil, de la mano con el cuidado del medio ambiente”, subrayó.

En su mensaje, Marco Mena explicó que la administración estatal busca que las oportunidades que ofrecen la educación y la investigación brinden a Tlaxcala y a la economía regional la posibilidad de vincularse con el sector productivo y que estén directamente relacionadas con la atracción de más empresas, proyectos en favor de las familias y la competitividad de Tlaxcala.

Al hacer referencia a que la materialización del Citlax nutre el objetivo del Gobierno del Estado de impulsar la educación, el Gobernador Marco Mena destacó que este proyecto permitirá que investigadores de diferentes centros del Conacyt interactúen con académicos y estudiantes tlaxcaltecas, quienes podrán conocer su forma de ver el mundo y entender los problemas desde una perspectiva científica relacionada con la vida cotidiana.

El Gobernador Mena dio a conocer que el Citlax reunirá en Tlaxcala a investigadores del Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq), del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (Inaoe), de la Corporación Mexicana de Investigación en Materiales (Comimsa) y del Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (Ciatec).

Ante funcionarios federales, estatales e integrantes del Conacyt, el gobernador Marco Mena refrendó el compromiso de insistir permanentemente en la educación como un propósito de acción fundamental del Gobierno Estatal para que la investigación se vincule con las posibilidades de crecimiento económico y la formación de capital humano que coloquen a Tlaxcala como referente en la región por ser un estado que aprovecha el talento de sus habitantes.

El Citlax permitirá que haya más tlaxcaltecas mejor preparados –afirmó el Gobernador Mena-, al tiempo de señalar que contribuirá a que los proyectos de investigación se transformen en patentes que brinden valor y competitividad en la región y el país.