15/Diciembre/2018 P A CDMX: 11° EDOMEX: 12° PUE: 7° HID: 3° MOR: 12° QUER: 8° TLAX: 7° 6

Foto: Cortesía

Apizaco de Ciudad Modelo a Ciudad Problema

Pedro Morales 2018-08-10 - 14:49:38

La Ciudad de Apizaco, enclavada en el corazón geográfico de Tlaxcala, nace a partir de un campamento ferrocarrilero a partir de 1857, bajo una  concesión otorgada por el gobierno de la república a don Manuel Escandón y es trazada la primera línea ferrocarrilera en México, con el propósito fundamental de unir la capital del país con el Puerto de Veracruz.

Sueño largamente anhelado por los mexicanos, Escandón contrata para este gran proyecto al Ingeniero Andrew Talcoth quien elabora el trazo de construcción de tan importante vía férrea, orgullo del país y joya de ingeniería.

En 1958 localizan en el estado de Tlaxcala una bella planicie arbolada ubicada entre el rancho de Atenco y la Hacienda de San Diego Atlapahuaya, lugar que la naturaleza dotó de ricos manantiales acuíferos y deciden que en está planicie se construya una estación de primera clase donde partiera de la línea principal  el ramal que condujera a la ciudad de Puebla.

En 1865 arriban a esta ciudad los primeros trabajadores de vía, colocando los rieles del futuro y fundando un campamento con casas elaboradas en madera, en 1866 fecha de fundación de Apizaco, empiezan a correr trenes incrementando la Población Urbana quienes construyen las primeras viviendas y comercios en la Calle Real, así se fue conformando una ciudad activa y vigorosa, el 16 de septiembre de 1869 el presidente Benito Juárez García inaugura el tramo México-Puebla.

1873 es año vital para el desarrollo de Apizaco al concluir el camino de hierro México-Veracruz, inaugurando una de las obras de Ingeniería más bellas e históricas, el 7 de mayo el Gobernador del estado Melquíades Carvajal bajo el decreto No. 30 le otorga la categoría de Municipio.

Son elaborados por los Ingenieros Ingleses Fergusson y Torveos los planos de construcción de la nueva municipalidad, ellos trazan calles rectas y amplias, que Antonio de Paula Castilla proyecta con gran visión, logrando un trazo urbano ejemplar y futurista.

Época de esplendor 

El devenir histórico de esta población es amplio y enriquecedor,  por su importancia rielera se vivieron episodios trascendentales dentro de la Revolución Mexicana, al concluir está los Ferrocarriles en Apizaco viven una época brillante.

Los  talleres logran una máxima calidad gracias a la eficiencia de sus operarios, en sus históricos talleres un ejército de soldadores, carpinteros, mecánicos, paileros y pintores, construyen carros, góndolas y cabooses.

Sus paredes todavía escuchan el trajín de cientos de trabajadores quienes al sonido del silbato iniciaban su actividad en las fraguas, tornos, martinetes y laminadoras.

De ese pasado dorado solo queda un inmenso Galerón lleno de recuerdos donde en su vientre permanece la maquinaria histórica y silenciosa añorante de una actividad febril que no se dará más.

Actualmente Apizaco es diferente con un futuro halagador y una población que sobrepasa los 130.000 habitantes que luchan por no perder Identidad a causa de su crecimiento urbano, ubicado por encima de la media nacional.

Sustenta su progreso y evolución en la industria, comercio y más de 140 instituciones educativas, esto ha propiciado lograr  una superación,  con el deseo de un municipio con mayores fuentes de trabajo, seguridad, salud y cultura y así promover nuestro futuro con absoluta armonía, equidad y justicia.

La primera iglesia de esta ciudad, que se construyó fue en el año de 1873, habiendo colocado la primera piedra María de la Luz García.

Dicha iglesia era un jacalón de cincuenta metros de largo por quince de ancho con techo de dos aguas, cubierto con lámina. Se encontraba ubicada al lado poniente del zócalo.

Durante su construcción existió un periodo en la década de 1950 en que la Basílica se quedó sin torres a falta de recursos económicos, y gracias a Mario Moreno Reyes, mejor conocido como “Cantinflas”, que aportó económicamente y se pudo concluir el templo.

La Basílica de Nuestra Señora de la Misericordia (basílica menor), es una iglesia católica ubicada en la ciudad de Apizaco.

Su construcción empezó en la tercera década del siglo XX y se culminó en el año 1960. En el estado de Tlaxcala es el único edificio religioso que cuenta con este tipo de arquitectura neogótica, que recuerda a las grandes catedrales de Alemania.

Se invierten 70 mdp en imagen urbana 

Esta urbe es famosa por haber sido centro de un complejo ferroviario que en la década de los 50, del siglo pasado unía a la zona sureste país con el Distrito Federal.

Luego de medio siglo de abandono, en el sexenio pasado autoridades federales y estatales invirtieron más de 70 millones de pesos en el mejoramiento de la imagen urbana del Centro Histórico de la ciudad de Apizaco.

Así, se nauguró la rehabilitación del monumento La Maquinita, ícono de Apizaco, así como las mejoras a la Avenida 16 de Septiembre, obras que contribuyen al embellecimiento de la ciudad y potencian el crecimiento del turismo.

Autoridades estatales y municipales hicieron "el corte del listón frente a la Máquina 212, y luego se recorrió la avenida recientemente remozada".

Ahora la ciudad luce mejor con la majestuosidad del monumento La Maquinita y el arreglo de la Avenida 16 de Septiembre".

Al respecto, Jorge Luis Vázquez Rodríguez, ex alcalde de Apizaco, dijo que "estas obras se suman a pavimentaciones, adoquinamientos, banquetas, guarniciones, modernización de parques, mejoramiento de la carretera San Luis Apizaquito-Tetla".

Así como a la rehabilitación y ampliación de la carretera Apizaco- Matlalohcan, subtramo Maquinita, "el puente Atenco y su ampliación transversal, así como al aumento a cuatro carriles y puente vehicular de la Avenida Tecnológico".

La inversión realizada para la modernización de -la zona de- La Maquinita fue de 22 mdp, recursos ejecutados por el gobierno del estado, a través el Programa de Infraestructura para el Desarrollo Urbano y Rural Sustentable 2014".

Entre las acciones que se emprendieron fueron de 3,680 m de pavimento de concreto estampado, 126 metros de guarniciones de concreto simple y 1,309 metros cuadrados de banquetas.

Este sitio posee iluminación ornamental con 189 reflectores, cinco postes de doble brazo de alumbrado público, un pedestal de concreto armado para La Maquinita y un espejo de agua con 24 borbollones.

Además, consta de jardinería ornamental con césped y plantas, bodega y cuarto de máquinas, una cisterna de concreto armado, red de drenaje pluvial, un sistema con efectos de humo y sonido, así como cinco semáforos.

En la avenida 16 de Septiembre se aplicaron 51.3 mdp, y "las acciones consistieron en 21,978 m2 de pavimento de concreto, 10,989 m3 de capa sub-rasante y 4,396 m3 de base hidráulica, entre otros".

Ciudad problema 

Pese a que Apizaco cuenta con los atributos para ser una Ciudad Modelo por sus amplias calles con camellones, en cada administración municipal reviven los mismos problemas.

Los cientos de baches se apoderan de las amplias vialidades, es una tarea sin fin que requiere de cuantiosa inversión que escapa a la capacidad de las administraciones locales.

Lo mismo que el desorden urbano y la falta de planeación al autorizar los gobiernos municipales la instalación de empresas altamente consumidoras de agua y los fraccionamientos nuevos colapsan los servicios de agua potable, drenaje y alumbrado.

Ahora mismo la administración municipal de extracción panista de Julio Cesar Hernández Mejía enfrenta severos problemas para la recolección de la basura de tal forma que los amplios camellones lucen llenos de basura.

El comercio informal se apodera cada día de las calles y sus banquetas, lo mismo que el comercio establecido que para hacer competencia también saca sus mercancías a la calle.

La inseguridad es creciente, robos asaltos, asesinatos y principalmente el robo de autos puntean las estadísticas de los delitos que se cometen en Tlaxcala. sin que la policía municipal pueda contener la ola delictiva.

El caos total significa la anarquía de los transportistas, quienes con las bases de una veintena de líneas de transporte han convertido a la otrora Ciudad Modelo de Apizaco, en una caótica “Ciudad Problema” que ante la impotencia de su autoridad ve como crecen cada día los problemas urbanos de manera incontrolada.