13/Diciembre/2018 P A CDMX: 17° EDOMEX: 20° PUE: 14° HID: 11° MOR: 17° QUER: 15° TLAX: 14° 1 y 2

Foto: Cortesía

Reconoce Otto Granados insuficiencias y pendientes en política educativa

Sergio Ramírez 2018-10-30 - 14:37:06

Destaca que el analfabetismo en México registró 4.1%, la tasa más baja de la historia

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Otto Granados Roldán, afirmó este martes que la política educativa de la actual administración, sustentada en la reforma de 2012-2013, exhibe avances, aciertos y objetivos alcanzados, pero también áreas de oportunidad, insuficiencias y pendientes.

“Toda transformación educativa sistémica es un proceso sumamente complejo que madura y se consolida a largo plazo”, manifestó al iniciar su comparecencia ante el Pleno de la Cámara de Diputados, con motivo del análisis del sexto y último informe de gobierno del Ejecutivo federal.

El funcionario federal comentó que la acción educativa del Estado mexicano, durante el actual sexenio, se ha orientado a “tener mejores logros de aprendizaje, mejores maestros, mejores contenidos y mejores escuelas para todos”.

Sin embargo, “falta mucho por hacer, el camino es difícil y sinuoso; la buena educación es por definición una obra en construcción, pero empezamos a observar algunos avances”.

Refirió que México tiene el noveno sistema educativo más grande del mundo, con 36.5 millones de alumnos –1.2 millones más que en 2012– y dos millones 85 mil maestros, que trabajan en 258 mil escuelas, de las cuales el 86 por ciento es pública.

“Ofrecer una buena educación equitativa e incluyente en un país así, es un desafío institucional, político y presupuestal mayúsculo, pero, sobre todo, es un reto moral y ético”, indicó.

Granados Roldán destacó que la escolaridad promedio de la población mexicana alcanza los 9.5 grados y la tasa de analfabetismo es de 4.1 por ciento, “la más baja de toda la historia”.

Indicó que en el país existen 90 mil primarias y en la mitad de ellas estudia el 87 por ciento de la matrícula. En la otra mitad, están inscritos el 13 por ciento restante de estudiantes.

“La educación básica atiende ya a 24.4 millones de alumnos, alcanzando una cobertura de casi 96 por ciento entre la población de tres a 14 años de edad, aunque en primaria y secundaria el indicador es prácticamente universal”, comentó.

“En educación superior, los datos preliminares del ciclo 2018-2019 indican que la cobertura podría llegar al 39.9 por ciento, casi 8.0 puntos porcentuales más que en el año 2012”, abundó.

Apuntó que hace ocho años únicamente uno de cada ocho jóvenes de hogares desfavorecidos cursaba la educación superior, hoy lo hace uno de cada cuatro.

“Hoy, en todas las modalidades, 4.5 millones de jóvenes estudian una carrera y de ellos más de un millón 100 mil estudiantes provienen de sectores socioeconómicos rezagados”, expuso.

En materia de infraestructura educativa, dijo, se habrán invertido hacia el final del sexenio, mediante distintos fondos y programas, casi 139 mil millones de pesos, el mayor monto en las últimas cinco décadas.

Respecto a los diversos procesos del Servicio Profesional Docente, refirió que hasta ahora han participado más de un millón 520 mil docentes de educación básica y de media superior.

“Gracias a ello, 242 mil maestras y maestros han obtenido su plaza o promoción de manera transparente y exclusivamente por su esfuerzo, su mérito y su capacidad, y más de 133 mil docentes, están percibiendo ahora distintos incentivos económicos al haber obtenido las calificaciones más altas en su desempeño”, expresó.

Sobre las pruebas para evaluar los logros de aprendizaje, sostuvo que se empiezan a ver mejoras, en Planea, por ejemplo, entre 2015 y 2017, 11 entidades incrementaron significativamente sus resultados en lenguaje y comunicación y 18 en matemáticas.

Finalmente, señaló, con la creación del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, ha sido posible introducir eficiencia y transparencia en el pago de los servicios de educación básica y normal en los estados; cumplir con obligaciones fiscales federales y regularizar más de 44 mil plazas cuyo costo equivalía a más de cinco mil millones de pesos anuales.