16/Diciembre/2018 P A CDMX: 9° EDOMEX: 10° PUE: 7° HID: -1° MOR: 12° QUER: 5° TLAX: 2° 0

Foto: Cortesía

Prevalecen en Tlaxcala las tradiciones del culto a la muerte

Pedro Morales 2018-11-01 - 07:52:53

Como cada año, la celebración de Todos Santos en Tlaxcala significa el riguroso cumplimiento de las tradiciones más arraigadas entre los tlaxcaltecas, es tiempo de convivir y de mantener vigentes los valores que les inculcaron los mayores.

Año con año en pueblos y comunidades, el olor a guayaba, incienso, pan recién horneado, flores y los aromas de los dulces tradicionales de camote, calabaza o arroz con leche impregnan y perfuman el ambiente.

Para los habitantes de Tlaxcallan, el culto a los muertos representa una celebración de la vida. Se trataba de sentir cerca de nosotros a nuestros seres queridos.

También se acostumbra visitar el camposanto con flores, veladoras y comida que se consumía en compañía de las almas de los seres queridos.

Al transcurrir los siglos, el carácter ritual y solemne del culto a los muertos fue adquiriendo un tono festivo, en el que se agregaron elementos como las calaveritas de azúcar, el papel picado, pan de muerto.

Diversos dulces típicos e incluso la costumbre de escribir ingeniosos versos alusivos a la muerte de personajes conocidos que aún viven, las otras calaveritas: las literarias.

Sobre las ofrendas de muertos, los componentes más representativos de éstas son los siguientes:

Mantel blanco como símbolo de la pureza y alegría.

Agua para que los difuntos sacien su sed. También se suele preparar aguas de sabores.

Cirios y veladoras para que las almas de los muertos puedan encontrar su destino.

Al colocarlas en cruz se representa también los cuatro puntos cardinales, de modo que se entrelazan la tradición católica y la prehispánica.

Fruta como la caña, naranja, mandarina, guayaba, se repartía entre los niños que llegaban a “pedir su calaverita” el 2 de noviembre.

Papel picado colorido trabajo artesanal que simboliza el viento y añade un ambiente festivo a la ofrenda.

Comida. Los platillos que le gustaban al difunto. Suele ser comida típica mexicana como arroz, mole, tamales o frijoles.

Calaveras de azúcar. Réplicas de cráneos humanos, comúnmente decoradas con varios colores y un papel con el nombre del ser querido, también se pueden hacer de amaranto y chocolate.

Tierra o ceniza símbolo de nuestra condición mortal e influencia del catolicismo: “polvo eres y en polvo te convertirás”.

Pan de muerto preparado especialmente para esta temporada, hablamos de las hojaldras, tiene forma redonda, es cubierto de azúcar y  decorado con masa en forma de huesos.

Copal e incienso,  el aroma guía a las almas hacia la ofrenda, este humo, producto de quemar resinas vegetales, llena el espacio entre la tierra y el cielo.

Dulces típicos, como el de calabaza, camote y guayaba, también se colocan alegrías de amaranto y miel. Bebidas alcohólicas tequila, pulque, mezcal y cigarros, sólo para las ofrendas de adultos.

Flor de cempasúchil su nombre viene del náhuatl y significa “flor de cuatrocientos pétalos”. Su color amarillo representa al sol, que guía el alma del difunto, los pétalos también son utilizados para decorar y formar un camino hacia el altar.

Ese encuentro anual entre las personas que la celebran y nuestros antepasados, desempeña una función social que recuerda el lugar del individuo en el seno del grupo y contribuye a la afirmación de la identidad.