14/Diciembre/2018 P A CDMX: 21° EDOMEX: 19° PUE: 19° HID: 19° MOR: 20° QUER: 18° TLAX: 19° 9 y 0

Foto: Cortesía

Mejoran móviles para incorporarlos a Internet de las Cosas

Redacción 2018-11-23 - 11:32:39

El trabajo de investigación doctoral de Rafael Pérez Torres, realizado en el Cinvestav Unidad Tamaulipas, busca mejorar la eficiencia energética de los dispositivos de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

El concepto de Internet de las Cosas es un nuevo paradigma tecnológico en el que diversos objetos (sensores y actuadores) están conectados entre sí para intercambiar información recolectada de su entorno.

El proyecto, dirigido por los investigadores César Torres Huitzil e Hiram Galeana Zapién, propone una novedosa solución basada en sistemas cognitivos dinámicos, que dota al smartphone de capacidades de aprendizaje, memoria y toma de decisiones de forma autónoma, sin necesidad de comunicación alguna con un servicio de cómputo en la nube.

En un comunicado del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) Galeana Zapién dijo que “una de las características de la plataforma propuesta está basada en el uso de los sistemas cognitivos dinámicos, los cuales tienen la capacidad de mantener una memoria y utilizarla para la toma de decisiones por parte de los dispositivos”.

La plataforma móvil propuesta implementa el concepto de sistemas cognitivos dinámicos en dispositivos de IoT.

De acuerdo con el grupo de investigadores, la plataforma es capaz de identificar y aprender eventos relevantes de la movilidad del usuario. Asimismo, la información aprendida le permite tomar decisiones, sin intervención alguna, por parte del usuario o servicio externo para ahorrar energía.

En el caso de aplicaciones basadas en ubicación en smartphones, el dispositivo puede recolectar datos de ubicación del usuario; es capaz de detectar y guardar en memoria los lugares que visita, y a partir de ello hacer estimaciones y predicciones de los hábitos de movilidad (lugares frecuentados, tiempos de permanencia, llegadas y salidas, entre otras cosas).

La información que el dispositivo crea a partir de su interacción con el entorno es utilizada para ajustar la frecuencia de muestreo del Sistema de Posicionamiento Global (GPS), por ejemplo, cuando el usuario entra a un punto de interés, el sistema cognitivo dinámico estima el tiempo de salida, basado en la información aprendida.

Después, utilizando una política de muestreo se ajusta la frecuencia de muestreo del GPS, que redunda en una reducción en el consumo de energía. Así, la cantidad de información que se produce a partir de la interacción del usuario con sus puntos de interés habilita en el dispositivo, un mayor grado de conciencia sobre la movilidad de la persona.

Los dispositivos habilitados con un GPS y conectados al Internet de las Cosas podrían verse beneficiados con el sistema, que permite identificar cuándo encender y apagar el sistema de localización para ahorrar energía, sin detrimento de la precisión del seguimiento de ubicación. 

El sistema propuesto se implementó en smartphones (teléfonos inteligentes) con sistema Android, y mantiene activo un servicio basado en ubicación con el que fue posible extender la vida de la batería alrededor de 26 horas, comparado con un muestreo fijo del GPS.

Los beneficios aparecen después de 12 horas de iniciadas las pruebas, momento en el que el sistema ha aprendido los puntos de interés más importantes.

Los investigadores del Cinvestav Unidad Tamaulipas buscan generar una patente que integre el mecanismo de detección de patrones de movilidad y de su utilización para ahorro de energía de forma autónoma por un dispositivo móvil, aunque también consideran continuar con su proyecto, a fin de mejorar las características de autonomía en inteligencia del sistema.