12/Diciembre/2018 P A CDMX: 20° EDOMEX: 20° PUE: 19° HID: 22° MOR: 20° QUER: 19° TLAX: 19° 3 y 4

Foto: Cortesía

Acusan a CONAGUA de ser responsable de creciente fracking en Puebla

Samuel Vera Cortés 2018-12-05 - 14:03:02

 José Luis Bello, dirigente de a Asamblea Social del Agua aseguró que la Comisión Nacional del Agua avala los lineamientos que permiten el fracking en distintas comunidades. 

Las autoridades federales de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), no consideran al fracking como una actividad altamente riesgosa, por eso avalan las graves deficiencias en los lineamientos al respecto, que permiten a las empresas del ramo abusar de las comunidades en que se instalan, aseguró el dirigente de la Asamblea Social del Agua (ASA), José Luis Bello, quien agregó que permiten el uso de aguas nacionales para la actividad de fractura hidráulica.

Aseguro que por eso las empresas nacionales y transnacionales que buscan llevar a cabo esa actividad en territorio poblano no se tienen que someter a los estudios de riesgo, y además gozan de la complacencia de las autoridades de los tres órdenes de gobierno, municipales, estatales y federales.

En ese contexto, el defensor del agua señaló que la Red Regional de Monitoreo, es manejada por las propias empresas que se dedican al fracking, por lo que se descartan sanciones y posibles riesgos al territorio, con lo que pueden actuar de manera discrecional si así lo desean.

Y aunque aseveró que las comunidades rurales e indígenas que existen en las regiones en que se tienen proyectadas las acciones de fractura hidráulica tienen restringidos los permisos para nuevos pozos, el integrante de la ASA mencionó que otra facilidad que se le permite a las empresas nacionales y transnacionales dedicadas a esa actividades que pueden construir un pozo cada 250 kilómetros cuadrado.

Asimismo sostuvo que las autoridades federales serán las directamente responsables para remediar cualquier daño que se presente en contra de las aguas nacionales y del medio ambiente, porque tampoco prevén un mecanismo que contenga la actividad que genera daño a las comunidades más necesidades.

José Luis Bello, precisó que la experiencia indica que también es palpable el fenómeno de los desplazamientos humanos de las comunidades rurales e indígenas, ya que son obligados a abandonar sus tierras y su único patrimonio, en busca de espacios que satisfagan sus necesidades básicas.