29/Enero/2023 P A CDMX: 20° EDOMEX: 14° PUE: 10° HID: 7° MOR: 21° QUER: 11° TLAX: 9° 0

Foto: Megalópolis

Destruyen agricultura e industria los recursos naturales de Tlaxcala

Pedro Morales 2016-09-12 - 08:05:05

Por más esfuerzos que se hacen, es la hora en que no se ha logrado sanear la cuenca del Alto Balsas, integrada por los ríos Zahuapan- Atoyac, que en el sur del Tlaxcala lleva tal carga de contaminantes que impide la utilización de sus aguas para riego. A pesar de ser una Área Natural Protegida desde hace 72 años, el Parque Nacional de la Malinche ha perdido más de la mitad de su cubierta forestal, se ha transformado en zonas agrícolas, ganaderas y la tasa de deforestación en la región es mayor a la media nacional.

Hasta hace poco más de una década, el estado de Tlaxcala aún conservaba sus recursos naturales casi como los dejaron los fundadores olmecas-xicallancas, quienes se dedicaron a la agricultura de riego y temporal por siglos.

Así las actividades paralelas tenían un equilibrio con la naturaleza, pero este equilibrio ya se ha roto con el pretexto de la modernización, empresas y gobierno despojan a los tlaxcaltecas de sus riquezas naturales.

Las tierras de labor, antes productivas, aprovechaban el agua de sus ríos y ahora han sido invadidas por planchas de asfalto y cemento, la tierra se ahoga por las agresiones del ser humano, el agua esta contaminada.

Hablar con un anciano tlaxcalteca representa viajar a un mundo maravilloso donde en el río Zahuapan había peces de colores, la gente tomaba de su agua, se bañaba, se curaba y ahora se ha convertido en canal de aguas pestilentes.

Cerros y montañas son devastados por la mano del hombre, para quitar tierra al bosque y dedicarlo a una incipiente agricultura que no prospera; ni se diga en las principales ciudades donde la mancha urbana acaba con los recursos naturales.

Los gobiernos, hasta el actual, han fracasado en sus intentos por mantener el equilibrio ecológico y desde la gestión de Emilio Sánchez Piedras se ha ganado en avances tecnológicos que solo benefician a unos cuantos.

Se inventaron dependencias para proteger el entorno, pero en Tlaxcala ni la Profepa, Semarnat o Coordinación Estatal de Ecología ha logrado parar el ecocidio que se convierte la explotación del agua, del bosque y del agua.

Han fracasado las plantas de tratamiento, las nuevas y las viejas, el río ha muerto y eso nadie lo puede remediar, antes el Zahuapan daba vida, ahora da muerte convertida en cáncer o leucemia.

Mueren miles de peces por contaminantes en Texcalac

Con gran espanto a mediados del 2005, habitantes de Santa María y Guadalupe Texcalac, del municipio de Apizaco reportaron la muerte repentina de miles de peces en la presa “Las Cunetas”.

Un mes antes, explotó la empresa Daw química, de donde se sospecha provinieron los elementos tóxicos —vía aguas residuales— retenidas en la planta de tratamiento de Ciudad Industrial Xicohténcatl I.

Juan Vázquez Vázquez, presidente de la Red Ciudadana por el Cuidado del Agua de San Luis Apizaquito, del municipio de Apizaco, aseguró que la muerte de miles de peces es sólo una pequeña parte del problema de contaminación.

Señaló que la muerte de peces superó los 400 mil, ya que solamente se ha cuantificado a los que flotaron y quedaron fuera del agua, pero existe la certeza de que el fondo de la laguna está “tapizado” de peces sin vida.

Carpas son envenenadas por la contaminación en Xaltocan

Decenas de carpas aparecieron muertas en la laguna de San Simón Tlatlahuquitepec, la presidenta de comunidad, María Victoria Marcelina Hernández Lozano denunció en diciembre del 2013 los hechos ante las autoridades ambientales.

Dijo que se calcula que miles de peces están en riesgo de desaparecer a consecuencia de la contaminación, como ocurrió el pasado 22 de noviembre, cuando vecinos del lugar le reportaron sobre la aparición de los peces muertos.

Los peces aparecieron flotando muertos, se trata de carpas, por lo que se ha dado aviso a la delegación estatal de la Conagua y Profeco a través del oficio  PC/SST/SOL/025/2013.

Ecocidio en San Pedro Ecatepec

La muerte de tres bovinos en la comunidad de San Pedro Ecatepec del municipio de Atlangatepec puso al descubierto en el 2005, un tiradero a cielo abierto de residuos tóxicos industriales.

Tres camiones de carga llegaron en la madrugada del sábado seis de enero para depositar su carga de desechos tóxicos, los costales que formaron cinco montículos tenían el logotipo de la empresa Ferromex.

Los desechos tóxicos que aparentaban ser residuos de alguna empresa fundidora fueron depositados como relleno en tierras ejidales de San Pedro Ecatepec a un costado del camino de terracería que comunica a la colonia Santa Elena con Ecatepec.

Descubren almacenamiento de residuos peligrosos en el municipio de Tlaxco

Habitantes de Buenavista, comunidad perteneciente al municipio de Tlaxco, denunciaron el 2008,  que de la noche a la mañana aparecieron cientos de tambos, envases y estructuras con claras huellas de proceder de una empresa química.

Al rastrear la procedencia de una supuesta fábrica de jabones que almacenaría en tierra de labor dedicada a la producción e cebada elementos químicos desconocidos que reventaban los tambos y mataban la tierra.

Cabe destacar que elementos parecidos se almacenen en los patios traseros de al empresa Clorobencenos, ubicada en el territorio de El Carmen Tequexquitla, pero nada se le pudo comprobar a la empresa.

Al transcurrir las investigaciones, una noche se vieron grandes llamaradas de la zona de almacenamiento, al menos diez fuertes explosiones alarmaron a los lugareños que  tienen sus casas  a menos de un kilómetro de distancia.

Agoniza el río de los tlaxcaltecas

En Tlaxcala por más esfuerzos que se hacen, es la hora en que no se ha logrado sanear la cuenca del Alto Balsas, integrada por los ríos Zahuapan- Atoyac, que en el sur del Tlaxcala lleva tal carga de contaminantes, que impide la utilización de sus aguas para riego y menos para el consumo humano.

Al comentar un panorama del saneamiento del agua en Tlaxcala, el ex director estatal de la Conagua, Salvador Domínguez Sánchez expuso en el maro internacional del “Día del Agua” ante alcaldes y diputados locales, que “alrededor de un centenar de plantas de tratamiento no operan correctamente”.

Advirtió que en Tlaxcala se tienen funcionando 440 pozos para la extracción de agua potable, 643 más para uso agrícola; de los cuales 180 se encuentran desmantelados y abandonados.

Además de otros 118 pozos para la industria y otros 90 pozos para otros usos como albercas o auto lavados, de tal forma que suman alrededor de mil 300 los pozos que extraen cada día agua del subsuelo.

Tala ilegal y agricultura devoran al Parque Nacional de la Malinche: Greenpeace

A pesar de ser una Área Natural Protegida (ANP) desde hace 72 años, el Parque Nacional de la Malinche ha perdido más de la mitad de su cubierta forestal, se ha transformado en zonas agrícolas, ganaderas y la tasa de deforestación en la región es mayor a la media nacional.

Un estudio realizado por investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM indica que en 1938 el parque tenía 45 mil hectáreas, que en su mayoría estaban cubiertas por bosques y diferentes tipos de vegetación.

Actualmente, 51 por ciento, alrededor de 23 mil 612 hectáreas, han sido convertidas a la agricultura de temporal con relativo éxito, se han multiplicado los asentamientos humanos y áreas sin cobertura vegetal aparente.

Las autoridades de Puebla y Tlaxcala, que administran 30 y 70 por ciento del parque respectivamente, no cuentan con un plan de manejo coordinado o programas efectivos para revertir esta situación.

Los programas y subsidios son contradictorios y ocasionan un nivel incipiente de manejo y conservación.

Greenpeace está preparando una propuesta para alcanzar una tasa cero de deforestación a más tardar en el año 2020.

Ecocidio en Zacatelco

El caso más reciente fue la tala de centenarios árboles en el atrio del templo a Santa Inés en Zacatelco, acción que irrito fuertemente a los pobladores, quienes de forma inmediata exigieron la intervención de las autoridades correspondientes, para que se dé un castigo ejemplar a los responsables.

Al hacer la denuncia pública los pobladores señalaron como responsable al presbítero Elpidio Pérez Portilla, quien dijeron habría dado la orden del derribo de al menos unos ochos árboles que tienen varias décadas de vida, para presuntamente vender la madera.

Incluso señalaron que existe la posibilidad de que el ecocido, se habría perpetrado sin los permisos correspondientes, por lo que insistieron en exigir la intervención de las autoridades estatales y federales.


Noticias relacionadas