29/Mayo/2022 P A CDMX: 18° EDOMEX: 15° PUE: 10° HID: 7° MOR: 23° QUER: 11° TLAX: 9° 0

Foto: Internet

Hidalgo, quinto lugar en expulsión de mano de obra a Estados Unidos

Norma López 2016-09-19 - 08:58:21

De acuerdo con datos de la Oficina de Atención al Migrante en el Estado y el Extranjero, la migración en esta entidad comenzó en la década de los 70 y para 1980 se tuvo un "boom", donde los menores solo esperaban concluir la primaria para buscar cruzar la frontera

Con una cifra de alrededor de 280 mil migrantes, Hidalgo se ubica como el quinto estado a nivel nacional en expulsión  de mano de obra, el llamado sueño americano ha sido perseguido sobre todo por varones del Valle del Mezquital, quienes ante la falta de empleo buscan en los Estados Unidos las oportunidades que la vida les negó en sus comunidades de origen.

Si se habla de migración en Hidalgo, el Valle del Mezquital es sin duda un referente. Considerado por muchos años como una de las zonas más pobres no sólo de México, sino del mundo, donde incluso algunos parámetros de bienestar social eran comparados con países africanos, los indígenas del Valle del Mezquital vieron en la migración la oportunidad de sobrevivir.

De acuerdo con  datos de la Oficina de Atención al Migrante en el Estado y el Extranjero, la migración en esta entidad comenzó en la década de los 70 y para 1980 se tuvo un "boom", donde los menores solo esperaban concluir la primaria para buscar cruzar la frontera.

 El 85 por ciento de quién emigra en esta entidad son hombres y la mayoría de ellos salen del Valle del Mezquital, posteriormente a esa zona la migración se extendió a Tulancingo, al altiplano, pero también la Sierra y la Huasteca han replicado este fenómeno.

Los 80, la migración cobró gran fuerza

Durante los años 80 Hidalgo tuvo la más fuerte expulsión de migrantes, familias enteras abandonaron sus comunidades para buscar una mejor vida en la Unión Americana, pronto las condiciones de vida de muchos habitantes  comenzaron a cambiar. Lo mismo el panorama,  los pueblos  sin servicios, ni pavimentación en sus calles;  tenían otro rostro.

Las casas estilo californiano, pronto empezaron a surgir y así en medio de una cerró o de un terreno alejado se podían vislumbrar  casas que eran la envidia y el sueño de muchos habitantes. Pero no sólo las edificaciones impulsaron la migración en estas regiones, también las "trocas" que en fin de años lucían los migrantes eran un aliciente para que cada día se incrementará más esta migración.

Así pasaron los años y de ser el noveno estado con el mayor número de migrantes, Hidalgo se ubicó en el quinto lugar, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo), solo por debajo de estados como Guerrero, Michoacán, Zacatecas y Estado de México.

Las autoridades destacan que los hidalguenses se ubican en los Estados Unidos en el área de servicios, que son hoteles, restaurantes y también en la construcción y algunos en el campo.

En tanto que los lugares a donde emigran son California, donde existen cerca de 81 mil paisanos, mientras que en Texas 45 mil, Florida 26 mil, Georgia 16 mil y en Carolina del Norte 15 mil, hasta Chicago donde hay aproximadamente unos siete mil hidalguenses.

La migración de esta entidad es indocumentada en su mayoría, además de que un gran porcentaje regresa en un lapso de dos o tres años a sus lugares de origen. Sin embargo ante las condiciones de riesgo que existen en la frontera cada vez más se extiende el número de años que se quedan en los Estados Unidos.

En aumento la inseguridad y los altos costo de polleros 

La inseguridad y los altos costos de los polleros que alcanzan hasta seis mil dólares el viaje han provocado que cada vez tarden más tiempo en retornar, algunos lo hacen hasta después de una década.

Estas mismas condiciones según explican organizaciones como el Consejo Supremo Ñhañhu, ocasiona que también la migración femenina haya disminuido drásticamente debido a que las mujeres son más vulnerables y son violentadas física y sexualmente durante el trayecto.

De la misma manera que la migración aporta divisas y que cientos de comunidades muevan su economía por las remesas que envían los connacionales, también ha traído una serie de problema que van desde el desarraigo, la desintegración familiar, perdida de identidad, incluso se tienen cambios en patrones sociales y religiosos que muchas comunidades no están preparadas para ello.

Uno de los hechos más comunes en las familias de migrantes es la desintegración familiar. Julia lo sabe bien, porque es una de las miles de mujeres que en todo México esta a la espera de que su marido regrese algún día.

Familias separadas por la migración, una realidad

Originaria de la comunidad de Cocineras en el Valle del Mezquital cuenta que desde  hace 15 años que se casó, su esposo Juan le advirtió que tendrían que vivir separados por un tiempo ya que seguiría los pasos de su padre y de sus hermanos, buscar un empleo en los Estados Unidos.

Para ella esta situación no le es ajena debido a que en a familia también hay antecedentes migratorios,  dos de sus seis hermanos se encuentran en los Ángeles. A veces es bastante complicado, en mi caso tengo dos niños que prácticamente no conocen a su papá solo en fotos, los niños tienen cuatro y cinco años pero han visto a su papá una sola vez, refiere.

"Yo no sé si tener algo de dinero vale la pena para que mis niños no sepan de su papá, no hayan jugado con él y para que yo no esté tranquila un solo día, a veces me arrepiento y siento que no debe de ser así", pero también  cuenta que de no ser por el dinero que le envía Juan su situación sería muy complicada.

Los migrantes Hidalguenses han enviado según cifras del Banco de México en el primer semestre del año 201 mil millones de dólares, en remesas lo que significa un aumento del 11 por ciento en relación al mismo periodo pero del año pasado.

Ixmiquilpan ha sido el municipio que ha captado las remesas con 27.5 millones de dólares, en segundo lugar Tulancingo con 25.3  millones de pesos.

Son estos dineros los que permiten que la familia de Juan tenga lo necesario para vivir, ropa, calzado y comida no faltan en su hogar, lo que si hace falta es el padre, el esposo y también el hijo.


Noticias relacionadas