29/Mayo/2022 P A CDMX: 18° EDOMEX: 15° PUE: 10° HID: 7° MOR: 23° QUER: 11° TLAX: 9° 0

Foto: Internet

Sombrío panorama por el debilitamiento industrial

Fernando Pérez Corona 2016-10-17 - 07:51:26

Los efectos más drásticos por la paridad peso-dólar, serán para los sectores textil y, agroindustrial, los cuales tardarán hasta dos años en recuperarse de la devaluación.

La economía mexicana ha perdido dinamismo y tiende a la baja, ya que la depreciación del peso ha hecho reaparecer la inflación, lo cual debilita la generación de empleos y aumenta los costos de fabricación.

En este escenario, el proceso electoral estadounidense ha jugado un papel protagónico en México, donde ha generando tensión y nerviosismo en los mercados financieros, particularmente en el mercado cambiario, lo que se resume a una fórmula simple: repunte de Hillary Clinton igual a apreciación del peso; repunte de Donald Trump igual a devaluación del peso; sin embargo, a diferencia de lo sucedido con las monedas de otras economías emergentes, el peso ha sido el más afectado por dicha volatilidad.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) señaló que la economía local ha entrado en un bache, según el reporte publicado a principios de octubre: “Radiografía de la economía y la industria mexicana”, el cual destaca la misma situación en la región Centro de la República, donde están también incluidos las entidades de Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Querétaro y Tlaxcala, disminución en la actividad en el Norte y Sur, y desaceleración en el Centro Norte

La organización pronostica un "mal cierre del año", pues septiembre ha sido un mes particularmente difícil para la economía, la moneda y la industria: “La economía pierde dinamismo, el peso se depreció y la industria continúa debilitándose”. 

En su estudio destaca que, “aun cuando el mercado interno sigue siendo el principal impulsor de la actividad económica, comienza a perder vigor".

De tal suerte que "sectores y empresas fabriles han recibido un fuerte impacto en sus estructuras de costos por la depreciación del peso". Por tanto, a pesar de los esfuerzos realizados para evitar su traslado a los precios finales, de a poco los consumidores han empezado a notar la situación.

“Algunos están felices porque su producción es de exportación”

Para el presidente de la  Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Horacio Peredo Elguero, los efectos más drásticos por la paridad peso-dólar, serán para los sectores textil y agroindustrial, los cuales tardarán hasta dos años en recuperarse de la devaluación.

El dirigente local consideró que hay una debilidad en ambos sectores, pues adquieren maquinaria e insumos en el extranjero y por tanto asumen deudas en dólares norteamericanos, por lo que el escenario dilatará el crecimiento en ambos hasta por 24 meses como mínimo y reducirá la creación de nuevos empleos: "Algunos están felices porque su producción es de exportación, pero otros, como aquellos que tienen en la importación su principal insumo, ven un panorama complicado”, acotó.

En este tenor, el más reciente reporte del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index), refleja un impacto positivo en las remuneraciones por ventas al extranjero para Puebla, al acumular 3.2 por ciento de crecimiento al cierre de septiembre, lo que significó mil 215.9 millones de pesos.

No obstante, las mediciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), muestran que el sector exportador disminuyó 3.23 por ciento en el número de establecimientos con ventas al extranjero y aunque tuvo un aumento marginal de 0.33 por ciento en empleos, cayeron los salarios en 0.45 por ciento.

Pierde dinamismo la industria automotriz

El rubro automotriz, el de mayor relevancia en Puebla, no ha dejado de mostrar malas cifras, porque su mercado principal: Estados Unidos no repunta. El mismo reporte de Index advierte una pérdida de dinamismo.

La fábrica de Volkswagen de México, instalada en Cuautlancingo, destina 80 por ciento de su producción al extranjero.

En 2016 ha reducido en 19.5 por ciento sus exportaciones, lo cual provoca menos ingresos en dólares al país.

Al sector industrial se suma el inmobiliario, donde se prevé una contracción en las ventas por el encarecimiento de las vivienda residencial media, mientras que el sector de la construcción ha tenido que ajustar sus metas por un mayor costo en la producción de inmuebles.

La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), calculó que habrá una reducción de 5 por ciento en las ventas de inmuebles por el impacto indirecto en la volatilidad del peso frente al dólar norteamericano.

El turismo, un sector altamente beneficiado

En contraste, es necesario reconocer el crecimiento de 7.3 por ciento en el número de turistas en la entidad, sobre todo en los visitantes extranjeros, que aumentaron 19 por ciento, respecto a 2015, a decir del secretario de Turismo, Roberto Trauwitz Echeguren, quien ve en la devaluación del peso una oportunidad para el sector.

Algo similar sucede en el ámbito agrícola, por ejemplo en la región de Tepeaca–Tecamachalco, donde aumentaron 30 por ciento las ganancias por exportación de hortalizas, principalmente cilantro, brócoli, apio y lechugas para beneficio de los productores de 40 municipios donde se producen anualmente 700 mil toneladas.

Sin embargo, estos dos conjuntos no dan para impulsar el dinamismo local, ni siquiera el crecimiento de las remesas, las cuales sumaron sumaron 376.3 millones de dólares en el segundo trimestre, 6.08 por ciento más que los 354.7 millones registrados en el mismo periodo anterior.

Está por demás advertir que vienen tiempos difíciles en Puebla y México, por lo que todos  los sectores productivos apuestan a una mejoría en la conducción de la política económica


Noticias relacionadas