06/Diciembre/2022 P A CDMX: 18° EDOMEX: 13° PUE: 10° HID: 7° MOR: 21° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Foto: Cortesía

Trabajan y viajan al mismo tiempo nómadas digitales

Redacción 2022-11-12 - 08:18:27

El hombre de 30 años voló a Houston en mayo para recoger una computadora portátil que su nueva compañía envió a la dirección que les dio.

John pasó el invierno de 2020 quitando la nieve de su porche delantero en Filadelfia. O al menos eso es lo que le dijo a su jefe que estaba haciendo.

El consultor tecnológico en realidad estaba viajando por el mundo, yendo a Líbano, Dubai, Vietnam, Canadá y Australia. Siguió haciéndolo incluso cuando comenzó un nuevo trabajo el año pasado con un empleador que cree que vive y trabaja en Houston.

John (no es su nombre real) usa una VPN para ocultar dónde vive, trabaja en el horario de Estados Unidos, usa fondos virtuales de Zoom y observa el clima de Houston para poder dar pistas sobre su supuesta ubicación.

Para mantener la fachada, el hombre de 30 años voló a Houston en mayo para recoger una computadora portátil que su nueva compañía envió a la dirección que les dio, en realidad la casa de un amigo, antes de regresar a Dubái.

John es uno de los muchos “trabajadores sigilosos” que mienten a sus jefes sobre su ubicación. Bloomberg acordó mantener en privado sus nombres reales porque les preocupaba ser despedidos de sus trabajos. Los impulsa el alto costo de vida en las grandes ciudades de EU, la flexibilidad del trabajo remoto y el deseo de lograr un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Saben que corren el riesgo de perder sus trabajos si los atrapan, pero dicen que vale la pena.

“La gente quiere la libertad de trabajar desde cualquier lugar, y no se detienen solo porque sus jefes intentan que vuelvan a la oficina”, dijo David Abraham, cofundador de Outpost, una empresa de coworking con sede en Bali.

La pandemia cambió radicalmente la cultura laboral y dio a muchos empleados la oportunidad de trabajar desde casa por primera vez. Para algunos, no estar atados a una oficina significaba que podían mudarse a otra ciudad o incluso a un nuevo país. De repente, fue posible trabajar, digamos, desde Portugal para una empresa con sede en Nueva York, y al menos 30 países han comenzado a ofrecer visas de nómada digital desde 2020.

A medida que la vida vuelve a la normalidad y muchos empleadores les dicen a los trabajadores que regresen a la oficina , hay un creciente rechazo por parte de aquellos que no quieren renunciar a su estilo de vida de trabajo remoto.

Alrededor del 66 por ciento de los empleados no le dicen a su empleador cada vez que trabajan desde fuera de su estado o país de origen, según una encuesta de la empresa de movilidad global Topia, y un número creciente de trabajadores dice que preferiría renunciar antes que verse obligado a volver al trabajo.

Carpe Diem

Chris, un neoyorquino que vive con sus padres, pasa unos siete meses al año en el extranjero, algo que su empresa con sede en EU no sabe.

El ingeniero de software de 29 años de una gran empresa de medios comenzó a viajar a fines de 2020. Fue a Cancún en México antes de dirigirse a Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Grecia, Turquía, Sudáfrica e Israel. Su salario anual de 130 mil dólares y la falta de pagos de alquiler le permiten volar y disfrutar de estadías de 25 dólares por noche en Airbnbs.

Chris es consciente de que corre el riesgo de perder su trabajo, algo que ya le sucedió a un amigo y al amigo de un amigo, pero dijo que vale la pena. Quiere viajar ahora y no cuando sea mayor y esté en peor forma

“Desde la pandemia, las personas sienten que tienen más derechos sobre sus propias vidas”, dijo Abraham de Outpost. “No quieren que sus jefes les digan dónde trabajar. Siempre y cuando se haga el trabajo, dicen: ‘¿Cuál es la diferencia?’”

Esta actitud de laissez-faire choca con la opinión de la mayoría de los empleadores sobre los nómadas digitales. Si bien algunas empresas aún ofrecen flexibilidad ( Salesforce y Spotify han anunciado políticas de trabajo desde cualquier lugar), muchas otras les han dicho a los trabajadores que deben regresar a la oficina al menos unos días a la semana.

Trabajar en el extranjero conlleva una serie de problemas fiscales y de inmigración, algunos de los cuales pueden afectar los resultados de las empresas, dijo Chantel Rowe, vicepresidente de gestión de productos de Topia.

Las empresas pueden verse obligadas a pagar impuestos adicionales si los empleados pasan una cierta cantidad de tiempo, generalmente más de la mitad del año, en otro país. También se enfrentan a multas si los empleados trabajan en el extranjero sin el permiso de trabajo adecuado.

Para evitar ese riesgo, junto con las preocupaciones de seguridad y ciberseguridad, muchas empresas prohíben que los empleados trabajen en el extranjero.

“Definitivamente siento que el pase gratuito de COVID se está agotando”, dijo Rowe. “Las empresas están diciendo: ‘Tenemos grandes problemas con los que lidiar, sin que las autoridades fiscales y de inmigración nos tomen medidas enérgicas’”.

Libertad

Los empleados no se arrepienten de mentir sobre el lugar donde trabajan. Muchos dicen que, para empezar, sus empresas no deberían decidir su ubicación. Y hay presión sobre las empresas que buscan retener el talento: alrededor del 41 por ciento de los empleados dicen que la flexibilidad para trabajar desde casa es una razón para cambiar de trabajo, según la encuesta de Topia.

Kate, una consultora de marketing con sede en Varsovia, ahorra para viajar por el mundo cada vez que puede. El estadounidense de 31 años pasó un mes en Kenia, dos en Ciudad del Cabo y uno en Nigeria el año pasado, todo mientras trabajaba desde Airbnbs.

Hace todo lo posible para convencer a sus jefes de que está en Polonia, se despierta a las 2 a. m. para recibir una llamada mientras asiste a una boda en el Caribe y asiste a una reunión de Zoom desde un jeep camino a un safari. La empleada nacida en Los Ángeles dijo que no les dice a sus jefes dónde está porque le preocupa que piensen que está holgazaneando, lo cual dice que no es cierto.

“La gente se quedó atrapada en casa durante la pandemia y no tuvo otra opción”, dijo Shaun Prime, director ejecutivo de la empresa de viajes comunitarios Remote Year. “Ahora quieren viajar, sumergirse en una experiencia y tener una vida mejor”.

Información: El Financiero