29/Mayo/2022 P A CDMX: 18° EDOMEX: 15° PUE: 10° HID: 7° MOR: 23° QUER: 11° TLAX: 9° 0

Foto: Internet

Se disparan los casos de linchamientos en Puebla

Fernando Pérez Corona 2016-11-07 - 07:42:41

En el presente año se han suscitado 35 linchamientos en el estado, casi uno por cada una de las 44 semanas (0.71 casos). Saldo: cinco muertos. En este preocupante escenario, destaca el repunte registrado entre octubre y principios de este noviembre. El mes pasado sucedieron 12 intentos de linchamiento. Tan sólo la semana que concluyó, se sumaron otros cuatro. Dos de estos en la capital y uno más en una de sus juntas auxiliares.

Como en tiempos de la Santa Inquisición, en Puebla una persona puede ser condenada a la muerte tan sólo porque otra señale un supuesto mal comportamiento. No hay tribunales, sólo juicios sumarios donde a golpes, hacen que los acusados confiesen lo que quieren escuchar.

Actualmente no hay acusación por herejía o pactos con el demonio, los señalamientos refieren a actos delictivos, principalmente robo y secuestro. Y el número de casos está a la alza, lo que evidencia también en paralelo la creciente desconfianza hacia las autoridades, las cuales son acusadas de corruptas o cómplices.

En el presente año se han suscitado 35 linchamientos en el estado, casi uno por cada una de las 44 semanas (0.71 casos). Saldo: cinco muertos. En este preocupante escenario, destaca el repunte registrado entre octubre y principios de este noviembre. El mes pasado sucedieron 12 intentos de linchamiento. Tan sólo la semana que concluyó, se sumaron otros cuatro. Dos de estos en la capital y uno más en una de sus juntas auxiliares.

Para la responsable del Área Social y de Psicología en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Dulce María Judith Pérez Torres, la decisión vecinal de hacer justicia por propia mano sólo evidencia el descontento social por la inseguridad, por la complicidad de las autoridades con los delincuentes y la falta de impartición de justicia.

Desde el punto de vista de la también investigadora, estas carencias han multiplicado el moldeamiento social de defender territorios, de hacer correr la voz hasta que llegue el mensaje a los oídos de los delincuentes, para que sepan que en esa zona, en esa colonia, en esa comunidad o pueblo, hay gente dispuesta no sólo a defender su patrimonio e integridad, sino a terminar con la vida de aquellos que atenten contra lo suyo.

Por lo anterior, considera urgente reposicionar el concepto de ley, cambiar la idea que tiene  la sociedad sobre la corrupción y de esta manera impedir los enjuiciamientos, además opina que debe de detenerse los materiales audiovisuales que llevan prácticamente a "naturalizar la violencia".

Linchamientos, estrechamente ligados a la inseguridad

En su punto de vista, los linchamientos actuales comparados con los históricos no tienen diferencia más que en el origen, pues antes referían a un asunto de fe y ahora están estrechamente relacionados con inseguridad; sin embargo, en ambos casos resaltan acciones sanguinarias y perversas que sólo pueden cometerse en grupo, con pocas posibilidades de hacerlas en forma individual.

En este mismo sentido, la directora del Centro Clínico de Psicología de la Facultad de Psicología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Isabel Stange Espínola, comenta el creciente sentimiento de inseguridad existente en la entidad, como una forma de empezar a entender este fenómeno.

Asimismo, alerta sobre que ha sido insuficiente la atención gubernamental a este problema, en el cual es notoria la "sensación de indefención" que priva entre las personas que han tomado la decisión de hacer justicia en sus manos, pese a los riesgos que implica condenar a un inocente o convertirse en asesino por matar a un delincuente.

En entrevista, considera que esta situación no es privativa de Puebla, sino que sucede en toda la República Mexicana, empero subraya que debe analizarse a fondo el repunte de los actos locales, porque en algunas zonas se ve "sobrepasada" la autoridad.

Al igual que su colega de la Upaep, no advierte diferencias entre los linchamientos de antes y ahora, en tanto destaca que el ánimo exhacerbado lleva a una violencia descontrolada en equipo, porque hay una percepción de que se desdibuja la responsabilidad individual, sin darse cuenta que las consecuencias sentencian a toda la comunidad al quedar manchada de sangre.

Pérez Torres y Stange Espínola coincidieron en la urgencia de preguntarnos dónde estamos para buscar un estado de paz y armonía, definir políticas públicas para reposicionar el concepto de ley y la imagen de la autoridad.

A la par, aumentar el aparato policiaco preventivo, porque actualmente es insuficiente, revisar el índice delictivo y la cantidad de denuncias recabadas por la Fiscalía General del Estado, porque las cosas están mal, pero pueden estar peor.

Una tendencia grave

Por su parte, el penalista de la Escuela Libre de Derecho de Puebla, José Alfredo Arroyo Razo, dijo que los linchamientos demuestran que los ciudadanos no confían en las autoridades ni en la aplicación de la ley.

Por lo anterior recuerda que en los últimos tres o cuatro años hay más casos que en el siglo pasado tras degradarse la credibilidad de las instituciones, debido al aumento de los delitos, la corrupción, falta de transparencia en los procesos legales y la distancia entre sociedad y funcionarios.

Para contener esta escalada, exhorta a las autoridades a difundirlas consecuencias jurídicas que tiene ejercer “justicia por propia mano”, pues hay muchos que desconocen que la ley local impone hasta 50 años de la cárcel a los responsables de linchar y matar a alguien, pues está considerado como homicidio doloso


Noticias relacionadas