07/Febrero/2023 P A CDMX: 17° EDOMEX: 12° PUE: 10° HID: 7° MOR: 21° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Sangre y sudor en el circo de Yunes

Fernando Maldonado
Parabólica
2016-10-17 07:20:15

Falta en la línea discursiva del gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares la serenidad y equilibrio del hombre de Estado.

La sola probabilidad de que este político de lengua de fuego represente a las instituciones dentro de 47 días, cuando proteste el cargo de mandatario constitucional, ofrece un panorama sombrío, ya de por sí difícil para los veracruzanos.

Sigue siendo bastante notorio el perfil de fajador de barrio, candidato perenne con voz flamígera que ofrece lo que el vulgo quiere escuchar: sangre y sudor en el ruedo para el solaz de veracruzano.

Lo escucho a través de la señal de Grupo Fórmula, la mañana del miércoles apenas conocida la solicitud de licencia de Javier Duarte de Ochoa al gobierno de ese estado, sumido en una crisis política, financiera y de seguridad que ya duró demasiado.

A la primera pregunta que Gómez Leyva lanza a través del micrófono, el anuncio que no es nuevo de tan usado en el pasado, salvo que el contexto es distinto: Yunes Linares es el mandatario electo y como tal, obligado a observar las leyes que rige la vida de la paisanada en esa entidad.

Promete cárcel para su antecesor, con voz de trueno, como si con solo ese ímpetu utilizado fuera suficiente para juzgar culpable de los delitos que le imputa al priista suspendido de sus derechos políticos en su partido.

En un sistema de justicia —y él es abogado— quien acusa debe probar. Él está en esa lógica.

La elección terminó hace cuatro meses y el gobernador electo no baja el tono de la diatriba. Mucho rencor debe haber como para no haber advertido una máxima: la división de poderes lo obliga a dejar actuar con independencia al poder Judicial, sin consigna ni criterio político.

Duarte de Ochoa hizo mal las cosas. Yunes Linares las puede hacer peor. Su pasado en el chirinato a partir de 1992 es ejemplo vivo del riesgo que asumió el pueblo de Veracruz cuando votó por él en la elección de junio pasado.

Fue capaz de encarcelar a líderes sociales y a un ex gobernador: al hijo político de Fernando Gutiérrez Barrios, Dante Delgado Rannauro, hoy dirigente del Movimiento Ciudadano.

La historia de la persecución de hombres de izquierda de estatura política insoslayable como Cuauhtémoc Cárdenas, además de una larga lista de pendientes que lo convierten en un activo del Partido Acción Nacional impresentable.

No queda duda de su capacidad para torcer lo que haya que hacer para perseguir a otro ex gobernador hasta verlo detrás de una celda en el penal de Pacho Viejo. Tampoco de que será capaz de organizar al pool de prensa que lo visite en su encierro carcelario, como los orquestó desde la Secretaría General de Gobierno en contra de César del Ángel, el dirigente de los 400 Pueblos o del propio Dante Delgado.

Nada lo detendrá porque con la lengua de fuego, es obvio, no existe el equilibrio de un hombre de Estado.


images/diario/201807/portadadiario.47.201807.jpg

2023-02-07