07/Febrero/2023 P A CDMX: 17° EDOMEX: 12° PUE: 10° HID: 7° MOR: 21° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Yunes en Veracruz, ¿pacificador?

Fernando Maldonado
Parabólica
2016-11-28 07:54:55

Prendido de un clavo ardiente, el gobernador de Veracruz con licencia, Javier Duarte de Ochoa buscó hasta el último momento frenar el proceso de aprehensión en su contra, ordenado por un juez a petición de la Procuraduría General de la República, que lo investigó por una multiplicidad de supuestos delitos cometidos al amparo del poder político.

Tramitó un amparo contra la detención con un alegato que terminó por falaz, como la existencia de un fuero que le concede inmunidad hasta el último día de mandato constitucional… que termina en 48 horas.

La especulación inunda cafés y corrillos políticos tras la declaración la semana pasada de Renato Sales Heredia, el Comisionado Nacional de Seguridad en el sentido de que al ex priista le pisaban los talones.

Periodistas, políticos y todo habitante de ese estado un foro al alcance ve un escenario no descabellado: Duarte ya está detenido y solo faltaba resolver si en efecto, el fuero aún protegía a este ex mandatario.

Otra pregunta flota en el ambiente. Polarizado como está, el escenario veracruzano no parece ser el más adecuado para la asunción al poder de Miguel Ángel Yunes Linares, quien el próximo jueves protestará el cargo luego de varios intentos por ser gobernador de Veracruz.

El ambiente de hostilidad alentado desde su cuarto de estrategias parece ser a estas alturas uno de los mayores retos para el político originario de Soledad de Doblado. Fue él mismo quien alentó la ‘toma’ del palacio de gobierno por parte de los alcaldes emanados del Partido Acción Nacional y del Partido de la Revolución Democrática.

No puede estar exento de la quema del vehículo a las afueras de la Secretaría de Finanzas, en la avenida Rafael Murillo Vidal en Xalapa, por parte de un grupo de empresarios y proveedores que ven extinguirse el año sin posibilidades de cobrar lo que el Gobierno de Veracruz les adeuda.

Jugó con fuego el sucesor panista y ahora enfrenta uno de los retos más grandes de su trayectoria política.

El perfil político de este nuevo mandatario panista sugiere que la tarea de pacificar a un estado convulso podría extenderse hasta más allá de su mandato, que tiene una corta vigencia: un año con ocho meses.


images/diario/201807/portadadiario.47.201807.jpg

2023-02-07