07/Febrero/2023 P A CDMX: 20° EDOMEX: 14° PUE: 10° HID: 7° MOR: 21° QUER: 11° TLAX: 9° 7 y 8

Yunes, iracundo

Fernando Maldonado
Parabólica
2017-02-27 07:26:05

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares decidió colgarse del nivel de posicionamiento del dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, como ya lo ha hecho en el pasado, aunque en retrospectiva, no hace sino refrendar el tufo intolerante hacía cualquier movimiento de la izquierda en el país.

No persigue un fin legítimo con la versión de los 2.5 millones de pesos mensuales que según su opinión, recibió el partido político del tabasqueño, hipótesis que alimentó un intercambio encendido de acusaciones mutuas.

No ha podido comprobar esa acusación, como tampoco consiguió hacerlo con presuntos medicamentos clonados para tratamiento de cáncer infantil en Veracruz. 

Pretende descalificar y al mismo tiempo, ganar notoriedad en el contexto nacional este personaje local, cuya máxima exposición la vivió como director general del Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado, cargo al que llegó de la mano de Elba Esther Gordillo, la lideresa magisterial símbolo del sindicalismo corrupto en México.

Como Secretario General de Gobierno en el gobierno de Patricio Chirinos fue el artífice de una emboscada política en contra del ex candidato presidencial del Frente Democrático Nacional, Cuauhtémoc Cárdenas, en medio de una conferencia magistral que dictó frente a un grupo de empresarios en la capital Xalapa.

Desde los sótanos de palacio de gobierno reclutó a un grupo de homosexuales vestidos de mujer que llegaron a la cena con boleto en mano, para boicotear al abanderado presidencial hasta con un beso en la mejilla que fotógrafos prevenidos del suceso, plasmaron en sus placas.

El bochorno no paró ahí porque al día siguiente, envió a un grupo de alcohólicos pendencieros a gritar consignas contra Cárdenas Solórzano en el Café de la Parroquia.

Los ropajes democráticos de los que pretende vestir el mandatario veracruzano están lejos de venirle en forma adecuada, a saber por el pasado pendenciero que lo ha acompañado desde que egresó de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, en donde también estudiaron dos de sus archienemigos, Dante Delgado Rannauro y Fidel Herrera Beltrán.

El primer fue encarcelado por Yunes Linares en el penal de Pacho Viejo en Coatepec, por una consigna del ex presidente Ernesto Zedillo; el segundo ya no pudo procesarlo por las habilidades de su ex correligionario priista.

Es ese el modelo político que ha importado el Partido Acción Nacional de Ricardo Anaya. La revisión de la historia ofrece pasajes más precisos que la inmediatez y el aplauso fácil. Conviene no olvidarlo.

Miguel Ángel Yunes en Veracruz está lejos de ser un paladín de la democracia o un salvador de las causas más nobles de los veracruzanos. Es si acaso, un pendenciero con fuero capaz de cometer los atropellos más cuestionables en esta coyuntura. Su conducta pública parece alimentarse de la ira y el rencor, dos sentimientos que sugieren peligro en un hombre poderoso.


images/diario/201807/portadadiario.47.201807.jpg

2023-02-07