23/Octubre/2018 P A CDMX: 13° EDOMEX: 14° PUE: 4° HID: 12° MOR: 13° QUER: 4° TLAX: 4° 7 y 8

El PRIeto en el arroz

Oscar Legaspi
El Ojo Político
2018-02-13 08:41:53

Como para cerrar a tambor batiente los tiempos de precampaña tal y como lo marca la ley electoral, las denostaciones a los precandidatos y militantes de otros partidos se asomaron rebasando  los límites de lo permisible y pisando los terrenos de la discriminación.

Tal parece que el tratar de humillar a los demás traerá como consecuencia el acarreo de votos o tal vez, pensando en ese plano, sentar en la silla presidencial a su candidato a base de discriminación por el color de piel cuando en este país, el 70 por ciento de la población es de color moreno o prieto.

La falta de tacto por parte de Enrique Ochoa Reza, presidente del Partido Revolucionario Institucional, al referirse como PRIetos a los militantes priistas que han dejado sus filas he incorporado al partido de Andrés Manuel López Obrador, Morena.

Este comentario fuera de lugar ha sido la puntilla para que tanto militantes como adversarios políticos y en general la sociedad, adviertan que su permanencia en la presidencia nacional del PRI continúe.

Para los primeros es momento de ajustar la maquinaria, puesto que el resultado que ha ofrecido en esta primera parte del proceso electoral, no ha sido del todo positivo puesto que el precandidato presidencial Meade, no sube en las encuestas y es por ello que la fe y la esperanza de quienes militan en ese partido político empiecen a ver desvanecido su futuro.

Hemos visto de como militantes priistas están dejando las filas del tricolor para pasarse a otros partidos políticos especialmente a Morena.

Para los adversarios políticos es un momento crucial; este descalabro político de Ochoa Reza ha mostrado la vulnerabilidad no solo de quien lo representa, sino más bien de un partido político que en los últimos tiempos ha abandonado a la sociedad y solo ha visto por los intereses de un grupo en especial.

 Así como piensa Ochoa Reza referente a los prietos que en su mensaje fue más despectivo que referirse a morenos, es un reflejo de cómo piensa su partido político.

 En columnas anteriores nos hemos referido que el cambio en la dirigencia nacional del PRI debe estar en manos de Miguel Ángel Osorio Chong para poder equilibrar en primera instancia, los grupos de poder al interior del propio PRI.

Todavía hay tiempo para ello, pero de seguir así ni con los acuerdos políticos llevados a cabo con ciertos personajes con tal de lograr cantidades “exageradas” de votos el día de la elección, no le servirán de nada como el caso de Puebla.

Todo hace suponer a manera de ejemplo, que el caso de la elección del gobernador en Puebla está más que fraguado entre los intereses de Rafael Moreno Valle, ex precandidato presidencial del PAN y ex gobernador de Puebla, con Enrique Ochoa Reza para dejar ganar a la esposa del primero y lograr sea la primera gobernadora de este Estado; con tal de que el primero le garantizara entregar el día de la elección una exagerada cantidad de votos a favor de José Antonio Meade.

Un ejemplo del peligro que se avecina para Enrique Ochoa y el PRI, es la manifestación del Partido Verde en Chiapas en no permitir la imposición de un candidato priista y no respetar los acuerdos que se hicieron para llevar a cabo la alianza electoral.

Así como estos ejemplos, se han visto replicados en varios puntos del país por lo que los militantes ven pisoteados sus derechos e imposiciones y cada vez más prieto su futuro por no decir casi negro.

Para los adversarios es el momento de hacer ver los errores de la campaña tricolor como el caso del precandidato Meade en las redes sociales y columnas, al hacerse viral el hashtag #yomero y jugar con ello.

Primero es el #yomero y ahora son los prietos.

No consideró Ochoa Reza que en este país llamarle a alguien prieto es más despectivo que llamarle moreno, aún así sea dentro de un juego de palabras.

Es un error del tamaño de una candidatura en juego, ni más ni menos.

Ya lo relacionan a la misma posición del presidente Trump respecto a los latinos y los negros de su país al llamarlos despectivamente brownies.

Veremos en poco tiempo quién aPRIeta a quién.

Como dice el refrán popular “el que se enoja pierde” y ahora es “el que humilla pierde”


images/diario/201807/portadadiario.47.201807.jpg

2018-10-23