12/Diciembre/2018 P A CDMX: 20° EDOMEX: 20° PUE: 19° HID: 22° MOR: 20° QUER: 19° TLAX: 19° 3 y 4

La restauración de la República

Oscar Legaspi
El Ojo Político
2018-08-19 20:50:14

En los discursos de Andrés Manuel López Obrador antes de ser candidato, durante la campaña presidencial y ahora después del 1 de julio, se ha referido a las obras del historiador, editor y ensayista mexicano Daniel Cosío Villegas (1898-1976) como una persona que influyó en su manera de ver el futuro de México.

López Obrador ha hecho referencia a la cuarta  Transformación de México, uno de los puntos de más peso que influyeron para obtener la mayoría de votos para ganar la silla presidencial.

Andrés Manuel está más que creído que las metas que un día se plantearon para llevar a cabo la revolución mexicana siguen aún vigentes y es por ello que ahora siendo ya el presidente electo está obligado a empezar a blindar su entorno institucional respecto a su figura.

En ese blindaje institucional caben todos los temas y no sobra ninguno, ya que según su cuarta transformación involucra todos los temas de tipo social, educación, económico, seguridad, medio ambiente, infraestructura, etc., etc., pero sobre todo y el que se avecina es el nombramiento de un fiscal independiente del propio ejecutivo.

El caso de Cosío, un intelectual de su época que se adelantó con gran objetividad a su era y se perpetuó como un estudioso de la época revolucionaria y sus consecuencias, se atrevió a sostener en una de sus obras “La crisis en México” que “los sucesivos gobiernos emanados de la revolución mexicana habían terminado por abandonar sus grandes metas (la democratización y la libertad política, la justicia social y el progreso económico de los campesinos y obreros, la consolidación material y cultural de la nacionalidad mexicana) debido a una falla de origen: “Todos los hombres de la revolución mexicana, sin exceptuar a ninguno, han resultado inferiores a las exigencias de ella”.

Su pecado mayor había sido de orden moral: “ha sido la deshonestidad de los gobernantes revolucionarios, más que ninguna otra causa, la que ha tronchado la vida misma de la revolución mexicana”.

“El único rayo de esperanza es que de la propia revolución salga una “reafirmación de principios  y una depuración de hombres”, concluyó.

Inspirado en las obras de Cosío Villegas, López Obrador se basó que la base de la crisis en México es la corrupción, similar a lo que llama deshonestidad el autor en sus libros.

Es por ello que los conceptos que promueve Andrés Manuel es el rescate del campo, la protección de los ancianos y los jóvenes desfavorecidos, el desarrollo y apoyo a la zona sur del país que representa a los más pobres y atrazados.

La evolución de pensamiento de Cosío dista mucho de sus primeras obras a las últimas.

En un principio como todo idealista, el mundo que veía a través de líneas escritas fue quedando en duda, pues se dio cuenta que el Estado no es como lo había pensado ocurriendo en él un tránsito del estatismo al liberalismo.

Daniel Cosío se dio cuenta que el Estado había desplazado al individuo por completo privándolo de iniciativa y libertad y no pocas veces reprimiéndolo hasta castigarlo severamente como hoy en día.

En ese tránsito de pensamiento evolutivo del autor e historiador, creyó que había que volver al liberalismo político frente al Estado opresor.

Pensó en el temple de los liberales por su forma independiente de pensamiento.

Esos liberales que redactaron la Constitución de 1857 que consagraba las garantías y derechos individuales, establecía la división de poderes (incluso debilitando al Ejecutivo), y colocaba la libertad en el centro de la vida nacional.

Nunca fueron insensibles a los problemas sociales, pero para resolverlos no privilegiaban al Estado por encima del individuo.

El Estado para ellos tenía funciones esenciales como la educación, salud, seguridad, la economía pero siempre apegándose al estricto orden legal y democrático.

Después de ese tránsito de pensamiento, fue él mismo quien describió al sistema político mexicano como una “monarquía, absoluta, sexenal, hereditaria por vía transversal”.

Después de todo, debemos entender que el poder absoluto como el que obtuvo Morena con la Presidencia, el Congreso, gubernaturas, presidencias municipales, congresos estatales es preciso considerar que tiende a acotar las libertades y a minar la democracia con la finalidad de imponer orden y transparencias en las acciones dictadas desde arriba.

El gobierno que está por iniciar con Andrés Manuel López Obrador debe alentar la cultura de la pluralidad, la tolerancia, el diálogo, el debate y respetar de manera escrupulosa la libertad de expresión y la crítica porque de lo contrario caería dentro del campo del Estado represor y autoritario con otra máscara.

 


images/diario/201807/portadadiario.47.201807.jpg

2018-12-12