12/Diciembre/2018 P A CDMX: 20° EDOMEX: 20° PUE: 19° HID: 22° MOR: 20° QUER: 19° TLAX: 19° 3 y 4

ODS’s, una real oportunidad para el municipio mexicano

Guillermo Deloya Cobián
Orden de Gobierno
2018-09-05 22:56:19

En la pasada entrega semanal mencioné como los denominados Objetivos de Desarrollo Sostenibles venían a constituir parámetros medibles de avance en la actividad municipalista en un contexto global. En esta oportunidad complementamos tal aseveración con el detalle de cómo es que los mencionados Objetivos, componentes de la agenda 2030, pueden constituir un aliciente para el municipio mexicano, siempre y cuando se centren en lo constitucionalmente mandatado y lo jurídica y materialmente realizable.

Al terminar el periodo de cumplimiento de los Objetivos del Milenio, en septiembre de 2015 más de 180 estados miembros, acordaron un nuevo plan de acción para enfrentar contemporáneos retos globales. El resultado se plasmó en la Agenda de Desarrollo 2030, conocida también como la agenda de los ODS, que a su vez agrupa una serie de acciones que constituyen un plan de acción a favor de las personas, del planeta y de la prosperidad.

Los ODS se componen por 17 objetivos, 169 metas que abarcan 5 esferas de acción: las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las alianzas, mismos que se miden a través de 230 indicadores globales. Al comprender un espectro tan amplio que no necesariamente ubica su actuar en el ámbito del municipio, se precisa delimitar de manera más puntual hasta donde los municipios mexicanos, de acuerdo a sus propias características de desarrollo, pueden cumplir con variadas metas dentro de este esquema.

Si hacemos una depuración teniendo como punto de partida las 169 metas para, en un primer término, bajar de dicho número aquellas que competen al cumplimiento de gobiernos locales y en un segundo término pasándolas por el tamiz del artículo 115 de nuestra constitución, llegamos a un concentrado de 32 metas. Es ahí donde existe una real oportunidad para que un municipio genere instrumentos de planeación y mecanismos que habiliten a funcionarios públicos municipales y lograr un fortalecimiento institucional con un catálogo de posibilidades de acceso a vías de financiamiento y cooperación internacional.

Ante lo limitado que del gasto público destinable a programas específicos, esta vía constituye un camino inexplorado. Concretamente en áreas de oportunidad que tienen que ver con agua potable, gestión integral de riesgos, gestión integral de residuos sólidos, empoderamiento de la mujer e instituciones responsables y transparentes.

Para ejemplificar, al centrarnos en una cuestión que lesiona profundamente a la sociedad cuando se caen en esquemas de insuficiencia y falta de calidad en el servicio de suministro, y que se refiere al agua potable, mediante la alineación de los componentes medibles que integran tal proceso, a la luz de los objetivos de desarrollo sostenible encontramos lo siguiente: las metas 6.3 y 6a del tema en cuestión establecen que es deseable “a 2030, mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad del porcentaje de aguas residuales sin tratar…..” .

Pero no quedamos tan solo en buenos propósitos, de ahí parten, en razón del cumplimiento por supuesto, posibilidades enunciadas para: “ampliar la cooperación internacional y el apoyo otorgado a los países en desarrollo para la creación de capacidad en actividades y programas relativos al aguay el saneamiento, como los de captación del agua, desalinización, uso eficiente de los recursos hídricos, tratamiento de aguas residuales, reciclado y tecnologías de reutilización”.

No estamos en aventurados sueños irrealizables, existe una posibilidad tangible para conseguir fondos y asesoría desde los municipios para este tipo de acciones de alto impacto. Imaginemos tan solo lo que acontece en el tema del agua en la capital poblana, lo propicio que a Chalco repercutiría contar con mejoras en la disposición de sólidos, o lo necesario que resulta en los municipios del itsmo de Tehuantepec el contar con apropiados esquemas de gestión integral de riesgos.

En la medida que se aprovechen los esquemas de trabajo por medio de los Organismos Estatales de Desarrollo Municipal de nuestro país, y se entienda que un fortalecimiento de nuestros municipios es una condición deseable, estaremos apuntando a tan sólo resolver el día a día de nuestro actuar en ciudades que siguen a la espera de respuesta por servicios de calidad con una sociedad mucho más demandante y participativa.


images/diario/201807/portadadiario.47.201807.jpg

2018-12-12